los40-menu-burger
los40-icon-lupa
  • LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • LOS40 Classic
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • Life Style
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • Tarjeta LOS40
  • los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES

    María Herrejón: “Cuando iba al cole, ser friki era un horror, ahora es un orgullo”

    Debuta con una novela llena de amor, superación, relaciones tóxicas…

    María Herrejón: “Cuando iba al cole, ser friki era un horror, ahora es un orgullo”

    @hersimmar / Instagram

    María Herrejón es una de esas chicas que ha encontrado su hueco a través de las redes sociales. Le han abierto las puertas a otros proyectos como la radio o la literatura. Fue colaboradora de LOS40 y ahora acaba de publicar su primera novela. Lo suyo es ir superando retos siempre desde la pasión por lo que hace.

    Álex es una chica que tiene que afrontar la repentina muerte de su hermana Gabi. Se aísla y conoce a un chico misterioso que se pasea por el cementerio y al que todo el mundo considera raro. Es una etapa de descubrimientos: la relación tóxica que tenía su hermana con Diego, la relación sentimental que mantienen las que eran sus dos mejores amigas y las claves para lidiar con todo eso.

    Tras leer la historia de El chico de las mil almas y conocer a María, uno se da cuenta de que ha volcado mucho de sí misma en ella y eso puede que la haga vulnerable pero merece la pena por la felicidad que le ha proporcionado. Javier Ruescas, uno de los nombres clave de la literatura juvenil, la animó a lanzarse y ¡menos mal!

    ¿Qué ha sido lo más difícil?

    Escribir en general. Es dificilísimo. Pensé que iba a ser más sencillo…no sencillo porque escribir un libro es algo muy serio. Pero al leer tanto y escribir cuando me sentía agobiado pensé que iba a ser fácil plasmarlo todo y qué va. Además soy muy exigente.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de HERREJÓN. (@hersimmar) el

    El día que pusiste el punto final…

    Lloré muchísimo.

    ¿De alegría o de pena?

    Un poco de ambas. Estaba en el Rodilla desayunando y acabando porque necesito escribir fuera de mi casa porque allí me distraigo mucho. De repente lo acabé y me quedé ahí y me puse a llorar y pensé ‘la gente va a pensar que soy una loca’. Estaba entre ‘qué fuerte, esto ya se ha acabado, esto con lo que llevo tanto tiempo’. Y al tiempo felicidad, ‘por fin ha llegado el día’ porque escribir es muy difícil y había momentos que pensé que no lo conseguiría, momentos de rendirme.

    ¿Ya has llevado un ejemplar al Rodilla de Chueca donde has escrito el libro?

    No porque me dan 10 ejemplares y lo peor es que ya los he repartido todos y me di cuenta de que me había quedado sin ninguno para mí. Al final me lo voy a tener que comprar. Que me pongan una plaquita: Aquí escribió María su libro durante meses.

    Otro influencer más que prueba con la literatura… ¿te molestan comentarios así?

    Me da un poco de miedo que la gente condicione el comprar el libro o se condicionase a sí mismo a leerlo por el hecho de que lo haya escrito alguien que se dedica a las redes. Me gusta mucho youtube y es como mi hobbie, y a día de hoy trabajo con las redes pero, realmente, el libro no va sobre eso… me parece estupendo y creo que todo el mundo debe hacer lo que quiera y si hay un youtuber que quiere hacer un comic basado en youtube y su experiencia como youtuber, no hay problema, que lo compre su target y ya está…pero a mí este proyecto me gustaría que la gente se animase a leerlo porque creo que es muy bonito, es una historia que a mí realmente me emociona y a la gente que quiero y que se lo ha leído, también. Me gustaría que se quitasen los prejuicios porque los hay, a veces se utiliza de manera despectiva lo de que ‘se dedica a youtube’.

    Algunos dirás que es una novela romántica… pero yo creo que va más de afrontar la vida cuando te encuentras obstáculos, ¿no?

    Sí es verdad que la gente la ha catalogado como novela romántica y no me lo esperaba. Tiene una historia de amor pero para mí es como una historia de amor en global de la protagonista, de volver a enamorarse de sí misma y terminar de construirse, enamorarse de otras personas, volver a enamorarse de lo que sentía hacia su hermana…es un amor muy a otros niveles y me sorprendió. Es más una superación personal y una lucha con la vida porque ella está peleada con la vida.

