los40-menu-burger
los40-icon-lupa
  • LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • LOS40 Classic
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • Life Style
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • FOTOGALERÍAS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • Tarjeta LOS40
  • los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES

    Lo que no se vio del ‘beef’ de Kanye West a Taylor Swift en directo: confusión y manos a la cabeza

    Los organizadores de la gala de premios comparten todo lo que ellos recuerdan tras las cámaras

    Lo que no se vio del ‘beef’ de Kanye West a Taylor Swift en directo: confusión y manos a la cabeza

    Kanye West robando el micrófono a Taylor Swift sobre el escenario durante los MTV Video Music Awards 2009 / Kevin Mazur (Getty Images)

    Parece que fue ayer cuando medio planeta Tierra se frotaba los ojos ante uno de los momentos más icónicos de la historia del entretenimiento y la música. Pero no, el próximo 13 de septiembre se cumplirán 10 años desde que un decidido Kanye West decidió regalar a su entonces inocente archienemiga Taylor Swift una de sus experiencias más incómodas... en directo.

    Todo sucedió durante los MTV Video Music Awards 2009. Swift compartía nominación con Beyoncé en la categoría de Mejor Vídeo Femenino, por lo que se convirtió en una de las entregas más esperadas de la noche. You Belong With Me de nuestra protagonista acabó recibiendo la estatuilla, aunque esta figura no fue la única que se quedó de piedra aquella noche.

    El rapero interrumpió el discurso de Swift, agarró su micrófono y regaló unas palabras que la joven artista de country tuvo que asimilar durante varios años. "Tú, Taylor, estoy muy feliz por ti, te dejaré terminar, pero Beyoncé tiene uno de los mejores vídeos de toda la historia (Single Ladies - Put a Ring On It). ¡Uno de los mejores vídeos de toda la historia!", gritó Kanye ante las cámaras. La expresión de Taylor fue similar a la que un alumno que atiende a la riña de su profesor delante de todos sus compañeros.

    Eso es lo que vimos, pero todos sabemos que lo que se vive en la industria del entretenimiento, sobre todo, de la televisión, tiene otra cara. ¿Cómo se enfrentaron a este momento todos aquellos que se escondían tras las cámaras? ¿Cuáles fueron sus primeras impresiones? Billboard ha contactado con todos aquellos encargados de dar vida a esta entrega de premios aquel año. Desde la supuesta ebriedad de West sobre la alfombra roja hasta la histeria del backstage. Esto es todo lo que se vivió durante el beef de Kanye West a Taylor Swift detrás de las cámaras:

    La previa

    La noche no comenzó del todo bien para el rapero. Todos los allí presentes recuerdan su llegada con una botella de Hennessy en sus manos, la famosa marca de coñac. "Yo estaba como '¿Estás bien?' porque lo conocía muy bien y parecía fuera de sí estar en la alfombra así", recuerda la exvicepresidenta de relaciones con artistas Whitney-Gayle Benta. "Creo que él estaba, no quiero decir incontrolable, pero invencible. Recuerdo que pensé que aquello no iba a terminar bien", continúa.

    "Estaba paseando por allí y hablé con Pete Wentz (Fall Out Boy) y me dijo 'Tío, Kanye está muy borracho. Ha venido y me ha dado su botella de Hennessy y me ha hecho darle un buen trago. Está fatal'", dicta James Montgomery, excorresponsal senior de MTV News.

    Kanye West y su botella de Hennessy paseando junto a Amber Rose por Radio City, lugar donde se celebraron los MTV Video Music Awards 2009 / Christopher Polk (Getty Images)

    Momentos posteriores, Kanye finalmente tomó asiento en primera fila. Una posición que no le otorgaron por casualidad. "El sitio de Kanye estaba algunas filas atrás, como en la octava. Yo lancé una broma como 'Jesús, ¿quién ha decidido poner a Kanye tan atrás? ¿Con quién se ha enfadado en MTV? No va a estar muy contento. A alguien le van a despedir'. Y durante la mañana de los VMAs, los producotres se dieron cuenta de que no tenían suficientes hombres delante para algunos planes", recuerda el productor de MTV News Jim Cantiello.

