los40-menu-burger
los40-icon-lupa
  • LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • LOS40 Classic
  • LOS40 Dance
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • Life Style
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • FOTOGALERÍAS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • Tarjeta LOS40
  • los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES

    Músicos que siguieron la estela de sus padres... con mayor o menor éxito

    Repasamos las carreras de estos 'hijos de estrellas'

    Músicos que siguieron la estela de sus padres... con mayor o menor éxito

    Si aún no has tenido un detalle con tu padre escápate a comprarle algo, lo que sea, una figurilla hortera del chino, su colonia de famoso favorito o esa corbata que no se va a poner jamás porque le hace sentirse un poco menos él. Da igual que ya leas esto después del día del padre, nunca es tarde para demostrar afecto. Si no hay parné puedes acompañarle a dar un paseo por el parque, darle un sentido abrazo o prepararle su plato favorito. Si tus habilidades te lo permiten, ponte en modo DIY y sácate de la manga alguna manualidad de colegio. Aunque sea de primaria. Venga, dale, aunque sea un funesto collar de macarrones pintados, o esa tarjeta de felicitación dibujada con monigotes donde no existe la tercera dimensión. Ceniceros de arcilla, un servilletero con pinzas o estampar en un folio tus manos pintadas. No lo olvides: lo cutre en una balanza se iguala si en el otro plato le echamos un buen pellizco de ganas.

    Además, tu padre bien lo merece, diantres, que con mayor o menor fortuna, intenta siempre lo mejor para ti. En ocasiones puedes sacar de un padre algo más que la mera información genética dominante que determine tu forma de andar, esos enfados espontáneos que te sobrevienen en los momentos más inesperados y tu modo de arquear las cejas cuando te ríes. A veces puedes incluso heredar sus pasiones, y un buen día te das cuenta de que te gusta la numismática, sientes un cada vez más inexplicable apego por los colores de un equipo o te empapas de su amor por la música. Y en ocasiones, este legado va más allá de una buena colección de vinilos de esos de los que toca renegar cuando eres adolescente por una cuestión de principios (la música de papá apesta) y a los que vuelves unos años después con las orejas gachas (padre, ese disco de Elvis que intentó que yo escuchara ante mis constantes negativas con exabruptos, pataletas y aspavientos.. ¿dónde lo había usted dejado?). Y en muy contadas ocasiones, puedes heredar sus talentos. También los musicales.

    En la historia son bastantes los vástagos ociosos que, tras la fama paterna, pretendieron seguir sus ancestrales pasos. Papá se ha forrado cantando sus boleros o aporreando instrumentos en una banda de rock y tú también quieres. Y papá, que probablemente ha pasado muchas penurias en eso de la música y se ha topado de frente con el wild side, prefiere que seas arquitecto. Pero al final cede porque ve en tus ojos el mismo fulgor con el que brillaban los suyos cuando su sueño era comenzar una carrera discográfica y protagonizar la entrada más fuerte de la semana en la LISTA DE LOS40.

    Aquí un listado de hidalgos de la música. De jóvenes que quisieron recorrer las veredas del éxito, como sus padres. Algunos también lo petaron. Otros...no tanto.

    Bob Dylan / Jakob Dylan. Ser hijo de un compositor que tiene además un Nobel de literatura es algo que lo mismo resulta un hito demasiado imponente a la hora de superar. Jakob no se agobia, entiende la tremenda impronta musical de su padre y se desliza cómodo en canciones en solitario de tinte folk-pop (como papá) o triufando bastante con su grupo de cabecera, Wallflowers.

    Bob Marley / Ziggy Marley. El dios del reggae tuvo también una prole digna de admirar en lo que a fecundidad se refiere, de 12 a 14 hijos. Y navegamos en esta tan abierta cifra porque Wikipedia tampoco se pone de acuerdo. A la fuerza, varios de ellos tuvieron que dedicarse al noble arte de emular a papá. El que ha tenido más éxito, sin duda, ha sido Ziggy.

    Lenny Kravitz / Zoe Kravitz. Papá es puro rock. Y su hijita adorable hace carrera como DJ y le pega al tecno, pero también canta en solitario o acompañada de gente como Twin Shadow, o forma dúos como este grupo de pop-soul electrónico llamado Lolawolf. Eso sí, tanto Lenny como Zoe se están destapando como grandes actores (mamá, Lisa Bonet, es una gran actriz). Zoe más que Lenny, que el pobre sale en Zoolander y en Los juegos del hambre, pero ella se come la pantalla en Big Little Lies. Punto para la peque.

