Leiva se va a Nueva York por su disco y vuelve con un regalazo

Eso sí, para su hermano

Leiva se va a Nueva York por su disco y vuelve con un regalazo

Juan Naharro Giménez / Getty Images

La maquinaria de Leiva ya se ha puesto a funcionar. Nos presentó No te preocupes por mi hace más o menos un mes. Se trataba de un adelanto de su próximo disco del que todavía no tenemos fecha de salida. Lo que sí sabemos es que la gente está con ganas, no hay más que ver cómo está agotando las entradas de sus próximos conciertos.

Este viernes llegará Nuclear, el segundo single de ese trabajo del que ya ha ido compartiendo algún adelanto. Primero lo hizo en formato acústico. Guitarra y voz con Jagger, su perro, como espectador. Parece que vuelve a ser una de esas canciones sello de la casa.

Y entre unas cosas y otras se ha pasado por Nueva York para “preparar unos asuntos para la salida del disco”. Y ya que andaba por la gran manzana se ha traído un regalito, pero no te vengas arriba que no es para nosotros sino para su hermano.

“Mi hermano Juanchito me encargó una acústica: ‘Tráeme algo bueno Brotha’. Llevaba un par de días husmeando por mis tiendas favoritas y hoy di con una joya: Gibson HG-0 de 1933. Antigua guitarra slide hawaiana reconvertida. El maestro Marc Ribot siempre la lleva. Algunas veces nos hemos preguntado qué guitarra sería”, explicaba junto a la foto en la que mostraba su gran hallazgo.

/ @leivaoficial / Instagram

“Tocarla es un viaje. Poderosísimo equilibrio y tono. Mientras la probaba, un tipo elegante con sombrero y pañuelo se acercó y me contó que su amigo Elvis Costello la había comprado en esa tienda después de ver a Marc Ribot en un show con Tom Waits. La de Ribot también salió de esa tienda”, siguió relatando sobre el momento que se nota, por sus palabras, que disfrutó al máximo.

Y es que Leiva es un gran amante de las guitarras y podría dar una conferencia sobre ellas, sobre todo, sobre las clásicas que han sido claves en la historia del rock. La anécdota tenía algún detalle más que añadir: “El tipo amable del sombrero era el guitarrista de Patti Smith”.

Y como esto de embellecer las historias se le da muy bien al madrileño, siguió con su relato: “Vuelvo caminando a mi hotel en West Village con la guitarra en la mano. Hace un frío que corta la cara, pero noto un calorcillo. Eso es así”.

Veremos si la próxima canción que componga Juancho para Sidecars lo hace con ese regalazo que le ha traído su hermano de Nueva York.

TE RECOMIENDO


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?