Descubre que un niño de 12 años estaba amasando una fortuna a espaldas de sus padres

El publicista se da cuenta al intentar contratarle

Luis M. Ortiz

¿Están los niños capacitados para manejarse solos por Internet? El debate da para mucho. Los hay de los que creen que es necesario controlarles y restringirles según qué cosas y otros que piensan que los ya nacidos en la era digital, saben manejarse perfectamente.

La historia de Álejandro Rivas, de MarcaSfera, deja claro que esto a veces se nos va de las manos. Este publicista vivió un caso muy particular cuando estaba buscando a un joven para representar a una marca que se dirigía a un público de entre 11 y 15 años. 

Alejandro nos ha contado que él descubrió a un chico dentro de Musical.ly que le encajaba para una campaña de publicidad. Como tenía un correo que parecía profesional, contactaron directamente con él. Todo iba estupendamente hasta que se dieron cuenta de que no estaban hablando con un representante, si no con un niño directamente. 

Las sospechas se acabaron confirmando cuando el chico les dijo que no podían llamarle porque estaba en cole. Además, les confirmó que sus padres no tienen ni idea de lo que él hace en Internet y que, como no tiene cuenta en el banco, había que pagarle con Payal. Lo más fuerte de todo es que este crío tenía solo 12 años... 

El chico le confirmó al publicista que había trabajado con varias empresas que sí aceptan sus condiciones. De hecho, es plenamente consciente de que gana más que su padre. Pero desde el sector llaman la atención de los problemas que pueden generar estos micro-influencers. Entrar en su juego puede ser un verdadero peligro para las empresas y para los propios menores.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad