los40-menu-burger
los40-icon-lupa
  • LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • LOS40 Classic
  • LOS40 Dance
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • Life Style
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • FOTOGALERÍAS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • Tarjeta LOS40
  • los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES

    La ciencia detrás del ‘setlist’ perfecto de un concierto, según los músicos

    Les pedimos que nos den sus reglas de oro para diseñar el repertorio ideal

    La ciencia detrás del ‘setlist’ perfecto de un concierto, según los músicos

    @sidecarsrock / Instagram

    ¿En qué se diferencia un concierto grandioso de uno normalito? Sin duda, en muchas cosas, desde la pericia de los músicos a la escenografía. Pero también, en gran medida, en cómo esté diseñado el repertorio. El setlist, como se llama en el mundillo, es una hoja de papel que contiene el orden de las canciones que el grupo va a tocar esa noche. Los músicos suelen confeccionarlo en el camerino, y durante la actuación lo tienen a sus pies, para que a ninguno se le olvide qué canción va a continuación. Pero detrás de esa chuleta hay más ciencia de la que imaginamos. ¿Cómo tiene que ser la canción que abra el concierto? ¿Por qué esos deben ser los bises y no otros? ¿Cuándo hay que bajar un poco el ritmo con un tema lento? Dos grandes del rock español nos revelan sus reglas de oro.

    Juancho, haciendo los deberes antes de un concierto. / @sidecarsrock / Instagram

    1. Abre con un tema contundente, pero no el mejor

    Es un momento crucial: cae el telón, se disparan las luces, la audiencia ruge, los músicos salen a escena... y no se van a poner a tocar su canción más lenta y floja. Pero tampoco se trata de mostrar sus cartas de primeras. “Para mí, un show tiene que abrir desde abajo”, dice Juancho, cantante, guitarrista y compositor de Sidecars. “No puedes enseñarlo todo, pero a la vez tienes que impactar al salir. Debes encontrar un punto medio efectivo”. Se da la circunstancia, además, de que (como bien saben los músicos) el primer tema no es el que mejor suena: el grupo está frío y el ingeniero de sonido aún hace ajustes. Por tanto, tampoco puede ser el clásico que todos los fans están esperando. “Toques lo que toques, en la primera canción vas a tener al público muy dentro, porque está con ganas de que salgas. Tienes que jugar con eso, meter una canción importante, pero de segunda, como quien dice”, añade Juancho.

    2. En los bises, los himnos

    Los bises son ese paripé según el cual tanto el público como la banda simulan por unos minutos que ha concluido el concierto cuando todos saben que habrá unos temas más, de hecho, los mayores éxitos del grupo. “Aunque todo el mundo sabe que hay un bis, me gusta pensar que la gente no sabe si vas a tocar una canción, o dos, o cuatro. Te tienes que guardar las balas más gordas para el final”, dice Juancho. Para Santi Balmes, cantante y compositor de Love of Lesbian, los temas que cierren el espectáculo “tienen que ser el remate final. Esto es casi como los juegos de seducción, que te dejas lo mejor para el postre. Son las canciones que la gente va a tener más recientes cuando salga del concierto y deben aportarles esa sensación de satisfacción y de que le han dado lo que querían”.

    Setlist de la actual gira de Love of Lesbian. /

    3. No incluyas demasiados temas nuevos

    Los conciertos suelen acompañar la salida de un disco, y los músicos están como locos por tocar sus nuevas canciones. Un anhelo que debe compaginarse con el deseo del público de escuchar las de siempre. Habla Juancho: “Siempre intento ponerme en el lado del espectador, y me parece un poco tostón que cuando un grupo viene a presentarte un disco nuevo, lo toque entero. Me parece un poco aburrido, porque a la mayoría de la gente no le ha dado demasiado tiempo de conocerlo. Para mí, seis o siete canciones nuevas sería el límite. Creo que hacer un concierto solo de tu último disco es un poco egoísta. Deben disfrutar todos”. Santi Balmes considera que los discos de su grupo se viralizan poco a poco, lo que les obliga a ir incorporando los nuevos temas progresivamente. “Tenemos que contenernos mucho y dejamos pasar seis meses por lo menos para empezar a incluir de manera seria los temas del nuevo disco. Es como en los equipos de fútbol, cuando tienen muchos veteranos, el nuevo fichaje va entrando poco a poco”, dice.

