los40-menu-burger
los40-icon-lupa
  • LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • LOS40 Classic
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • Life Style
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • Tarjeta LOS40
  • los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES

    Cuando Gabinete Caligari nos descubrió el placer del 'calor del amor en un bar'

    Hace 33 años, el grupo de Jaime Urrutia se convertía en número 1 de LOS40 con esta defensa a los bares castizos de toda la vida

    Cuando Gabinete Caligari nos descubrió el placer del 'calor del amor en un bar'

    El primer número 1 de Gabinete Caligari en LOS40 fue todo un homenaje a los bares castizos de toda la vida, "los de tomar cañas, aperitivo y carajillos, con el suelo lleno de servilletas sucias y cáscaras de gambas". Pero sobre todo, Al calor del amor en un bar es un himno popular que todo el mundo puede cantar de principio a fin y que sigue igual de vivo que cuando nació en 1986.

    Con Al calor del amor en un barGabinete Caligari se estrenó en el nº 1 de la lista de LOS40. El tema formaba parte de su tercer álbum de estudio. El 5 de abril de 1986, empezó su andadura en la lista de LOS40 en el puesto número 14. Tres semanas después, el 26 de abril, ya era nº 1. El famoso single de Gabinete permaneció 10 semanas consecutivas entre LOS40. A lo largo de los siguientes años (entre 1986 y 1990), el grupo madrileño volvió a ocupar el primer puesto de la lista en otras cuatro ocasiones más: con La sangre de tu tristeza, Camino Soria, Suite nupcial y Solo se vive una vez.

    Caligari volvió al 'rock torero' y castizo en su tercer álbum Al calor del amor en un bar (1986). Fue el disco de su consagración comercial, el que les hizo famosos. La canción que (casi) le daba título, El calor del amor en un bar fue la que propició el gran salto de la banda.

    El grupo, que tomó prestado su nombre de la película de terror alemana 'El gabinete del Doctor Caligari', se había formado en 1981. Hasta su disolución, en 1999, estuvo integrado por Jaime Urrutia (voz y guitarra), Fernando 'Ferni' Presas (bajo) y Eduardo 'Edi' Clavo (batería).

    Al calor del amor en un bar fue el disco que motivó que Gabinete Caligari se dedicara a la música de forma definitiva. Anteriormente tenían dudas: "Éramos un grupo de amigos que queríamos pasarlo bien (...) nunca pensamos que íbamos a dedicarnos a la música (...) Pero con "Al calor..." ya teníamos claro que viviríamos de ello".

    Gabinete Caligari - 'Al calor del amor en un bar' (Directo)

    Un estilo muy particular: el rock torero

    La génesis de este tema la relataba Urrutia en una entrevista: "En 1985 durante la gira de 'Cuatro rosas' fuimos a Canarias y aproveché para comprarme un secuenciador marca Korg que había visto que utilizaban nuestros amigos de Derribos Arias. Básicamente es una máquina que trae ritmos programados y secuencias de bajo y teclados que ayuda bastante para componer canciones. Entre otros, contenía un ritmo como de marcha militar que se llamaba “march”, al cual apliqué en 'Mi menor' una melodía que me recordaba a algunas canciones y a la forma de cantar de Jim Morrison y los Doors, aunque después no se pareciera en nada".

    Al calor del amor en un bar nació "como homenaje a las tabernas en las que te pasas la vida charlando a los 20 años, con una caña y un paquete de tabaco que te duran tres horas porque no hay para más". Así lo explicaba Jaime Urrutia, compositor de la música y co-autor de la letra.

    La canción nos introduce en esos bares españoles que forman parte de la cultura y sociedad españolas: "los de toda la vida, los de tomar cañas, aperitivo y carajillos, con el suelo lleno de servilletas sucias y cáscaras de gambas, con camareros dicharacheros y mucho ruido, y con mesas y una televisión al fondo donde siempre hay un partido de fútbol. De esos bares habla la letra de la canción" dice Urrutia la entrevista. El mismo cantante reconoció que "El calor de un amor en un bar o Qué barbaridad son las canciones que más me ha costado componer".

    Jaime Urrutia, el cantante de 'Gabinete Caligari', en el concierto del 40º aniversario de LOS40 en el estadio Vicente Calderón, en 2006. / Gianni Ferrari/Cover/Getty Images

    A ritmo de pasodoble y de temática costumbrista, dio continuidad al estilo del que Gabinete Caligari había sido precursor con orgullo: el 'rock torero'. Nació con su primer LP Que Dios reparta suerte (1983) y la canción Sangre española que dedicaron a Juan Belmonte. El calificativo mostraba la evidencia de que su propuesta musical era completamente innovadora: "me gustaba la etiqueta, sobre todo porque nos desmarcaba totalmente de todos los demás grupos del momento", afirma Urrutia. "El dedicar una canción a los bares castizos prolongó, sin duda, la historia y parafernalia torera y costumbrista".

    A punto de ir a Eurovisión

    En varias ocasiones, Jaime Urrutia ha explicado que Al calor del amor en un bar estuvo pre-seleccionada para representar a España en Eurovisión en 1986: "Nos llamaron de TVE. Tenían que elegir representante para Eurovisión, y ese año querían llevar a un grupo diferente, como representando a la movida...". Al final eligieron a Cadillac con el tema Valentino. "Hemos pensado muchas veces qué hubiera sido de nuestra carrera si nos hubieran llevado a Eurovisión. Supongo que habría sido muy distinta. Seguramente habría sido contraproducente, aunque vete a saber".

    Sin embargo, Gabinete Caligari apunta que este no fue un disco logrado: "…en el grupo le tenemos cierta manía, porque a nivel de sonido no nos gustó nada. Dimos un paso atrás. Es cierto que el LP tuvo mucha repercusión, que nos hizo famosos, pero salvo “Al calor del amor” y un par de canciones más, como “Malditos refranes”, no había temas tan inspirados. Le falta unidad. Fue un disco de paso, que nos lanzó definitivamente al público de las radios de masas, pero como álbum no nos gustó mucho".

    Al calor del amor en un bar se convirtió en un himno popular que dejó huella en el inconsciente colectivo y aquello de "bares, que lugares tan gratos para conversar” llegó a ser casi un lema de nuestra cultura castiza: "Sabíamos que la canción era descaradamente comercial y que podía llegar a tener mucho tirón a poco que se promocionara y sonara en las radios, que ya en aquella época se habían puesto de nuestro lado. Música y letra tenían gancho y lo demás vino por sí solo".


    icono_desplegar_comentarios_2

    Comentarios

    icono_desplegar_comentarios_2

    TE RECOMIENDO

    VER MÁS
    LOS40

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?