• LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • LOS40 Classic
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • Life Style
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES

    Mickey Mouse lo peta en 'Café Zombo'

    Lecturas de Disney que no parecen de Disney

    Mickey Mouse lo peta en 'Café Zombo'

    ¿Quién nos iba a decir a nosotros que estaríamos recomendando lecturas de Disney en el año 2018? Y, sin embargo, aquí estamos.

    Café Zombo es un tebeo del todo especial que sale de la mente y lápices de Régis Loisel, un historietista y dibujante francés que trabajó en su día para Disney en películas como Atlantis o Mulán.

    Acostumbrados a la absoluta corrección de personajes como Mickey Mouse resulta muy interesante poder ver al personaje fuera de su contexto; llamando ‘imbécil’ a un compañero, amenazando a los malos o propinando una paliza a un fiel compañero como Goofy para despertarle de una hipnosis producida por el café.

    Pese a tener un dibujo exquisito, con un nivel de detalle abrumador, un entintado perfecto y un manejo del color soberbio, lo que más llama la atención de este “Café Zombo” es el reencuentro generacional que supone para muchos “de mi quinta”, que peinamos ya alguna canita, y que poco habíamos imaginado el volver a coger una historieta de Mickey Mouse con gusto.

    “Café Zombo” presenta a Mickey y a su inseparable amigo Horacio en un mal momento laboral. Hartos de tener negativas a la hora de buscar trabajo, deciden coger a sus mujeres y marcharse de vacaciones algún tiempo. A su regreso, un magnate se ha adueñado de las tierras en las que viven y pretende montar un campo de golf en ellas. Por supuesto, Mickey, que tiene mucho nervio en este tebeo, no está de acuerdo con la iniciativa y decide plantar cara a todo el que pretenda tumbar su casa.

    Como veis, el argumento es perfecto para bailar de puntillas sobre la fina línea que sirve para distinguir lo correcto de lo incorrecto; y eso es lo que hace que estas 72 páginas tengan ese ‘plus’ de diversión que no siempre encontramos.

    Presentado en formato “panorámico”, apaisado, como las tiras cómicas de antaño; y, como decíamos, con una factura artística que pide varias lecturas para cada viñeta a fin de deleitar a la vista con el impecable trabajo de dibujo y color; este “Café Zombo” parece un (auto-)regalo imprescindible para todos aquellos que sepan y quieran disfrutar un buen tebeo.

     


    Comentarios

    LOS40

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?