    La locura

    "Wow, wow, wow, ¿qué está pasando", "¡M*erda! Es esa botella de Hennessy", "¡Ha subido un fan! ¡Sacadlo de ahí" fueron algunas de las reacciones inmediatas que se vivieron tras las cámaras.

    "Recuerdo que el camión estaba en shock y yo no paraba de pensar en el momento en que le dijese algún cumplido. Pero no ocurrió. Como el público, nosotros estábamos reaccionando en ese mismo momento. [...] Nadie podía creer lo que estaban viendo", añade Ignjatovic, productor ejecutivo de los VMAs.

    Era de esperar que el nerviosismo acabaría adueñándose de todos y cada uno de los integrantes del equipo de su organización. No obstante, también hubo espacio para aquellos que vivieron aquella experiencia como una gratuita campaña de marketing. "¡Esto es oro para la televisión!", pensó Hamilton, director de los VMAs 2009.

    Pero la tensión que se respiraba era tal que no tuvieron demasiada capacidad de reacción. "Todo fue tan rápido que en ese momento estábamos intentando resolverlo, pero no pasó. Normalmente tienes contingencias cuando alguien no aparece o cuando hay algún error técnico. Puedes tirar de cinta, de presentador o de centro de operaciones. Pero esto era algo diferente porque había dos artistas sobre el escenario", añade Ignjatovic.

    El momento protagonista de la noche / Christopher Polk (Getty Images)

    Y pasó

    Vale, Kanye West se acababa de subir al escenario para decir en pleno directo que Taylor Swift no merecía ganar ese premio, sino Beyoncé. Y lo hizo ante Taylor Swift... y Beyoncé. El rostro de su amiga, por supuesto, reflejaba un claro cartel de "tierra, trágame".

    "¿Hemos dejado que esto ocurra?", pensó Cantiello. "Le hemos dado a Kanye un asiento en primera fila, sabemos que él salta en los premios. El pensamiento se me cruzó por la mente: 'Oh, ¿es esto algo como lo de Bruno/Eminem otra vez?'. Entonces vi la reacción de Taylor y la de Beyoncé, y la incredulidad de la gente y pensé 'No, no, MTV nunca haría algo así porque esto hiere potencialmente las relaciones entre tres de los mayores artistas de 2009 ahora mismo'".

    Ahora las grandes preguntas era: "¿Qué hacemos con Kanye?" y "¿Cómo nos aseguramos de que Taylor está bien?".

    "Fuimos a publicidad y le dije a Dave Sirulnick, 'Dave, necesito que saques a Kanye del edificio y quiero que vayas a ver a Taylor, a su madre y a su manager'", señala Van Toffler, expresidente de Viacom Media Networks Music & Logo Group.

    Tanto Swift como su madre lloraban, añade Toffler, por lo que sintió una profunda necesidad de disculparse por todo lo sucedido, aunque no cayó en sus manos. "Lo sentimos. No lo sabíamos. Sé que actúas después y déjame pensar una manera en que podemos hacerlo bien para ti. Estamos hablando con él ahora mismo y lo siento mucho que esto arruinase tu momento", le dijo a la artista. Entre el caos, Kanye se sorprendió de que la organización le invitase a abandonar aquel lugar.

    Finalmente, una decidida Taylor se subió al escenario y regaló a todo un planeta una de las actuaciones más señaladas de su carrera. "Lo hizo con verdadera dignidad y profesionalidad. Después del shock y la tristeza, convirtió esa energía en determinación", explica Hamilton.

    Caos, histeria, lágrimas, la peineta de P!nk a Kanye, la incómoda reacción de Beyoncé y la resurrección de Swift marcaron aquella noche como una de las más memorables de la historia de la televisión y la música.

    Ya lo dicen nuestras madres, "todo pasa por algo"... ¿O no?

     

     


    icono_desplegar_comentarios_2

    Comentarios

    icono_desplegar_comentarios_2
    LOS40

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?