Indies: política de puertas abiertas

La línea entre el indie y la música comercial se difumina. La respuesta a esta bienvenida realidad: un nuevo programa, 'LOS40 Trending', presentado por Arturo Paniagua

Indies: política de puertas abiertas

La época de considerar la música indie como un nicho minoritario ya se puede dar por finalizada. Vetusta Morla han conseguido dos discos de oro –más de 20.000 copias vendidas– y uno de platino –más de 40.000– por sus tres álbumes autoeditados. Iván Ferreiro colocó su Casa como número 1 de ventas –el primero en sus 25 años de carrera– a principios de noviembre. Love of Lesbian son candidatos a tres premios de LOS40 Awards y en 2016 han sido cabeza de cartel de 20 festivales, nada menos.

¿Qué tienen en común esos tres nombres? Atendiendo a la estricta definición del indie como artista que funciona de manera independiente, sin el respaldo o la intervención de una gran empresa, solo Vetusta Morla, que se lo hacen todo ellos solitos, lo serían. Ferreiro ha editado todos sus trabajos con una multinacional, la misma que ha sacado los tres últimos de Love of Lesbian –los cinco primeros fueron referencias de diversos sellos independientes–. Si a ello sumamos que la banda indie española por antonomasia, Los Planetas, han desarrollado toda su carrera en una multi, habrá que deducir que lo indie no tiene nada que ver con la faceta empresarial.

Lo indie, entonces, ¿es una opción ética o estética? “En España se entiende más como un bando que como un género musical, a diferencia de lo que ocurre en el resto de Europa. Escuchas la BBC o SverigesRadio [la emisora estatal sueca] y ponen a Rihanna y después a los Arctic Monkeys, sin problema. En España, sin embargo, se ha entendido siempre más como un compartimento estanco”, explica Arturo Paniagua, que desde el pasado mes de septiembre dirige y presenta LOS40 Trending: de lunes a viernes a las 23 h.

Arturo Paniagua en LOS40  / /

No es la primera incursión de la emisora en el mundo indie –Viaje a los Sueños Polares marcó una época a mediados de los noventa–, pero su ambición va más allá: “Es un espacio muy pegado a Internet que da cabida a nuevos sonidos relevantes a nivel internacional y nacional, no solo lo indie, sino que también abrimos los oídos para escuchar a los artistas que están dando forma a la vanguardia de la música, gente como Blood Orange o Frank Ocean”, aclara Paniagua. “Pero, sí, resumiendo, este es el programa que los cuñados dicen que es el programa indie de LOS40, el que los hipsters escuchan a escondidas”.

Según el locutor, “ha habido un cambio en el consumo de la música que permite que artistas de mediana importancia o incluso emergentes puedan tener relevancia sin el apoyo de una gran emisora. Por eso queremos convertirnos en medio de referencia de esos sonidos”.

Si un festival muestra el auge de la corriente indie en España es el Sonorama Ribera, que se celebra cada agosto en Aranda de Duero (Burgos), desde 1998. Su crecimiento ha ido en paralelo al de bandas que hoy atraen a 20.000 personas diarias al recinto festivalero, los ya nombrados más Supersubmarina, Izal o Lori Meyers, entre otros. “Nuestra responsabilidad es crear grupos que puedan ser cabezas de cartel, es lo que va a asegurar nuestra supervivencia”, asegura Javier Ajenjo, director del festival.

"Nuestra responsabilidad es crear grupos que puedan ser cabezas de cartel, es lo que va a asegurar nuestra supervivencia”

“La irrupción del indie en terreno mainstream era algo lógico", continúa: "Lo que no tenía sentido es que la música que suena en los festivales no sonara en las radios. Por otro lado, me cuesta entender la actitud recalcitrante de algunos fans indies, a los que parece que les molesta que su grupo tenga éxito, se lo quieren guardar para ellos”.

