los40-menu-burger
los40-icon-lupa
  • LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • LOS40 Classic
  • LOS40 Dance
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • Life Style
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • FOTOGALERÍAS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • Tarjeta LOS40
  • los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES

    Beatriz Luengo: “No podemos ir a un machismo de hace 50 años cuando nos regaban con la manguera y teníamos que decir 'sí cariño, lo que tú digas'”

    Presenta libro feminista

    Beatriz Luengo: “No podemos ir a un machismo de hace 50 años cuando nos regaban con la manguera y teníamos que decir 'sí cariño, lo que tú digas'”

    Eduardo Parra/Getty Images

    El despertar de las musas. Así se llama el debut literario de Beatriz Luengo que ha pasado año y medio buscando historias de mujeres que fueron relevantes por su aportación a la humanidad pero que no fueron reconocidas. La hermana de Mozart, la mujer de Amancio Ortega, la de Albert Einstein...todas quedaron relegadas al olvido y sin presencia en la historia de la humanidad pese a haber compuesto obras maestras, haber creado un imperio textil o haber colaborado en la formulación de la teoría de la relatividad.

    Beatriz recrea cómo podría haber sido la historia de estas mujeres que fueron unas adelantadas a su época y que le han inspirado reflexiones, a veces obvias pero siempre necesarias, sobre el papel de la mujer a lo largo de la historia. Y lo hace con una cercanía, una honestidad y una originalidad que consiguen enganchar al lector que no sólo disfruta con las historias sino también con el formato con ilustraciones que hacen de la edición un regalo para la vista gracias al trabajo de la misma joven que creó el arte de su último disco, Cuerpo y alma.

    De feminismo, de mujeres que todos deberían conocer, de los prejuicios que sintió con Un paso adelante, de sus sesiones de composición con otros artistas urbanos, del reguetón, las princesas Disney o su polémica con el acento de su entrevista para Billboard, hemos hablado con esta mujer que disfruta presentando sus proyectos, esos en los que siempre deja una parte de su alma.

    Bueno, hoy vamos a hablar de feminismo, ¿no?

    Yo estoy quedándome alucinada porque cuando saben que vamos a hablar de feminismo les asusta por los espectadores, porque no le vas a hablar a un público amplio, sólo le vas a hablar a un colectivo al que le afecta. Tengo la sensación de que hay mucha falta de información, en primer lugar porque feminismo es igualdad que debería estar a la orden del día porque es un derecho para todos y un derecho que todo el mundo debería estar a favor de eso. Mi chico es de raza negra y yo no necesito ser negra para entender, en Estados Unidos, que los negros y los blancos tienen que tener las mismas oportunidades como seres humanos. El feminismo, al final, hay que lucharlo porque el que no es mujer, tiene una madre, tiene una hija, tiene una pareja...y al final, la brecha salarial...que las mujeres cobremos menos, afecta al hogar, nos afecta a todos.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de Beatriz Luengo (@beatrizluengo) el

    Ahora como que nos damos más cuenta...

    Sí, ahora hemos perdido el miedo a decir lo que está pasando y alzar la voz y decir cómo nos sentimos, desde un ámbito muy grande. La cosa del feminismo es que, durante tanto tiempo, nos ha dado tanto miedo decir esa palabra que ahora es como que la decimos y se abre un abanico de un montón de generaciones, muchos tipos de feminismo de detalles pequeños a problemas tan importantes como es la mutilación genital, por ejemplo, que me parece una de las cosas más graves dentro de machismo a nivel mundial.

    Todavía mucha gente asocia feminismo a radicalidad...

    Sí, nos acaba de pasar hace dos días con un programa de televisión que me he quedado alucinada, no nos han querido llevar porque el feminismo era radical y han pensado que no era interesante para un público abierto, como si hablar de esto fuera sólo para un público femenino.

    ¿En España?

    España, te lo juro, muy fuerte. En mi primera entrevista con el libro, acababa de llegar, estaba como medio preocupada porque tenía tanta información que era como que tenía que hacer una sinopsis de qué era lo más importante que yo quería contar del libro y nada más llegar a la primera entrevista me preguntan, ¿crees que el feminismo es necesario? Fue como 'ostras'. El periodista fue muy amable, me pidió disculpas después porque realmente es una tontería que me pregunte si tiene sentido, claro que tiene sentido, cómo no lo va a tener...150 millones de mujeres mutiladas. En los próximos 10 años, 30 millones de niñas... 11 millones de niñas son obligadas a casarse, menores de edad y obligadas a parir sin que nadie les pregunte...