    "He pasado situaciones complicadas como perder personas que eran importantes para mí, engaños amorosos y decepciones con amigos"

    ¿Tú te has encontrado con muchos obstáculos en tus 27 años de vida?

    Los grados de sufrimiento son muy diferentes. Hay personas para las que les pase algo pequeño es muy grande y viceversa, en eso se basa la vida. Pero en global sí que he pasado por situaciones complicadas en mi vida, de perder personas que eran fundamentales para mí, que se vayan antes de tiempo, como mis abuelos, engaños tanto amorosos como de personas que pensabas que iban a estar ahí toda la vida y no, te das cuenta de que es ley de vida y hay muy pocas personas que llegan para quedarse. Otras están en el tránsito de tu vida por un tiempo, te enseñan cosas buenas, aprender cosas malas, pero ya está.

    La novela gira entorno a la muerte y supongo que has transmitido la idea que tienes tú entorno a este tema. Podemos decir que crees en el más allá.

    No sé si tendría que decir que sí, creo que hay algo más pero no lo sé explicar. Me siento identificada con la cultura mexicana, creo en el día de muertos, reunirse con las personas que ya no están. Recordar y añorar a la gente que has perdido como una manera de mantenerlas vivas. Creo que hay algo de nosotros que permanece, que son las energías, pero que necesitan un poder que es el del recuerdo de la gente que te quiere. De ahí que yo hable con mis abuelos todos los días y les cuento todo. Como ser humano siento que están ahí y me protegen pero es algo subjetivo.

    Tú le dedicas el libro a tus yayos que ya no están, ¿te costó encajar su pérdida tanto como a tu protagonista?

    Yo creo que más. La protagonista del libro es ficción pero hay una parte de realidad pero lo acaba superando porque se reconcilia con la vida antes que yo. Cuando perdí a mi abuelo es como si hubieran arrancado una parte de mí. Estaba apática, no quería hablar con nadie, no entendía…es verdad que mis abuelos tuvieron dos enfermedades muy difíciles contra las que luchar, pasaron por el cáncer y es algo que te esperas. Alex se encuentra con una situación súbita de que un día sí, y un día de repente, no, y de ahí nace su frustración, no lo entiende. Yo veía que se iba acercando pero aun así fue durísimo.

    Te cuesta hablar de tus yayos…

    He aprendido un poco a gestionarlo pero…ha pasado mucho tiempo, muchos años, yo era una adolescente…pero da igual. Mi abuelo fue todo para mí. No vivía con ellos pero a la vez sí. Mis padres se divorciaron muy jóvenes y yo me crie mucho con mis abuelos. Mi abuelo era como mi padre, me ha ensañado muchas cosas. Gran parte de lo que soy es mi madre y mi abuelo y mi madre es muy como mi abuelo también. Me trataba como a su hija, era muy estricto. Mi abuelo luchó más pero mi abuela se rindió más porque estaba muy malita y había perdido a mi abuelo, pero él luchó hasta el final.

    A Álex la ayuda Leo, ¿a ti qué te ayudó?

    A mí me ayudó el calor de mi familia y el amor que gracias a Dios mi abuelo había inculcado en la unidad de familia. Somos una familia muy unida, estamos todo el rato, juntos. Cuando voy a Valencias se reúnen todos para comer, no sólo en fechas señaladas, es siempre. Gran parte fue gracias a ellos y la manera que tuvieron de quererse ellos y enseñarnos a los demás.

    En cambio en tu novela separas a la protagonista de su madre, aunque luego se produce un bonito reencuentro.

    Me pasó un poquito. Nada más ocurrió yo estaba que no podía hablar, no quería estar ahí, en ningún sitio. Ni siquiera era que me pasase el día llorando. Era tanta frustración y dolor dentro que me costaba sacarlo y tuve momentos en los que me aislé pero luego vas bajando las barreras y aunque yo las tenía muy altas, mi familia me ayudó a derribarlas. Pero fue muy difícil.

    Al final, la novela es un ejemplo de superación en muchos aspectos. Tu protagonista también tiene que asumir que no es menos que su hermana, ¿eso es muy tuyo no? El sentirte menos.