Love of Lesbian fue uno de los cabezas de cartel de Sonorama 2016. Su cantante, Santi Balmes, coincide con Ajenjo en lo inevitable de penetrar en el territorio de la música comercial: “Hay una serie de bandas, Love of Lesbian y unas cuantas más, dando guerra desde hace mucho, y además cada año aparecen grupos que no conoces de nada pero que abarrotan salas con gente de 20 años. La industria siempre va tres o cuatro años por detrás de la realidad”.

Esa realidad implica un cambio en los hábitos musicales de los más jóvenes. “Ahora los chavales escuchan una canción de Supersubmarina, luego otra de [el rapero] Shotta, después La Oreja de Van Gogh, Dani Martín y más tarde Vetusta Morla. Hay una apertura de miras que antes no existía, tal vez porque no teníamos acceso a tanta música”, indica el director de Sonorama.

Todo eso se completa con una evolución, también, en los propios grupos, alejados de dogmas estériles sobre la integridad y consignas sobre “no venderse”. “Hay bandas como nosotros, Sidonie, Lori Meyers o Vetusta que rompimos un poco el molde”, señala el vocalista de Love of Lesbian, “y a partir de ahí percibes que las bandas más jóvenes saben cómo afrontar los directos, por ejemplo, de una forma muchísimo más extrovertida. Los complejos vienen de la generación de mediados de los noventa, por la inseguridad de los grupos de ese momento, entre los cuales nos incluyo a nosotros en la primera época, cuando intentamos ser muy serios y muy indies, pero luego nos dimos cuenta de que habíamos heredado la extroversión de la Movida. Pensábamos entonces que no íbamos a ser entendidos, pero en realidad no se trataba de otra cosa que de provincianismo”.

Fran Fernández, que ahora graba bajo el nombre de Francisco Nixon y en los noventa lideraba Australian Blonde, uno de los pocos proyectos indies que dio el salto a una discográfica multinacional y sonó en LOS40 gracias al éxito de su tema Chup Chup, recuerda esos prejuicios. “Para nosotros sonar en LOS40 era un arma de doble filo. Por un lado suponía la posibilidad de llegar a una gran audiencia, pero por otro corríamos el riesgo de que nuestro público de base nos abandonara, como así sucedió. Personalmente, sonar en LOS40 me hizo mucha ilusión".

Indies: política de puertas abiertas

Al menos, hasta ahora, en la relaicón indie/música comercial ha habido, advierte Paniagua, desconfianza por ambas partes. Para unos, lo que gusta a la mayoría es "una horterada". Para otros, lo indie es "música rara, de tristes". Santi Balmes, que habla desde México, donde Love of Lesbian están de gira, no puede evitar comparar las actitudes españolas con las de allá: "En México no hay cinismo ni esnobismo por parte de la fanbase, como dicen ellos. En España, sin embargo, la cosa es muy sectaria. A mí me hace mucha gracia cuando alguien nos dice en Twitter: 'Os he visto en tal programa de televisión, ya no sois los de antes'. ¿Y cómo te has enterado tú? ¿Acaso no estabas viendo ese pro- grama? Es un debate que deberíamos superar de una vez. Nosotros no hemos cambiado para poder aparecer en medios comerciales, han sido ellos los que han girado la cabeza hacia nosotros".

"Yo la palabra indie no la relaciono con independencia, sino con identidad, y la identidad de un grupo no depende de que suene en LOS40 o en Radio 3, tiene que ver con lo que uno es y la música que hace. Quitémonos ya esos miedos", sentencia Ajenjo. Su festival, Sonorama, es pionero en hacer el camino inverso: mostrar artistas considerados comerciales en un contexto indie. "Lo hicimos con Amaral, una banda de referencia, y luego hemos ido más allá con Raphael o el Dúo Dinámico. No sé cómo no se había hecho antes, no tiene sentido denostar aquello de donde venimos".

Felizmente, LOS40 Trending apenas ha encontrado prejuicios entre los oyentes habituales de la emisora: "En redes muchos muestran sorpresa, en plan 'me está abriendo los ojos, me gusta más de lo que imaginaba", revela Arturo Paniagua. Resulta que eran indies, pero no lo sabían.


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

EMISORAS

Elige una emisora

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad