Esto es lo que pasa cuando hablas de amor con un hombre

El de Marwan es imparable

Esto es lo que pasa cuando hablas de amor con un hombre

Sí, con hombres se puede hablar de amor. Sobre todo si son como Marwan que han reflexionado mucho sobre el tema y lo ha traducido a través de su poesía en Los amores imparables.

Pero que nadie se asuste que no es de esa clase de poesía elitista que sólo entienden unos pocos. Lo suyo es poesía para todos, de la que nos deja claro de qué habla y por qué.

“Emociones complejas, tratar de simplificarlas al máximo y acercárselas al corazón de la gente que quizás no ha tenido la oportunidad de entenderlas así”, esta es la manera en que Marwan explica su forma de entender su poesía y sus canciones.

Se forjó una carrera de manera independiente pero ahora tiene una editorial y una discográfica que le respaldan y aunque las redes sociales son su mayor escaparate, en el tú a tú es como mejor se explica y por eso quise hablar con él de este nuevo trabajo.

Un libro que comienza con el relato de la historia de amor de sus padres, un palestino y una española que bien podrían ser los protagonistas de una comedia romántica.

Esa forma de entender el amor es la que ha heredado Marwan aunque entiende que es un tema con muchos recovecos y matices.

Tus padres te han dejado el listón muy alto, ¿no?

Eso no lo iguala ni Dios. La conté tal cual. La historia de mis padres es una historia que te deja un poco impresionado por lo surrealista que fue todo y menos mal que hubo ese encuentro porque si no, no estaría yo aquí.

Pero que tus padres puedan contar una historia de amor así, tiene que marcar la de sus hijos de alguna manera, supongo.

Muchas veces la gente me dice que soy un intenso, que soy un idealista y es verdad. Me lo dicen como si fuera algo malo pero para bien o para mal siempre he sido así. Lo cierto es que he visto a mis padres quererse mucho, ser super comprensivos el uno con el otro y he heredado esa forma de querer tan leal en la pareja y tan amoroso. Te dejan una buena herencia.

Cada vez oigo más que Disney le ha hecho mucho daño a la forma de entender el amor, ¿cómo lo ves?

El pensar que las relaciones son ideales es infantil. Mis padres han tenido una historia de amor bonita pero han tenido sus cosas, como todas las relaciones. Pero ves que las cosas se van superando.

No me queda claro si aquí hay más amor o más sexo, ¿tú como lo ves?

Hay muchísimo más amor lo que pasa es que a veces es una poesía de amor erótica quizás, y aparece parte de sexo, pero hay muchas más reflexiones sobre amor.

❤️

Una publicación compartida de Marwan (@marwanoficial) el

Tú que has reflexionado tanto sobre el amor, ¿sabes cuál es el amor perfecto?

Sí. El amor perfecto tiene imperfecciones. Las parejas que duran mucho tiempo tienen que tener crisis para evolucionar y eso es lo primero que hay que tener en cuenta. Nada es perfecto pero eso no significa que sea malo.

El ingrediente que convertiría en perfecto un amor es aquel en el que se quiere desinteresadamente.

“Me hizo falta psicoterapia para entender la falta de compromiso en el amor”, ¿y qué aprendiste?

Fui por una persona que tenía miedos muy profundos y que era incapaz de comprometerse porque se paralizaba por los miedos que tenía. La psicoterapia me ha servido para el autoconocimiento y conocimiento del otro y me ha ayudado para entender estos comportamientos tan paralizantes y para perdonar a una persona que piensas, en tu ingenuidad e inmadurez, ‘que no me quiere’ y no todo es tan sencillo.

Las parejas que duran mucho tiempo tienen que tener crisis para evolucionar.

¿Cuál ha sido el mayor acto de amor que has vivido?

Mi hermano, cómo me ha querido. Yo sufría mucho, era un niño sobreprotegido y era un niño muy inseguro y él estaba siempre cuidando de mí y era un niño también. A veces no le dejaron ser niño por lo responsable que le hicieron conmigo. Perdió parte de su infancia porque estaba cuidando de un niño más pequeño todo el tiempo.

¿Tan complicado eras?

Era muy sensible y sufría y me metía en líos. Era un pieza porque como era muy sensible para hacerme el fuerte me metía en peleas y salía escaldado y mi hermano venía a ayudarme. Ahora tengo 39 y el 42 y actuamos juntos porque él es escritor y viene a mis actuaciones.

¿Cuáles son los mayores errores que cometemos en el amor?

El de ser inconscientes. Me refiero a no ser conscientes de lo que nos está sucediendo. Esto nos lleva a equívocos, a los malentendidos. Cuando no conoces el mapa emocional de lo que te está sucediendo te lleva a muchos errores.

Lo peor que puedes tener es un ego aplastante. Hay quien quiere que su ego prevalezca y eso desequilibra la balanza.

Diferencias muy bien entre pasión y amor… si hubiera que quedarse sólo con uno ¿cuál sería?

Me quedaría con el amor, sinceramente. La pasión es como lo mejor y lo bueno. La pasión es lo mejor y el amor es lo bueno. La pasión es maravillosa pero es efímera y si estás toda tu vida buscando la pasión vas a encontrar amores breves o tormentosos.

Poemas como el de Saramago nos hace pensar que sigues creyendo en el amor más romántico posible.

Paró todos los relojes cuando conoció a su mujer… es tan bonito…

Crítica social

No solo hablas del amor de pareja, también del que hay que sentir por la vida, por el ser humano como tal, los animales… y ahí entra una importante carga de crítica social, ¿qué nos falta para cambiar las cosas?

Menos ego. El problema del mundo es el ego malentendido, el que hace que dejes de ser noble y que no te ayuda a empatizar con el resto. El gran problema de todos los enfrentamientos es creer que tú eres superior al otro.

Cuando hay tantas causas por las que luchar, ¿cómo nos podemos centrar en una?

La primera es la desigualdad. Lo que hay es falta de voluntad. Lula llegó a Brasil y desde que llegó los pobres menos se contaban por millones. En lugar de gastar en armas se gastara en programas alimenticios, en mejorar a las personas que viven en situaciones precarias, todo mejoraría.

Está claro que eres un idealista…

Soy un idealista. El mundo ideal no va a existir pero las verdades universales existen. Se puede escorar y dirigir gran parte del mundo hacia eso. He visto mejorar mucho a la gente si trabaja profundamente sobre sí mismo y pone intención en las cosas. Creo que lo que falta es intención y educación.

Me ha encantado leer el último poema para no sentirse culpable cuando uno intenta ser feliz ante tanta atrocidad que nos rodea.

A pesar de que la vida tiene sus claroscuros, esos claros hay que disfrutarlos.

Homenajes y críticas

En el libro tienes tus homenajes. Por ejemplo a tu padre y sus duros momentos en Palestina, ¿Qué fue lo primero que te dijo tras leerlo por primera vez?

Se puso a llorar, se emocionó y me dio un abrazo y me dijo ‘gracias hijo’. No es de tantas palabras pero es muy expresivo.

Oímos hablar de Palestina pero yo creo que son pocos los que podrían explicar en qué consiste el conflicto, ¿nos falta empatía?

Es una ocupación. Los palestinos están siendo masacrados, oprimidos y expulsados de sus tierras, no hay conflicto, hay delito.

También hay un homenaje a Ismael Serrano, ¿cómo es vuestra relación?

Yo empecé a componer por él. Me alumbró la vida. Me costaba un montón expresarme, tenía una maraña de emociones, tenía 17 años y de repente llega una persona que me cuenta todas mis inquietudes con una poesía preciosa, unas melodías preciosas y me cambió la vida. Empecé a componer por su ejemplo, por lo mucho que me emocionaba.

No evitas las críticas. Para empezar con los que escriben poesía para unos pocos, ¿con nombre y apellidos?

Es una crítica a un poeta que había ganado un concurso y me mencionó a mí y a otros poetas poniéndonos a caldo y se la devuelvo en forma de poema.

Poetas de esos que dices que escriben para pocos…

Que escriben para pocos y que se creen mejor que el resto. Que creen que la poesía es un derecho para unos pocos y no un derecho.

También hago una crítica a los que intentan hacer creer a la gente que el amor es sólo morir en carne viva, hay muchas más cosas.

¿Por qué es tan buen momento para la poesía urbana?

Sinceramente, yo creo que se ha puesto de moda. En las redes sociales la gente se ha puesto a compartir sus textos y sus cosas. Durante años ha habido un vacío en los medios de poetas o cantautores, gente que te contaba su vida cuidando un poquito las letras y esto ha hecho que algunos poetas salgan a la luz. Lo que pasa es que luego ha habido una masa de poetas.

En muchos años en los medios no estaban Ismael Serrano, Pedro Guerra, Joaquín Sabina… desaparecieron y ahora han vuelto los cantautores, está Rozalén, yo mismo, Funambulista… La gente necesita artistas que les cuenten su vida. Las canciones masivas no tienen una gran carga.

Las listas de ventas están bien pero con peros, ¿cómo te has sentido viéndote en ellas?

Ayer estuvo en el premio Loewe de poesía y me encontré muchos escritores a los que admiro mucho y me decían ‘cómo te va, cómo te va’…y yo les decía, ‘ojalá yo escribiera como tú’. Yo estoy encantado de que me vaya bien y de haber vendido una cantidad brutal de libros pero no quiero hacerlo a cualquier precio. Quiero que mis libros cuenten algo y despierten algo y quiero escribir cada vez mejor. Quiero ser un gran escritor de canciones y poemas.

En las redes

‘Hilo de twitter’ deja claro que a ti te van los grandes sueños, ¿crees en las utopías?

Me encantaría cambiar el mundo. No puedo pero me encantaría. Creo que se pueden encender llamas. Mi popularidad es un altavoz que voy a utilizar para transmitir valores que yo considero bonitos que pueden acercar a los humanos y algo cambiaré.

La movilización que vivimos en las redes en algunos asuntos, ¿por qué no se vive luego igual en las calles?

En la red es muy cómodo. En una pantalla pones una foto y lo difícil es salir a la calle, a mí eso me emociona mucho. Yo pongo en las redes cosas para transmitir conciencia social pero me gusta la lucha del día a día. Somos acomodados.

Por un lado expones ese poder de movilización que tienen pero también invitas a dejarlas a un lado para vivir la vida real, ¿has encontrado el punto de equilibrio?

En mi caso las redes han sido maravillosas porque han hecho que se desarrolle mi carrera pero es una red y la red atrapa al pez. Lo cierto es que estamos muy enganchados a las redes sociales, los móviles, las tecnologías y a veces pensamos que la vida es eso y hay mucha más gente fuera de twitter que dentro.

Siempre me he preguntado qué siente un artista cuando da un concierto y su público le mira a través de una pantalla de móvil en lugar de mirarte a los ojos directamente. ¿Me lo cuentas?

Pienso que más que mirar una pantalla lo que están haciendo es intentar retener el momento. En estos años nos dedicamos más a eso que a tratar de disfrutarlo. Esto es fruto del consumismo. Yo a veces no hago fotos de los viajes.

Queremos todo el rato demostrar lo ideales que somos, flipa cómo soy la hostia porque estoy en este concierto, porque como en este restaurante, porque voy en este cochazo… es la sociedad de consumo y de retener más que de disfrutar.

TE RECOMIENDO


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?