Sexo real en una campaña de moda. ¿Vale todo en publicidad?

Lo de estas imágenes es todo real

Sexo real en una campaña de moda. ¿Vale todo en publicidad?

En este mundo saturado de información en el que vivimos es difícil llamar la atención aunque hay algunos que se aplican para conseguirlo.

Mike Eckhaus y Zoe Latta, la pareja que forma la firma Eckhaus Latta siempre se ha distinguido por llevar la provocación al límite. Para muchos, lo que ellos hacen está más cercano al arte que a la moda.

Otra de sus características es el recurrir a gente de la calle, no a modelos, para presentar sus creaciones. Esas dos señas de identidad son las que han unido en su última campaña.

El caso es que el catálogo de su colección primavera/verano 2017 no ha pasado desapercibida y, en parte, porque tiene el sexo como protagonista.

Muchos podrán pensar que en la moda, eso no es tan inusual pero es que esta pareja que arrancó su firma en 2011 cuando eran estudiantes de arte y textiles en el Rhode Island School of Design, han ido más allá.

Ellos han optado por sexo real. “Tenía que ser auténtico”, ha argumentado Eckhaus en una entrevista con W Magazine, “la idea de hacerlo simulado nunca se nos pasó por la cabeza”.

Claro que llevar a cabo una campaña así no es fácil. Primero contactaron con la fotógrafa surcoreana Heji Shin que había hecho un descanso en su dedicación a la moda para centrarse en los libros de texto de educación sexual para adolescentes.

Ella tenía claro que todo tenía que ser muy real para lanzar un mensaje de “sexo positivo, body positive, sexualidad positiva”.

Los cuerpos no están rociados de aceite, lo suyo es sudor real. “Para nosotros era realmente importante pensar en el sexo como algo natural y no algo prefabricado, hiper sexualizado o tabú”, señala el diseñador.

Otro de los obstáculos era encontrar parejas diversas que se prestaran a algo tan poco usual. Para eso recurrieron a un amigo suyo, Sam Muglia, que fue decisivo en el casting gracias a la cantidad de personas que conoce de “experiencias culturales alternativas”.

Como dice Eckhaus, “es sólo uno de mis amigos más cercanos que sé que participa en orgías y está feliz de contarlo”.

Finalmente encontraron candidatos e hicieron las sesiones en habitaciones para que los modelos casuales estuvieran cómodos y en un ambiente íntimo.

Aunque las fotos están pixeladas, como era de esperar, el revuelo que han causado ha sido lo suficientemente importante como para que la campaña no pase desapercibida.

¿Todo vale en publicidad o tendría que haber límites? Puedes dejarnos tus comentarios.

“No sé si el sexo vende”, afirmó en la entrevista Zoe Latta, “pero definitivamente genera algo pegajoso”.

TE RECOMIENDO


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?