    No para con respecto a mis hermanos que son pequeños y maravillosos, sino para conmigo misma y lo que yo pensaba de mí respecto a la sociedad. No ser suficiente y ahora mismo, a mis 27 años, estar en un proceso de enamorarme de mí misma. Me queda mucho trabajo. La protagonista de mi libro lo ha podido hacer y me la he puesto como ejemplo, si ella ha podido, yo también.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de HERREJÓN. (@hersimmar) el

    Guiño LGTBi, parece una constante en la literatura juvenil de nuestros tiempos.

    Es algo que forma parte de mi vida, gracias a Dios tengo en mi vida que pertenece a esa comunidad y me ha enseñado muchísimo y cosas que yo tenía normalizadas en mi cabeza, enseñarme que esos comentarios o forma de pensar está anticuada aunque no nos damos cuenta porque crecemos con eso. He tenido la oportunidad de vivir cerca de personas con una mente maravillosamente abierta y maravillosamente tolerante y te enseña mucho estar cerca de gente que tiene que pasarlo tan malo todo el rato solo por ser lo que quiere ser. Quería plasmar que de una amistad puede surgir algo precioso y que lo único que debería prevalecer es el amor que es el motor que mueva el mundo, no quién ama a quién, si no que esas personas sean capaces de amar que eso es lo más bonito del mundo, qué más da a quién ames si lo importante es que hayas amado en tu vida.

    Luego está la facilidad que tenemos de catalogar como raro al que no entendemos y hablo de Leo. Eso es muy común, ¿no?

    Sí, sí, sí, sí…también te digo, a día de hoy es como que está más estandarizado. Cuando yo era pequeña, iba al colegio y era adolescente, ser friki era un horror, era una palabra despectiva y ahora se utiliza como con orgullo. No es cuestión de ‘es que soy muy diferente’. Sí se supone que eres muy distinto a lo que se supone que deberías estar haciendo a tu edad. Yo soy una persona que no bebe, no le gusta salir de fiesta, no fumo…cosas que se supone que van con la juventud pero nunca he sido así. Soy diferente para mi edad pero habrá mucha gente como yo. Que los otros sean la mayoría sí nos convierte en distintos pero no raros. He luchado mucho con ser la diferente pero te das cuenta de que tienes que ser lo que quieras ser. Leo quería que fuera como esa típica persona que rechazas de principio porque tu cabeza no lo entiende pero hay mucha gente que sigue una norma y están más vacíos ni tienen empatía con los demás y él es todo eso, intenta ayudar a los demás de la única manera que sabe. Dos aislados que se encuentran, eso siempre es muy bonito.

    Contextualizas la historia en un pueblo, ¿por algo en concreto?

    Es verano, tranquilidad, paz…mis abuelos vivían en pueblo y un chalecito que era de ellos mi madre y yo lo cuidamos como oro en paño y creo que es un lugar donde sanar. En las ciudades, como hay una vorágine de cosas, siempre estás ocupado y no le das tiempo a estar triste y es una emoción importantísimo. Hay que darse el lujo de estar triste y en un lugar tan tranquilo te permite estarlo y estar en paz contigo mismo. Adoro los pueblos, yo y mi pareja hacemos mucho senderismo por los pueblos. Yo me jubile en un pueblo, eso lo tengo clarísimo.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de HERREJÓN. (@hersimmar) el

    Entre la variedad temática encontramos también el de las relaciones tóxicas, ¿las conoces en primera persona?

    Sí, no como Diego, era otro tipo de relación tóxica pero lo plasmé así porque hay variedad en las relaciones tóxicas, ninguna es buena pero creo que hay algunas que pueden hacer más daño que otras. Yo lo viví en cierto punto pero no hasta esos extremos, las relaciones tóxicas de dependencia y de anular a la otra persona y hacer que crea que depende de ti es horrible y es muy difícil salir de eso porque aunque dentro lo sabemos es complicado porque no nos queremos dar cuenta. Todo cambia cuando un día tienes un clic y todo cambia.

    ¿A ti cómo te afectó mucho?

    Me hizo derrumbarme como persona, me volví completamente diferente. Soy una persona con mucho carácter y unos ovarios muy gordos y las ideas muy claras hasta que un día me di cuenta de que dependía del estado de ánimo o de cómo la otra persona me tratara para como yo me sentía. Me marché echando pestes y estuve un año en terapia para volver a construirme a mí misma y volver a tener una visión más centrada y positiva de mí y lo conseguí y ahora estoy feliz en la vida.

