• LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • LOS40 Classic
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • Life Style
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES

    Así será 2018… según un inquietante libro científico de 1968

    Expertos jugando a videntes

    Así será 2018… según un inquietante libro científico de 1968

    En 1968, los Beatles seguían en activo. Elvis Presley, después de una temporada centrado en el cine, volvía a la música con su famoso especial de televisión para la NBC. También fue el año del asesinato de Martin Luther King, del Mayo francés y de los más cruentos episodios de la guerra de Vietnam. El mundo, en definitiva, era muy diferente del que conocemos hoy. En aquel contexto, un grupo de científicos se propuso vaticinar cómo sería la vida 50 años después, es decir, en el actual 2018. Algunos de sus augurios son bastante atinados; otros, de tan certeros dan miedito.

    Con el título de Hacia el año 2018, el profesor Emmanuel G. Mesthene, director del Programa de Tecnología y Sociedad de la Universidad de Harvard (Estados Unidos) encargó a un grupo de expertos en distintas materias que redactaran unas páginas sobre cómo sería cada uno de sus campos en 2018. Como Mesthene escribe en el prólogo, “son testimonios dignos de consideración de reconocidos expertos sobre los estados previsibles en el año 2018 en sus respectivas especialidades tecnológicas”. Y a modo de spoiler, avanza que sus predicciones “cubren todo el espectro que va del pesimismo al optimismo”.

    Como aún no sabemos qué nos deparará este año que acabamos de empezar, tal vez sea buena idea descubrirlo en los capítulos de este audaz libro, que abarcan temas tan variopintos como la tecnología, las comunicaciones, los cambios sociales, el clima o la guerra.

    Crecerá el entusiasmo por las series. Aunque en 1968 aún era muy pronto para usar la palabra “email”, el experto en comunicaciones dio en la diana: “Será más fácil y veloz producir documentos en su forma final y será posible transmitirlos rápidamente de lugar a lugar”. Anticipa las apps específicas sobre temas concretos: “Podremos tener computadoras que puedan hablar de cómo escalar una montaña, pero permanezcan silenciosas cuando se cambia el tópico”. Con los ordenadores, ya no habrá distancias: “Será posible no solo comunicarse, sino conectarse en una forma total con gente de otros países”. Y haciendo de Rappel, presagia la fiebre de las series de TV: “Crecerá el entusiasmo por un intercambio internacional de programas (…). Las series de TV americanas han demostrado ya que la diseminación internacional de programas es muy práctica”.

    Nuestra vida, en el móvil. El libro es tan preciso en nuestra dependencia del móvil que solo le falta mencionar la rivalidad iPhone-Android. Parece que habla de Google cuando dice que “los aparatos podrán ser conectados a bases centrales (…) permitiendo al individuo obtener una reserva ilimitada de asistencia y experiencia”. Describe los teléfonos móviles —aún no inventados— como una herramienta sensorial: “El ojo, el oído y el sentido del tacto serán estimulados de inmediato, produciéndose así un mundo de relaciones entre el hombre y la máquina mucho más desarrollado”. Con los tutoriales, tendremos el experto en casa: “En vez de libros que enseñan cómo hacer algo, podrá utilizarse la presencia real de expertos que nos enseñarán directa y personalmente”.

    Cambio climático con efectos no tolerables. Primero describe la situación: “El aumento de 10% a 15% de dióxido de carbono por minuto en la atmósfera, desde 1900, ha producido un aumento de la temperatura de la superficie, del orden de los 0,2 grados”. Así las cosas, la situación en el presente no pinta nada bien: “Para el año 2018 (…) hay una pequeña probabilidad de que esos efectos no sean tolerables”. Una prueba más de que Donald Trump, que niega el cambio climático, vive anclado en un pasado… muy remoto.

    El peligro de la protección de datos. Es el sociólogo quien alerta de que “en 2018 será más barato almacenar información en un banco de cómputos que en papel (…). La alarma se basa en la existencia de lo privado, y de su violación como un peligro”.

    Más drogas y más potentes. El experto en ciencias sociales también apuesta por una mayor proliferación de drogas: “Tendremos drogas más poderosas capaces de que el hombre se sienta alegre o triste, extático o deprimido hasta el suicidio (…). Las drogas estarán con nosotros para bien o para mal”.

    Mayor tolerancia. Basándose en las ideas del movimiento hippy de moda a finales de los sesenta, el libro refleja que desde 1968 la sociedad seguirá evolucionando y cada vez será más receptiva a “minifaldas, bikinis y palabrotas”. Así, “la gente será más desinhibidamente vital en la exhibición abierta de sus impulsos y sentimientos hacia otros (…). La gente se reunirá en foros donde esos sentimientos puedan ser expresados”.

    Atentados con armas sencillas. Sobre el avance del armamento, el experto en temas bélicos sostiene, basándose en cálculos matemáticos, que “las armas nucleares no serán probablemente mucho más poderosas (en gran escala) que las actuales”. En cambio, anticipa la tendencia de pequeños actos terroristas con arsenal de andar por casa. “Una posibilidad importante (…) es que armas muy baratas y sencillas puedan ser fabricadas por los países menos desarrollados o hasta por grupos disidentes”. Hoy, desde un simple cuchillo a un coche sirven para causar una masacre. Y concluye: “Las ideologías —con excepción del nacionalismo— parecen ser fuerzas en decadencia”.


    Comentarios

    LOS40

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?