• LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • LOS40 Classic
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • Life Style
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES

    Marisa Morea nos propone una playlist de canciones que han surgido de parejas del rock

    Y de paso nos descubre anécdotas sobre esas relaciones

    Marisa Morea nos propone una playlist de canciones que han surgido de parejas del rock

    @marisamorea / Instagram

    “La palabra ‘siempre’ me aterra, repito, sobre todo a continuación de un ‘te quiero’. Nunca he dicho ‘te querré siempre’ y no me acuerdo si alguna vez me lo dijeron. De esta absurda fobia a la eternidad y mi fascinación por la música nace este libro”. Esta es la explicación que da Marisa Morea a la existencia de I will always love you (con el always tachado) el libro que repasa la historia musical a través de las canciones que surgieron de una intensa historia de amor.

    Son muchos los artistas que a lo largo del tiempo han ido viviendo relaciones pasionales con compañeros de profesión. Las que aparecen en este libro no acabaron bien pero dejaron como legado canciones que son consideradas clásicos.

    Sonny & Cher, Marianne Faithfull & Mick Jagger, Bob Dylan & Joan Baez, John Lennon & Yoko Ono, Zooey Deschanel & Ben Gibbard o Courtney Love & Kurt Cobain vivieron historias de esas que podrían llevarse al cine y nos dejaron canciones con las que Morea ha formado su propia playlist.

    Tras charlar con ella, uno llega a la conclusión de que es una apasionada de la música, sobre todo de la de los años 70 y que no tiene prejuicios a la hora de hablar de la vida personal.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de Marisa Morea 🍰 (@marisamorea) el

    Cuando uno oye eso de I will always love you uno piensa en amor gracias a Whitney Houston, pero en tu caso, tachas el ‘always’ y lo conviertes en todo lo contrario, ¿era más divertido?

    Da más morbo hablar desde el desamor que desde el amor porque es un estado que te lleva más a la inspiración como artista. Me parecía un estado en el que había encontrado a varios artistas con una historia personal que les había llevado a crear canciones que a mí me encantaban.

    Repasas la historia musical de las últimas décadas a través de las relaciones de pareja entre artistas, ¿a eso podemos llamarlo cotilleo?

    No quería hacer un libro de cotilleo pero a la vez, como me gusta mucho leer biografías y leer sobre los artistas que a mí me gustan, pienso que, sin entrometerme demasiado personalmente en la vida del artista, basándome en cosas que han salido en biografías, en entrevistas… sí que quería constatar que la vida personal de un artista está relacionada con su obra. Al final es importante saber del artista como persona, un poco.

    Vamos, que eres de las que piensan que conocer la vida privada de los artistas nos ayuda a entender sus canciones.

    A mí me da igual con quién está Taylor Swift pero si está con alguien y eso le lleva a hacer un hit quiero saberlo y quiero saber por dónde estaba pasando para hacer esa música. O Rihanna o quien sea. O la historia de si Beyoncé y Jay Z tienen algo que tiene que ver con el por qué ahora están haciendo esa gira juntos. Creo que es importante conocer la vida personal de los artistas, mínimamente, para entender, por ejemplo, por qué salieron de gira ellos dos. Pero sin cotillear.

    Además, hay parejas que se han quedado fuera o que estaban en territorio nacional y no las he querido meter porque eso sí me parecía un poquito intrusivo. No había transcurrido suficiente tiempo o distancia para que yo metiera a determinadas personas.

    ¿Cuál fue el detonante para ponerte a trabajar sobre un libro de amores finitos en la música?

    Como la editorial es un poco rollo música, cine, gente joven y todos consumimos de eso y yo, además, de forma bastante obsesiva, empecé a tirar del hilo y como veo muchos biopics y documentales fue bastante fácil hilar algo que uniese mis dos pasiones: la música y la pintura. Fue saliendo un tema de las grandes historias de amor de la música y todo se torció cuando me di cuenta de que ya no estaban juntos. Me di cuenta de que ya no son las historias de amor, son las historias de desamor y por ahí empecé a hablar de lo eterno y no eterno.

    Dices que eres obsesiva con los biopics, ¿alguna que te haya llamado la atención últimamente?

    Por ser la última que he visto, el biopic de Whitney me parece… fíjate que yo nunca he sido fan de su carrera pero entre el libro, que al final lo llamé así, y ahora el biopic… diría que es demasiado intrusivo. Hay cosas que sobrarían.

    Una pareja que no me hubiera gustado meter y que el libro me lo devoré es Kim Gordon, de Sonic Youth, la biografía que escribió.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de Marisa Morea 🍰 (@marisamorea) el

    Son amores y desamores explicados a través de canciones que, en ocasiones, por excesivas, parecen de ciencia ficción. ¿Cuál es la que más te emociona?

    Te podría decir que quizás la más conmovedora porque es un poco Romeo y Julieta es la de Johnny Cash y June Carter que es ‘juntos hasta la muerte y me muero a los tres meses después que tú’. A mí como fan que me gustan mucho Nick Cave y PJ Harvey, me quedaría con esa pero todos los años 70 creo que dan muchísimo juego y me gustan muchas historias de esa época.

    Hay historias como la de Marianne Faithfull que parece el argumento de un dramón, cuanta intensidad, ¿no?

    Me he dado cuenta después de hacer el libro de que hay ciertas historias donde las mujeres empiezan un poco detrás del hombre, en un papel secundario, bajan hasta el infierno y luego resurgen un poco como el ave fénix y se convierten un poco en divas como Marianne Faithfull en un sector un poco… Nick Cave, Keith Richards, Rufus Wainwright, que todos componen para ella. O el caso de Cher, que es otro tipo de diva, empieza de soslayo, vive un poco al lado de Sonny y luego ella resurge. O Tina Turner.

    Puestos a comparar, ¿ahora se dan menos relaciones entre músicos o es sólo una percepción?

    Por una parte pienso que nos enteramos menos porque antes los artistas estaban más vírgenes en el sentido de comunicación con la prensa y se filtraban más cosas y lo veían más inofensivo. Y, por otra parte, la década de los 70, por aquello del sexo, drogas y rock and roll, había un contexto que daba mucho para grandes pasiones y locuras varias. Ahora es todo un poco más descafeinado.

    Justin Bieber y Selena Gomez, Taylor Swift y Calvin Harris… podían habernos dejado grandes canciones conjuntas pero no las hicieron, es todo diferente, ¿no?

    Sobre todo, lo que me pasa es que si hubiera esa canción de Selena y Justin ahora mismo no les hubiera dedicado una historia porque todavía no sé qué repercusión va a tener esa canción a lo largo de la vida. Casi todas las canciones de las que hablo, o músicos o bandas, han trascendido pero Justin y Selena ahora serían solo una nota en el libro y si al cabo de los años hubieran hecho un temazo, que todos recordásemos, y siguiera vigente, sería otra cosa.

    Aunque hay varias décadas en el libro, sí es verdad que está muy centrado en los 70, ¿por gusto musical o porque había más material?

    Me encanta y creo que la década de los 70 ha dado artistas que son casi mitos ahora. Están los Rolling Stones, Leonard Cohen, un montón de gente… aparte de eso, los 70 fueron muy locos, dices ‘joder, aquí estaba todo el mundo con todo el mundo’. También es que a mí me gusta mucho la psicología de la groupie de los 70, lo que refleja la peli de Casi famosos. Nace un poco de ahí.

    Viendo aquella época parece que ahora nos hemos vuelto más conservadores, ¿no?

    Yo creo que en muchas cosas estamos ahora muy conservadores y antes creo que por desconocimiento y más inocencia, porque se había vivido menos como humanidad y ser humano, estaba todo más virgen, ahora estamos más resabiados.

    ¿Pero no crees que en estas historias de amor tan pasional no hay algo de leyenda por ser quienes son y que realmente no fueron para tanto?

    Quizás como alguno de los músicos son leyenda ahora hace que su vida sea leyenda pero ahora quizás están pasando cosas y no nos estamos enterando. Pero cuando mezclas tu vida personal con paraísos artificiales lo que estás viviendo es una fantasía tremenda y no eres tú y probablemente fuera más bestia, todo. Quería hacer un libro sobre la música. Sí es verdad que lo que cuento son historias personales pero al final han dado un fruto.

    Esta es la banda sonora del libro

    ¿Cuál es la relación que ves y piensas ‘me gustaría vivir algo así’?

    Yo soy muy normalita porque yo me agobio con todas estas cosas pero me hubiera gustado mucho aunque fue un puto infierno, estar en Los Ángeles con Tom Waits y Rickie Lee Jones. No me hubiera importado nada estar a finales de los 70 en Los Ángeles con una boina calada y un vestido de tirantes, escuchando jazz. Y tener una banda como Sonic Youth me hubiera encantado. Y los 70 con Marianne Faithfull, también, pero hay que vivir el resto, toda la historia, y a mí me gusta estar tranquilita. Me hubiera encantado ser amiguita.

    Echar la vista atrás y repasar la historia nos permite recordar que muchas cosas que ahora creemos revolucionarias ya existieron, por ejemplo, el reality de Cher a lo Kim Kardashian, ¿no?

    Fue pionera en eso. Salir con tu marido, a veces salía también su hija, y de repente estar haciendo una especie de reality, matrimoniadas rara, parece muy novedoso pero ya se hacía. Puede que el contenido de aquel entonces fuera más light… aunque había más exposición porque salían todos los miembros de su familia, pero a lo mejor no estaba tan dentro de su intimidad, dentro de su casa, dentro de su alcoba, dentro, dentro, dentro… era más, estamos aquí los tres y hacemos un guion.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de Marisa Morea 🍰 (@marisamorea) el

    Ahora criticamos la sexualidad del reggaeton pero nadie dice nada de los temas de Serge Gainsbourg, por ejemplo, que iban cargaditos del mismo contenido como vemos en tu libro, ¿doble rasero?

    Hay una diferencia, no te puedo hablar mucho de las letras del reguetón porque no lo sigo mucho, pero te hablo de lo que he escuchado en la radio. Una cosa es la carga sexual de un tema, como el de Gainsbourg que está un poco al límite en Je t’aime…moi non plus, que es una oda al orgasmo femenino… pero yo creo que la criticable del reguetón no es la carga sexual sino el prisma desde el que se mira esa carga sexual. El problema no es que se hable de sexo sino el enfoque que se da, que, a veces, es un poco denigrante para la mujer. Pero también habría que investigar en el caso de Serge, cuando estaba grabando con Jane Birkin o Bridgit Bardot, hasta qué punto ellas estaban de acuerdo con el papel que se les estaba dando de Lolitas, tan sexualizado.

    Tú, como fan de Sonic Youth, ¿preferirías que no hubiera habido historia de amor y que la banda continuase o te quedas con las canciones que salieron de aquello?

    Yo me quedo con lo que ha pasado porque, podían seguir juntos, egoístamente para mí sería genial, pero yo quiero la historia de Sonic Youth tal y como ha sido, no la cambiaría y si no tiene que haber más Sonic Youth, pues ya no tiene que haber más Sonic Youth. La vida es como es.

    Ahora que es todo un fenómeno y material hay, ¿se podría hacer un libro de las parejas de OT tipo Bisbal y Chenoa o Aitana y Cepeda?

    Seguro que tendría cabida en el mercado y sería un best seller pero no han creado canciones con trascendencia. No me interesaría hasta que viera que el Teléfono de Aitana ha trascendido, o Lo Malo.

    Si alguien acaba de romper con su pareja, ¿le recomendarías leer tu libro?

    Yo creo que no es una playlist triste. Depende del momento en el que estás. Si estás rollo en plan quiero pasar página, quizás no te metas en este libro y espérate un poco. Pero si lo que quieres es una catarsis y una empatía y ver que todo el mundo hemos tenido nuestros altos y nuestros bajos y todos hemos rehecho nuestras vidas, métete en el libro. Hay canciones que tienen que ver con rupturas pero otras que no.

    ¿Qué artista te ha costado más ilustrar?

    Tom Waits creo que está poco conseguido para mi gusto. Por más que le echaba horas, no, pero ahí se ha quedado. Hay gente que me está diciendo que Mick Jagger sale demasiado guapo. Son los dos que más me han costado.

    Después de hacer el libro, ¿algún artista te ha despertado interés por saber más de él?

    Me gustaría leer una biografía de Joni Mitchel porque ella y su obra me gustan. Por lo que he leído de su vida que la desconocía un poco y por este final que está teniendo, que le ha dado un ictus, me gustaría que hubiera una biografía autorizada suya.

    ¿A quién crees que le puede interesar este libro?

    Desde gente que le gusta la música y quiera leer sobre música y quiera darle un poco de magia al contenido que tiene. El hecho de que esté ilustrado en lugar de llevar fotografías le hace más especial. También gente que conoce la música actual pero no tiene un bagaje de historia de la música, también le puede interesar porque va a encontrar artistas y temas que conoce pero que tiene un poco de desconocimiento sobre ellos.

    TE RECOMIENDO


    Comentarios

    LOS40

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?