¿Se puede ser más productivo en el trabajo?

La respuesta es sí. Recopilamos 13 consejos para que lo logres.

¿No te da tiempo a hacer todo lo que tienes programado para el día? ¿piensas que podrías exprimir un poco más tus horas de trabajo? ¿lo has intentado pero no lo consigues? Hemos buceado en Internet para recopilar algunos consejos con los que poder organizarte mejor y sacar más partido a tu día. No se trata de trabajar más sino de ser más productivo trabajando las mismas horas.

¿Comenzamos?

1. El correo electrónico. Para no agobiarnos y tener tiempo de trabajar, lo ideal es consultar el email unas tres veces al día. A primera hora de la mañana, a medio día y a media tarde.

2. Crearse reglas en el correo electrónico. Crear una carpeta de indeseados para todos esos mails que NO aportan nada.

3. Hacer listas ¿sí o no? Pues depende. Hay quien se organiza mejor haciendo listas de tareas pero OJO: no hagas listas infinitas que luego no puedas cumplir porque si te queda mucho por hacer lo único que vas a conseguir es estresarte. Lo ideal sería priorizar: apuntar los puntos más urgentes y dejar los menos importantes para más adelante.

4. El teléfono móvil. Hoy en día es una herramienta laboral imprescindible pero no todo son ventajas: si puedes, prescinde del móvil durante intervalos de 3 o 4 horas. Te cundirá más. Si por tu trabajo no puedes despegarte del smartphone, entonces fija determinadas horas al día para hacer llamadas y contestar a mensajes, así no te distraerás tanto.

5. Quitar las notificaciones. Sobre todo las de redes sociales y grupos de WhatsApp porque reclaman tu atención de forma innecesaria.

6. ¿Por dónde empiezo? Depende. Hay gente que si comienza el día con ganas es capaz de empezar por las tareas más tediosas pero si no eres de ese selecto club, haz primero lo que te resulte más fácil y cuando hayas encontrado fuerzas, ponte con lo que menos te gusta.

7. Evita las reuniones innecesarias. Algunas son imprescindibles pero, si no es el caso, terminaréis antes tratando el tema por teléfono o por mail. Hay personas que sufren de reunionitis, es decir, les encanta pasarse el día reunidos y se apuntan a todas. Intenta alejarte de las reuniones innecesarias porque acaban con la productividad.

8. Acorta las reuniones. Poner una hora de inicio y otra de fin es lo ideal porque si no se os puede ir de las manos. Perder toda la mañana o toda la tarde reunidos puede estresarnos aún más el resto del día. Además, asegúrate de que la reunión tiene un objetivo definido. En este artículo de El Mundo nos cuentan cómo evitar que nuestras reuniones de trabajo se conviertan en un infierno.

9. Si esta última no te vale, prueba a hacer reuniones de pie. No es coña, al estar más incómodos van a terminar mucho antes.

10. Apps de productividad. Aprovecha las ventajas que te ofrece la tecnología. Si no te queda más remedio que pasarte el día ultraconectado, bájate las apps idóneas para gestionar el tiempo, centrarte, automatizar tareas...

11. Gestor de tareas. Si trabajas con un equipo que no está físicamente en el mismo lugar o con horarios distintos, es conveniente usar una herramienta de tareas para asignar a cada cual la suya. Evitará que se traspapelen los mails y puedes hacer un mayor seguimiento del trabajo.

12. Plan de situación. Los viernes por la tarde todos estamos pensando en el fin de semana pero es buen día para dejar una lista de tareas prefijadas de cara a la próxima semana. Empezar el lunes con un mapa de situación y las ideas bien claras te facilitará el comienzo de semana.

13. Repite conmigo... no soy un robot. A veces conviene recordar que no podemos acapararlo todo. Ya nos gustaría, pero el día tan solo tiene 24 horas, de las cuales pasas 16 despierto y en ese tiempo tienes que parar para asearte, desayunar, comer, cenar, salir y divertirte o cuidar de tus hijos, entre otras cosas.

TE RECOMIENDO


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?