Kingdom Hearts 3

Vuelve la magia

Kingdom Hearts 3

Mucho ha llovido desde aquel año 2002 en el que a Square-Enix y Disney se les ocurriera unir sus mundos y personajes en un único juego, pero la cosa les salió de maravilla y desde entonces hemos ido recibiendo un montón de entregas para multitud de plataformas.

Sin embargo, los fans esperaban con ansia una entrega principal, que continuara las aventuras de Sora, Goofy y Donald donde Kingdom Hearts 2 lo dejó en la vetusta PlayStation 2 en 2005.

Si, por el camino han salido un buen puñadito de Kingdom Hearts desde entonces, como Chain of Memories, 358/2 Days, Birth by Sleep, etc. Amén de innumerables recopilaciones, que prácticamente te dejan jugar a todo lo que lleve KH en el titulo, en cada generación desde entonces.

Pero nunca es tarde si la dicha es buena, y 17 años después del primero recibimos la tercera entrega. Muchos de los que eran niños por entonces se preguntarán si merece la pena sumergirse otra vez en este mundo, y la respuesta es un rotundo sí.

Kingdom Hearts 3

Al juego le ha costado salir, pero al equipo desarrollador, con Tetsuya Nomura a la cabeza, le ha quedado un trabajo redondo. Kingdom Hearts 3 es un juego muy divertido, y curiosamente en su base no ha cambiado casi nada desde el primero.

Que tampoco había que inventar la rueda ni nada por el estilo, se juega prácticamente igual, moviendo nuestro personaje por entornos 3D, con combates en tiempo real y elementos de juego de rol salpicados.

Vamos subiendo de nivel por experiencia, lo que desbloquea habilidades, que podemos asignar a nuestros personajes en base a lo que cuestan sin pasar de un límite.

Novedades hay, por supuesto, como las transformaciones de la llave espada, únicas para cada una que usemos. Cambiará nuestra forma de atacar, de lanzar hechizos y su ataque final. Esto amplia horizontes, ya no tendremos que fundir el mismo botón para realizar combos, y da variedad a los combates.

Kingdom Hearts 3

Tenemos la opción también de equipar 3 llaves espada diferentes, e ir alternando entre ellas sin tener que abrir el menú, mucho más cómodo así. Y la posibilidad de mejora de las llaves hace que hasta las primera que nos encontremos puedan ser útiles más adelante.

El punto álgido de los combates lo alcanzamos al combatir contra los dejes finales, donde habrá que usar todos los trucos que tengamos, si bien la dificultad no ha sido nunca el punto fuerte de los Kingdom Hearts. Si queréis un reto a la altura subidle la dificultad de inicio y os lo pasareis mejor.

Entre las novedades no podían faltar nuevos mundos que visitar, y por primera vez tenemos mundos de Pixar a nuestro alcance. Entre las novedades que esto permite se encuentran los mundos de San Fransokyo (Big Hero 6), Toy Box (Toy Story), Reino de Corona (Enredados) o Arendelle (Frozen).

Kingdom Hearts 3

Como mundos que vuelven tenemos Olimpo (Hércules), El fin del mundo (Piratas del Caribe) o Los 100 acres (Winnie the Pooh). Pero no son todos los que están.

En algunos de ellos será como si nos introdujeran en medio de la película pertinente, mientras que en otros las trama cambia totalmente. Cada mundo tiene su mecánica jugable exclusiva, como los combates de mechas en el de Toy Story.

El apartado gráfico del juego es sobresaliente. Si bien es cierto que ha pasado mucho tiempo desde el segundo KH, la evolución gráfica es impresionante. Todos los mundos están recreados a la perfección, y prácticamente sin cargas entre zonas.

Todos los personajes con los que nos encontremos también están perfectamente recreados, tanto que casi podríamos confundirnos con estar viendo sus pelis. Y pasar de un estilo a otro queda genial, estar viendo los modelados de Toy Story y luego pasar al estilo tradicional del Monte Olimpo es una pasada.

Mención especial al trabajo realizado en el mundo de Piratas del Caribe, el que más ha evolucionado de los que repiten aparición.

La banda sonora también brilla con luz propia, y tanto las melodías que repiten como las nuevas dotan al juego de una epicidad que no encontramos en muchos títulos del mercado. Sobresaliente.

Poco nos va quedando ya que comentar, pero importante, como es la historia. El argumento se ha ido liando con el paso de los años, tanto juego "spin off", tanto personaje presentado...

Kingdom Hearts 3

Para seguir el juego al 100% hay que haber jugado a prácticamente todo lo ha salido, una tarea propia de Hércules, sin duda. Si sois de los que habéis jugado únicamente a KH1 y KH2 os sentiréis más perdidos que el pato Donald en un garaje.

Y no será culpa vuestra, seguramente todo este entramado estaba preparado así desde un principio, pero tanta historia tangencial a la de Sora y compañía en su lucha contra la Organización XIII ha introducido demasiados elementos a los que estar atento.

Tantos personajes han ido metiendo que otros han tenido que salir, como los personajes de "Final Fantasy", que antaño fueran los transmisores de la historia, y ayudantes ocasionales. Lamentablemente, sólo los moguris quedan a modo de tienda y guardado de partida.

El juego es disfrutable igualmente, pero habrá momentos que no entenderéis del todo. La historia de Sora, Riku y Kairi y otro puñado de tramas abiertas se cierra satisfactoriamente, tanto que parece difícil que las cosas cuadren tan bien, pero Tetsuya Nomura ha hilado muy bien.

Kingdom Hearts 3 es, en definitiva, una digna conclusión a una trilogía que nos hace sentir como niños otra vez, y podemos decir que la espera ha valido la pena. Aunque peinéis algunas canas y penséis que es un juego de niños, no lo es en absoluto, y os recomendamos su compra inmediata.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?