    Gabi lo ocultó todo, ¿esto es una llamada de atención para compartir esos momentos?

    Gabi era una persona, y en eso también me identifico mucho con ella, de muy ‘necesito solventar las cosas por mí’. Por eso a día de hoy animo a la gente a pedir ayuda porque cuando yo era pequeña y sufrí mucho bullying en el cole es verdad que necesitaba manejar la situación por mí sola. Ella tenía la fortaleza, y era una tía que en cuanto vio esas cosas se quiso largar, pero aunque pienses que eres fuerte y puedes con todo es tan importante rodearte de gente que te quiere…el respaldo y el amor que te dan para coger seguridad…para mí es importante que se plasme que es brutal y necesario que la gente se apoye en la gente que le quiere.

    La música nos une a la gente. Álex escucha Estopa y recuerda a su hermana… ¿qué canción te recuerda a tus yayos?

    Yo me acuerdo de mi abuela cantando sus coplicas, me encantaba escucharla cantar. A mi abuelo le asocio más a las series. ‘Que empieza la serie de Churris murris’, decían, que era la de Ranger Walker con Chuck Norris, y yo me sentaba con ellos a verla. A mi abuelo le encantaba un programa de música que presentaba María Abradelos, si no me equivoco, y que participaba Noelia Zanón y mi abuelo amaba el programa.

    ¿Y quién es Estopa?

    Mi madre. Yo empecé a escuchar Estopa con 6 años y mi sueño es conocerles porque el día que lo haga me dará un infarto porque simbolizan la unión con mi madre. Mi madre y yo escuchábamos Queen, Estopa, cantábamos Sergio Dalma a grito pelao en el coche. Mi madre es melómana y me ha enseñado todo lo que sé de música.

    ¿Qué música le pondrías a tu novela?

    Hay momentos muy Ludovico Enaudi, Leo es mucho esa música que se te mete hasta los huesos. Puede que estés haciendo otras cosas pero está ahí y la sientes. Alex es muy yo, muy ecléctica. Hay momentos en los que está dándolo todo cuando está feliz y escucha Estopa y hay otros momentos en los que escucha música más heavy, yo soy muy metalera, escucha muchas cosas. Cuando está con furia, pone un disco de Iron Maiden. Y luego está el punto feria y se pone Camela. Yo soy muy de antes y todo me recuerda a Nino Bravo.

    Ahora llegan las firmas de discos, ¿asusta enfrentarte a la opinión directa de tus lectores?

    Sí, estoy muerta de miedo. En la firma no porque viene gente que quiere verte pero estoy aterrorizada porque cuando lo terminé me di cuenta de que puse tanto de mí en el libro, lo que yo siento dentro que es como que ‘como la gente diga cosas malas me voy a enfadar’. Pero luego soy objetiva y entiendo que no le voy a gustar a todo el mundo.

    ¿Algún día llegará el disco?

    A veces subo cosas cantando y a la gente le gusta mucho pero yo sé que ‘os gusta porque me queréis’. Me gusta como canto y creo que afino muy bien, tengo oído musical porque me he criado con la música pero no sé si tengo una voz comercial. Creo que tengo una voz que le gustaría a un target muy reducido y sería muy cantautora (si tocara guitarra que no sé)…

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de HERREJÓN. (@hersimmar) el

    ¿Te ves componiendo una canción?

    No lo sé, puede. A veces escribo cosas y digo ‘si lo midiese correctamente, podría incluso ser una canción por el sentimiento y tal’. No me he puesto pero todo es intentarlo, no me cierro puertas. Bruno Mars empezó componiendo para otros y mírale ahora.

    ¿Y si tuvieras que recomendar un libro aparte del tuyo?

    El sanador de caballos de Gonzalo Giner, para mí es el libro perfecto. Igual que Bohemian Rhapsody es la canción favorita porque engloba todo lo que musicalmente está bien, para mí, El sanador de caballos es eso. Hay amor, historia, drama, acción…es una gozada.

    ¿Tu objetivo con tu novela es que todos acabemos llorando?

    Sí.

    TE RECOMIENDO


    icono_desplegar_comentarios_2

    Comentarios

    icono_desplegar_comentarios_2
    LOS40

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?