Jeremy Scott ya se ha convertido en el diseñador de primer nivel más irreverente y gamberro desde su llegada a Moschino hace un par de años. La firma volvía a sus orígenes, Scott tiraba de archivo y automáticamente las ventas subían como la espuma. Habíamos visto a Barbie sobre la pasarela, a Super Mario y a Bob Esponja pero la primavera de 2017 de Moschino va por otros derroteros. 

La Semana de la Moda de Milán estaba atenta al circo y al espectáculo que esta firma siempre da. No era para menos, las invitaciones al desfile eran botes de pastillas llenos de caramelos. Al final ni enfermeras ni enfermas sino muñecas recortables. Así hemos visto a Irina Shayk, Sara Sampaio, Gigi Hadid o Bella Hadid

@Moschino! Thank you @itsjeremyscott @carlynecerfdedudzeele @samuel_ellis @pg_dmcasting 💋💋💋

Una foto publicada por Bella Hadid (@bellahadid) el

Y es que a Scott también le gusta rodearse de su squad de modelos. Esta vez ni rastro de Katy Perry o de Rita Ora pero las chicas más de moda con sus vestidos que imitaban los recortables de papel y cartón han sido más que suficientes. 


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?