El hijo de Dylan (Sensación de vivir) parece más salvaje que su padre

Y desde luego, igual de rompecorazones

El hijo de Dylan (Sensación de vivir) parece más salvaje que su padre

Luke Perry, un gran apoyo para su hijo. / Gettyimages

Si había un sex symbol para las adolescentes de medio mundo en los años 90, ese era Dylan, el guapo de Sensación de vivir que encarnaba al chico malote pero con buen fondo. Vamos, el chico por el que todas se sentían atraídas porque no era el don perfecto Brandon, sino un joven conflictivo que necesitaba ser salvado.

Ese aire torturado fue el punto fuerte de Luke Perry aunque quizás era un carácter tan marcado que le imposibilitó volver a tener grandes papeles en el cine o la televisión. Es lo que tiene pasar por una serie que logra marcar a toda una generación. El listón estaba demasiado alto.

Fue el novia de Brenda y ahora que la actriz está pasando por duros momentos debido a la enfermedad que sufre, es uno de los que le ha mostrado su apoyo y no ha tenido más que palabras bonitas hacia ella.

Brenda (Shannen Doherty) y Dylan (Luke Perry) formaron una de las parejas más envidiadas de los años 90. /

Pero aquello, Sensación de vivir, quedó en el pasado. A diferencia de su personaje, Luke Perry ha demostrado ser un buen hombre que, además de mantener una buena relación con sus ex compañeros, se ha dejado ver, en más de una ocasión, colaborando con alguna causa solidaria.

También apoya a sus hijos. Estuvo casado con Rachel ‘Minnie’ Sharp con la que tuvo dos hijos. Sophia, que ya tiene 16 años y su hermano Jack, de 19. Precisamente estos días es noticia por haber asistido a uno de los combates de su hijo. Sí, su primogénito no sigue los pasos de su padre y ha preferido la lucha libre a la actuación.

Su apodo en Wrestling en ‘Jungle boy’ Nate Coy y parece que, aunque todavía está dando sus primeros pasos, no le va nada mal. Desde luego, no le van a faltar admiradoras, porque además de un cuerpo bien formado tiene una larga melena rizada que va a romper muchos corazones. Desde luego, de casta le viene al galgo.

Perry fue a ver a su hijo a uno de sus últimos combates escondido tras una gorra e intentando pasar desapercibido. Asistió emocionado al combate de su hijo y lo grabó pero lo de que nadie se diera cuenta no surtió efecto. La misma organización se encargó de difundir las imágenes que demuestran que padre e hijo mantienen una muy buena relación.

TE RECOMIENDO


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?