    Albert Hammond / Albert Hammond JR. Quien inventó lo de llamar a su hijo igual que a él y ponerle un “JR” era un vago y tiene todo nuestro beneplácito (abrazo fuerte, crack). En este caso, nos sirvió para darnos cuenta que el guitarrista de los Strokes tenía un padre gibraltareño que lo petó muy fuerte hace décadas en España. Y un aire se dan.

    Frank Sinatra / Nancy Sinatra. Ser hija de “la voz”. Ahí es nada, eso es un listón que no puedes divisar ni con prismáticos de precisión. Y aún así, la pequeña Nancy no se arrugó un ápice, le echó ovarios al asunto y logró sacar algunas canciones que traspasaron fronteras. Menos dotada que papá en eso de las prodigiosas cuerdas vocales, pero es que no hay casi nadie por encima, así que tampoco es cuestión de trabarse por esas nimiedades. Are you ready, boots?

    John Lennon / Sean Lennon / Julian Lennon. El legado genético de los Beatles ha sido una interesante cantera de músicos voluntariosos, talentosos en ocasiones, pero a los que les ha resultado más bien complicado esto de asentarse en la farándula musical. Las sombras de los papás, como venimos diciendo, en ocasiones son demasiado alargadas. Y la de John Lennon lo es. Pese a ello, tanto Sean como Julian han llevado a cabo dispares carreras. Y ninguno de los dos puede negar que intentan parecerse forzosamente a su padre.

    George Harrison / Dhani Harrison. Dhani no se ha prodigado en exceso, pero tiene mucho talento. Se le vio sobre los escenarios en 2002 en un homenaje a The Beatles y alguna canción sacó en solitario. También ahora pertenece a Fistful of Mercy, un trío de folk compuesto también por Ben Harper y Joseph Arthur.

    Paul McCartney / James McCartney. Hay que ver como James se parece a su padre, dos goticas de agua. Musicalmente ya es otro cantar, aunque el tipo voluntad le pone. ¿Veis como no exagerábamos ni una mijita al hablar del enorme legado que han tenido los Beatles?

    Ravi Shankar / Anoushka Shankar/ Norah Jones. En esta relación ya nos topamos con ciertos dimes y diretes. Norah renegó durante mucho tiempo de su padre, Ravi, una auténtica leyenda de la música tradicional india y un experto del sitar. Su hija Anoushka siguió con la tradición familiar. Norah se tiró al campo con otro tipo de música diferente, pero de alcance más global. Al final llegó el perdón familiar, cosa de la que nos alegramos con frenesí.

    Sting / Elliot Sumner. Ese padre-leyenda ahí, tanto en Police como en solitario, mirando a su hijo, a su Elliot....que bueno, se lo toma con más calma. Eso sí, son clavaditos. Y Elliot tiene el deje de papá en algunas entonaciones, fijarse, fijarse.

    Billy Ray Cyrus / Miley Cyrus. Aquí está claro que ella le ha comido la tostada a papá, que vale, fue un tipo respetable dentro del country folk y la música americana. Pero ella...es Miley, no la vamos a descubrir ahora. Y cuando se pone, te pone los pelos de punta.

    Frank Zappa/ Dweezil Zappa. Solo siendo un genio interplanetario eres capaz de ponerle ese nombre a un hijo, pero sus talentos van mucho más allá. En cambio, su hijo no parece haber trascendido demasiado. Ahora pasa las horas muertas haciendo giras tributo a papá...bastante descafeinadas, todo sea dicho. Eso sí, a la guitarra se defiende el zagal.

    Julio Iglesias / Enrique Iglesias. Los representantes patrios de la lista quizá sean los que están más a la par en lo que a éxito internacional se refiere. Enrique peta las pistas de baile y ha hecho de lo latino su fortín, pero papá ya robó muchos corazones en sus tiempos mozos..y no tan mozos. Una estirpe imperial que porta el auténtico ADN de seductor sin fronteras. Y lo sabes.


    icono_desplegar_comentarios_2

    Comentarios

    icono_desplegar_comentarios_2
    LOS40

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?