los40-menu-burger
los40-icon-lupa
  • LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • LOS40 Classic
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • Life Style
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • FOTOGALERÍAS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • Tarjeta LOS40
  • los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES

    La contaminación del streaming supera a la de los CDs

    Analizamos el debate que gira en torno a este nuevo consumo de la música

    La contaminación del streaming supera a la de los CDs

    Discos de vinilo / Spencer Platt (Getty Images)

    Con la aparición de las nuevas tecnologías, la industria de la música ha experimentado grandes cambios. Ahora cualquier canción puede ser reproducida por cualquier usuario en cualquier punto de la Tierra, y eso es una idea que hasta hace unos años era inconcebible. Este es el llamado streaming, que, en nuestro caso, consiste en distribuir digitalmente las canciones a través de una red. De este modo, el usuario disfruta de ellas a la carta, para escucharla en cualquier momento y en cualquier lugar a la vez que se descargan.

    / Roberto Machado Noa (Getty Images)

    Según un estudio de We Are Social y Hootsuite, el número de usuarios que se conectan a Internet al año ha aumentado en un 9,1%, traduciéndose en un crecimiento de más de un millón de internautas al día. Es, por tanto, un hecho el confirmar que Internet domina en nuestra sociedad.

    Sin embargo, existen otras cuestiones de elevada inconsciencia en nuestra actualidad: la contaminación de la Red. Así es. Internet también emite una serie de componentes que dañan nuestra capa de ozono. Tal y como explica el estudio Clickling Clean: How Companies are Creating the Green Internet de Greenpeace, "los servidores que almacenan la información de Internet están impulsados por electricidad, que a su vez está producida por combustibles fósiles contaminantes como el gas natural y el carbón". El portal Compromiso RSE añade que "esto supone que las empresas de tecnología emitan el 2% de las emisiones globales de carbono, lo equivalente a lo que contamina el sector de la aviación".

    Por esta razón, Matt Brennan y Kyle Devine de la Universidad de Glasgow han llevado a cabo un estudio sobre esta problemática. Para ello, se han trasladado a Estados Unidos para comprobar la producción, así como el consumo, de la música grabada desde sus inicios en dicho país.

    Para tomar en cuenta el impacto medioambiental de este procedimiento, tal y como explica Xataka, tienen en cuenta las copias de cada formato que se produjeron en su mejor año -desde el fonógrafo hasta los actuales- y su contaminación. Asimismo, se calcula el plástico generado y los gases de efecto invernadero.

    ¿Qué nos encontramos?

    En el año 1977, Estados Unidos vendió 344 millones de vinilos, suponiendo un "coste medioambiental de 58.000 toneladas de plástico y 140.000 de emisiones de gases contaminantes", explica Xataka. Pero llegamos al 2000 y la aparición del CD supuso 61.000 toneladas de plástico y 157.000 de gases.

    Ahora, con las nuevas tecnologías, el streaming ha generado tan solo 8.000 toneladas de plástico anualmente, pero entre 200.000 y 350.000 toneladas de gases de efecto invernadero. El problema no está resuelto. Aunque el consumo de plástico protagoniza una importante bajada, es relevante el aumento sin límites de la contaminación de CO2.

    / Future Publishing (Getty Images)

    El streaming, ¿el villano?

    Según Statista, se estima que el consumo de la música en streaming aumente hasta los 1.234.000.000 de usuarios en 2023, siendo Estados Unidos el país que más dinero destine a este mercado.

    Y es que esta nueva metodología de escuchar música ha cambiado la forma de vida de los usuarios. El hecho que te permite escucharla en cualquier lugar y en cualquier momento ha aumentado considerablemente su consumo. Antes dependías de un aparato analógico para reproducir las canciones. Ahora, con tu teléfono móvil u ordenador portátil, puedes llevarla a dónde quieras.

    Darle al play mientras cocinas, haces la colada o limpias la casa es una nueva forma de consumir música, pero, al fin y al cabo, de consumirla. Esta es la llamada escucha pasiva, que incrementa aún más este consumo.

    Sin embargo, esta idea que parece tan atractiva para los usuarios, no lo es para los profesionales que se dedican al sector. No es nuevo saber que artistas como Taylor Swift se han negado a publicar sus canciones en Spotify o Apple Music debido al injusto reparto de beneficios a los autores por cada escucha. No obstante, estas plataformas hoy en día continúan asegurando que destinan un alto porcentaje económico a este cometido.

    Taylor Swift / Matt Winkelmeyer (Getty Images)

    Y es que, en relación a este problema, surge el relacionado con la cantidad monetaria que estarían dispuestos a pagar los usuarios. Están acostumbrados a pagar cada vez menos por estos servicios, por lo que, en un futuro, lo harán aún más sin tener en cuenta el derecho a una remuneración de los artistas.

    En conclusión

    Es irónico pensar que la música es el factor protagonista de este análisis pero que son los elementos que la rodean los que sufren los cambios y generan debate.

    La discusión reside en si se debería volver al sistema de escucha original de los CDs, con los que la contaminación de plástico era elevada pero la de CO2 no se comparaba a la que se registra hoy en día tras el consumo del streaming. De llevar a cabo esta decisión, debería intentar cambiarse la mentalidad de todo un planeta.

    Pero en este estudio reside otro debate: ¿Deberían las compañías aumentar los precios de los servicios para que los artistas reciban una mejor compensación monetaria? ¿Tú lo harías?


    icono_desplegar_comentarios_2

    Comentarios

    icono_desplegar_comentarios_2
    LOS40

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?