No a todo el mundo le gusta trabajar con Kendall Jenner y Gigi Hadid

Una icónica editora de Vogue prefiere tiempos pasados

No a todo el mundo le gusta trabajar con Kendall Jenner y Gigi Hadid

Kendall Jenner & Gigi Hadid / Getty

Si te hablamos de Grace Coddington seguramente te suene a chino. Si te decimos que es una editora de Vogue Estados Unidos con una trayectoria de varias décadas a sus espaldas seguramente se empiece a aclarar el tema. Grace ha estado en Londres presentando su nuevo libro y no ha tenido reparos a la hora de comparar su forma de trabajar ahora con como lo hacía en los 90 con todas las supermodelos de aquella época.

/

Las 'instamodels' como Coddington las llama, no son chicas sencillas con las que se pueda trabajar. Sus agendas están tan repletas que una sesión con Kendall Jenner o Gigi Hadid nunca puede llevar el tiempo que a los verdaderos artesanos de la moda les gustaría. Comparado con la época de esplendor de las supermodelos, en las que Linda Evangelista podían permitirse retrasos de tres horas pero se dedicaban en cuerpo y alma a lo que estuvieran haciendo parece que las cosas han cambiado.

Met 2016. thank you @versace_official @esteelauder @voguemagazine

Una foto publicada por Kendall Jenner (@kendalljenner) el

Grace también deja bien claro que no tiene nada en contra de esta nueva horda de modelos que aparecen más por su exposición mediática que por sus aptitudes porque sabe que belleza no les falta. Le irrita, eso sí, que estén más pendientes de sus teléfonos o de actualizar sus redes sociales que de lo que en ese momento se les esté pagando por hacer. Razón no le falta a una de las caras más reconocibles del fashion bussiness del último medio siglo pero las cosas cambian y hay que adaptarse o morir.


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

EMISORAS

Elige una emisora

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad