‘Farmacéutico enfurecido’ recibe una propuesta de lo más surrealista

Pronto publicará su libro

Las locas historias de Guille, un "farmacéutico enfurecido" / Luis M. Ortiz

En Anda Ya hemos querido compartir con vosotros un mensaje que nos ha llegado y con el que os sentiréis identificados, decía así: “Trabajo en una panadería y aquí me han llegado a pedir de todo, potitos, pañales, pilas o tabaco. Pero no solo eso, me dicen que les tengo que hacer una rebaja porque mis compañeros se la hicieron, cosa que es mentira”.

Como todos sabemos, y demostrado queda, trabajar cara al público es una lotería y si no, que se lo digan a nuestros oyentes. Entre ellos hemos tenido a todo un experto en la materia. Guille, de Salamanca, trabaja en una farmacia, y la verdad es que se lo pasa a lo grande con hipocondriacos y aprensivos varios.

Después de conocerlo a través de sus redes sociales, donde relata con mucho humor su día a día en la farmacia hemos querido que nos cuente en directo esas situaciones que nunca olvidará, y la verdad es que nos hemos echado unas buenas risas entre colirios confundidos con alcohol etílico o medicamentos. ¡Pincha en el vídeo y alucina con todo lo que ha pasado!

Además, y para los menos pacientes, hemos recopilado algunos consejillos para aquellos que tienen que estar atendiendo de cara al público lo puedan hacer un poco mejor y al menos, logren una sonrisa en la cara del cliente.

Lo principal es escuchar al cliente, como es normal. Sabemos que pueden ser muy intensos hablándonos hasta de sus mascotas o primos segundos, pero cuando acuden hasta nosotros, en este mundo en el que todo gira a una velocidad demasiado rápida, debemos dejarles que nos cuenten qué es lo que quieren y cómo lo quieren, en fin, tenemos que dejarles expresarse y que se sientan escuchados.

Debemos tener claro que, si cualquier situación la tomamos con humor, saldremos de ella menos afectados, nuestros clientes estarán más felices e incluso si nos ponemos tendremos mayor clientela. Gracias a las risas sale todo el mundo ganando.

Y, por último, tienes que querer y conocer como si de un hijo se tratara lo que vendes, ya sabemos que son objetos, cosas materiales o que igual no te interesa como consumidor, pero si tratas con amor y con cariño ese entorno en el que trabajas, tus clientes también lo harán.

Recuerda, para no perderte el día a día del programa y los contenidos exclusivos de Anda Ya, puedes seguirnos a través de nuestras redes sociales: Instagram, Facebook y Twitter.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?