Desvelamos una de las grandes incógnitas de ‘Sexo en NY’ sobre Carrie Bradshaw

El misterio sobre cómo mantenía su nivel de vida se revela en la cuarta temporada

Desvelamos una de las grandes incógnitas de ‘Sexo en NY’ sobre Carrie Bradshaw

Sí, estoy volviendo a ver ‘Sexo en Nueva York’ por cuarta vez. Y no es habitual en mí revisitar una serie, ni siquiera una segunda vez. Pero vino una amiga a pasar unos días conmigo a Madrid, porque está pasando por una crisis con su chico y para que no se sintiera sola le puse un capítulo de la serie de HBO.

Así nos reíamos juntas, así descubría que lo que estaba viviendo ella ya ocurría en los 90 y todas sobrevivían. Y cuando se fue, me volví a enganchar yo.

Como ocurre también con los libros, cada vez que vuelves a ver una serie te fijas en detalles distintos, sientes por los personajes emociones diferentes y entiendes las tramas con otra intensidad.

¿Cómo mantenía el alto nivel de vida Carrie escribiendo una columna semanal?

En mi caso, ahora veo la serie siendo periodista televisiva, que busca desde hace un año un piso de alquiler en el centro y que tiene una vida más bien austera. Y la pregunta que me hago constantemente es: ¿Cómo puede Carrie Bradshaw mantenerse en un pisazo del centro de Nueva York solo escribiendo una columna semanal en un periódico?, ¿existen o existían esos afortunados periodistas que aparecían en los autobuses?, ¿o los hemos perdido con la crisis y las nuevas tecnologías? (todo esto leído con un tono muy Bradshaw)

Desvelamos una de las grandes preguntas de ‘Sexo en NY’ sobre Carrie Bradshaw

Soy consciente que es una ficción y como tal, mucha parte de la historia es inventada pero, de alguna forma, y como decía Tom Clancy, “la única diferencia entre la ficción y la realidad es que la ficción tiene que tener sentido”.

Le pagaban por artículo el sueldo de un mes

Y por supuesto, los guionistas no se olvidaron de ese pequeño gran detalle y en los primeros capítulos de la cuarta temporada resuelven la duda: Vogue ficha a Carrie para que escriba una columna para ellos pagándole 4,5 dólares por palabra. Y su primer artículo tuvo 5.000 vocablos… ¡ahora sí salen las cuentas! Si con solo un artículo ya gana en una semana más que yo en un mes.

/

Así los creadores de ‘Sexo en Nueva York’ dieron sentido a las decenas de zapatos de Manolo Blahnik que podía adquirir Carrie, a sus continuas fiestas acompañadas de Cosmopolitans, a su piso, ropa y complementos de lujo y a los infinitos taxis que paraba con unas manos de oro, por las que ya no se paga ese dineral... ¿o sí?


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad