Michelle Rodríguez recurrió al sexo, los viajes y las drogas para superar la muerte de Paul Walker

El fallecimiento de su amigo la sumió en una gran tristeza

Michelle Rodríguez recurrió al sexo, los viajes y las drogas para superar la muerte de Paul Walker

Michelle Rodriguez y Paul Walker, amigos y compañeros.

En noviembre de 2013 el mundo quedó conmocionado con la noticia del fallecimiento de Paul Walker en un accidente de coche. Estaba en pleno rodaje de la última entrega de Fast & Furious y dejó a sus compañeros de reparto desolados, entre ellos, a Michelle Rodríguez.

Ahora que ha pasado un tiempo y que la actriz parece haber asimilado lo sucedido ha decidido contar cómo se enfrentó a esta tragedia. “Tengo que reconocerlo, cuando perdí a Paul me convertí en un animal durante un año. La clave para mí era descubrir qué podía hacer, físicamente hablando, para dejar de pensar en temas existencialistas”, comenta, “para dejar de pensar en lo efímera que es la vida y en que de la misma forma que llegamos a este mundo podemos desaparecer de él en cualquier momento. ¿Cómo podía sacar esas ideas de mi mente”.

Así de sincera se ha mostrado en el documental The reality of truth de Michael Zapolin publicado por TMZ. Ha reconocido que se lanzó a viajar y que durante su paso por Perú recurrió a la droga que beben los indígenas amazónicos.

Michelle Rodríguez en pleno rito amazónico. /

“Hice todo lo posible para esconderme de mí misma y puedo decirte que mi experiencia al consumir ayahuasca hizo que me sintiera todavía más triste. No era una sensación de tristeza porque se hubiese ido, era más bien un sentimiento de envidia porque lo hubiera hecho antes que yo”, confiesa.

Ya nos había relatado a través de Entertainment weekley que en esa época, además de viajar, se dedicó a las relaciones, “en realidad me volví un poco loca…Hubo un montón de cosas que hice durante ese año que jamás habría hecho de estar en mis cabales”, admite”, “me parecía que nada de lo que pudiese hacer me haría sentir viva, así que seguía esforzándome más y más. Me dediqué a viajar y a practicar sexo. Y sencillamente estaba intentando ignorar todo lo que sentía”.

Parece que los malos tiempos han pasado aunque la saga ha marcado a Michelle. Se ha convertido en la primera en probar el Jaguar F-TYPE SVR. Se ha ido a una autovía cerrada en el desierto de Nevada donde se celebra la competición automovilística en carretera más rápida del mundo, para ponerse a más de 300 km/h.

TE RECOMIENDO


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?