    4. Hacia la mitad, tómate un respiro

    Vale que los músicos son nuestros héroes, peo no son superhéroes: no hay cuerpo humano que resista dos horas de imparable frenesí rockero. Ellos lo saben, dosifican, y se toman sus descansos. Juancho lo hace “hacia la mitad. Cuando ya llevamos seis o siete canciones, me gusta bajar un poco revoluciones. Solemos hacerlo con Todos mis males. Es una canción que ha pillado mucho rollo entre la gente, que la canta, y sin darse cuenta, estamos bajando un montón las pulsaciones para poder permitirnos después subir. Para mí es a esa altura del concierto cuando ya puedes hablar un poco más tranquilo, echar un trago...”. El speech que suelta en cantante en ese momento también es estratégico. “Lo aprovechamos para cosas. Para un cambio de guitarra, para agilizar momentos del show”, añade el cantante de Sidecars. También es hacia la mitad cuando Love of Lesbian bajan el ritmo. “En el ecuador del concierto siempre tiene que haber un momento de bajada, de levantar el pie del acelerador, porque lo que no puede existir jamás es un concierto sin relieves”, afirma Santi Balmes.

    Esto es lo que están tocando Sidecars en sus últimos conciertos. /

    5. Alterna temas rápidos y lentos (o no)

    Hay grupos que intercalan las baladas entre los temas más cañeros, y otros que juntan las canciones lentas y acústicas en un solo bloque. Esto, en realidad, va por gustos, porque mientras para Juancho lo ideal es mantener un zigzag de intensidad constante (“Para mí debe ser subida y bajada todo el rato. Me fijo mucho en los tempos: intento que la canción que viene después sea un poquito más rápida que la anterior, hasta que ya bajo y vuelvo a ir in crescendo otra vez”), Love of Lesbian prefieren concentrar los temas más tranquilos en una misma fase del concierto. “Me gusta mucho cómo plantea las películas Speilberg en los ochenta”, dice Balmes. “Con inicio espectacular, luego un momento de calma, para acabar con un capicúa que es un crescendo increíble. Hay que empezar como si estuvieras en el momento más álgido y luego bajar para que exista ese relieve”.

    6. No hagas versiones por obligación

    Como dice Juancho, “las versiones son un refresco para la propia banda. En las pruebas de sonido siempre andas tocando cosas de otra gente, y cuando ya llevas media gira surge de manera natural incluirlas. Hace que tu show no sea tan rutinario. Hace que todo el mundo esté un poco tenso, a la gente le sorprende. A mí me gusta tocar una versión de vez en cuando, pero no por norma”. Santi Balmes es aún más tajante: si se sube a un escenario es para tocar sus canciones, no las de otro. “No soy muy fan de hacer versiones en un directo nuestro. Si queríamos dedicarnos a esto era para soltar todo nuestro cancionero. Si hacemos une versión, debe ser por una razón muy especial”.

    7. Repite cada noche el repertorio, pero con ligeros cambios

    Con un mismo seltlist cada concierto, lo que se gana en solidez se pierde en espontaneidad. De ahí que Juancho, de Sidecars, sea partidario de introducir pequeñas modificaciones. “Me parece que es muy saludable para el show que cambien cosas. No todos los días, porque también es necesario tocar de seguido lo mismo para que suene muy redondo, pero cuando llevas varias semanas tienes que mover cosas justo para que tu cabeza esté metida en lo que está haciendo. Si tu cabeza empieza a pensar en otra cosa, ya estás tocando mecánicamente. Y eso pasa por no cambiar el repertorio. Si tienes un par de huecos para putear un poco a la banda, durante el mismo show, haces que todo se mantenga en orden”. La clave está en que no se pierda el nervio en todo el concierto. Hasta ahora, Love of Lesbian no se cortaban a la hora de hacer cambios, pero para su actual gira de teatros han optado por un setlist fijo. ”Estamos viendo la parte positiva del asunto y es que tocas muchísimo más relajado”, dice. “Hacerlo fijo da muy buenos resultados. Al cabo de unos meses, las dinámicas que se generan son muy seguras. No obstante, hay que intentar que siempre sucedan cosas en las canciones. Estamos en un momento en que aunque toques el mismo repertorio, jamás lo tocas de una manera igual. Los empalmes entre canción y canción, cuándo habla el cantante al público... Todas esas dinámicas, si cambias el repertorio cada dos por tres, se rompen”.


    icono_desplegar_comentarios_2

    Comentarios

    icono_desplegar_comentarios_2
    LOS40

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?