Se llama Eve Jobs y tiene 19 años, melena rubia y medidas aptas para convertirse en la próxima it girl de moda, pasión por la equitación, una cuenta bancaria repleta de ceros y posibilidad de presidir algún día el imperio de Steve Jobs, su padre.

Pero la benjamina del clan Jobs tiene mucho más. Por ejemplo, un novio mexicano de muy buen ver que posee fuerza suficiente para zarandearla por los aires de un abrazo si ella se acaba de licenciar y con el que comparte un amor capaz de "tumbar el muro de Trump", según indican sus seguidores en las redes.

Además, la joven posee un perfil en Instagram el que aparece ese novio, y los viajes y sus paseos a caballo y que, de un tiempo a esta parte, desde que Eve cumplió los 18, se ha llenado de seguidores (actualmente cuenta con 32.200).

¿Las razones? La curiosidad sobre una de las grandes herederas del planeta que, por cierto, no tiene en internet ninguna foto junto a su padre.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2