    Has convertido a musas en genias, ¿advertencia para las generaciones venideras?

    Yo creo que ya eran genias. Yo le quiero dar la vuelta a la palabra porque musa ha sido una palabra traicionera para nosotras. Se ha utilizado como para adorarnos y quitarnos de derechos de autor y muchas cosas.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de Beatriz Luengo (@beatrizluengo) el

    ¿Cuál fue la chispa que te motivó para escribir este libro?

    Me motivó la historia de Dalí y Gala que es maravillosa, muy positiva, muy bonita. Me parece que Dalí fue un hombre maravilloso más allá de su obra, adelantado a su época. Supo darle mucho valor al aporte de Gala en su obra y su vida, tanto es así que terminó firmando sus cuadros como Gala Dalí y en todas las entrevistas hablaba de Gala todo el tiempo y nadie puede ver una obra de Dalí y quitarle un poquito de valor porque le acompañó otra persona, de ahí ese resultado. Para mí era explicar todos esos hombres que no hicieron ese ejercicio de darle el valor que merecían a las personas con las que crearon sus obras. Yo me he quedado con una adoración de Dalí más allá de su obra, como persona. Sin embargo, Einstein que me parece un hombre fascinante en su cerebro maravilloso y de altas capacidades pero como ser humano me ha defraudado respecto a su historia con Mileva.

    Te defines en el libro como alguien a quien el prejuicio le ha robado parte de la vida...duro, ¿no?

    Sí, seguramente era un prejuicio visto desde mi punto de vista. Ahora me doy cuenta de que la gente no era como yo la veía y por eso en el libro me abro en canal y lo transmito porque es tan importante verte como lo que eres y no castigarte...y yo creo que he sido muy dura conmigo misma y he tratado de verme desde fuera muy distorsionada y seguramente he sentido que había más prejuicio del que había. Pero me sentía así y he actuado emocionalmente y he viajado para encontrarme en unas búsquedas que tenían más que ver conmigo interiormente que realmente lo que estaba pasando fuera. Tenía 18 años, un éxito muy grande y soy muy perfeccionista y me gusta sentirme preparada para todo y sentí que no estaba preparada en ese momento para tener una expectativa tan grande sobre mi persona cuando yo estaba todavía evolucionando. No sabía quién era yo y ya estaba expuesta a la vida publica, es como que te den un Ferrari cuando todavía no sabes gatear.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de Beatriz Luengo (@beatrizluengo) el

    Pero si tuviéramos super poderes y pudiésemos cambiar las cosas, si volvieras a aquel momento, ¿dirías que no a Un paso adelante?

    Nooo, diría que sí. Primero porque fue una oportunidad tremenda. ¿Qué oportunidad tenía una chica de barrio como yo, que mis padres no se dedicaban a esto, de despertarme una mañana y el taxista o el del quiosco supiesen quién era? Llevaba años preparándome y bailando, interpretando, soñando con algún día, a lo mejor, tener una oportunidad en un musical o ser corista. Tuve miedo de soñar alto porque mi abuela era cantante de flamenco para un grupo de baile y siempre me decía 'esta profesión es muy dificil, quien no tiene padrino no se empadrina' y como yo no tenía un padrino, siempre vi muy difícil que me pasara algo relevante. Que con 17 años que yo tenía cuando me hicieron esa llamada de Un paso adelante y me dijesen 'vas a protagonizar una serie y va a ver la gente lo que has aprendido'...tenía muy pocas posibilidades en mi mente de que me pasase algo así y ha sido una experiencia muy buena. Lo que pasa es que yo soy muy intensa y muy responsable y no tomé a la ligera que me pasara eso y me castigué mucho. Era una sobre responsabilidad por mi parte y no lo disfruté como debía. Tenía que haber disfrutado más.

    Entre las mujeres que has escogido está María Magdalena, no sé yo la Iglesia que opinará...¿tú si filtros, no?

    Fíjate que yo soy una persona con mucha fe...la Biblia es interpretación, a partir de ahí, la interpretan seres humanos que han tenido una educación y unos prejuicios. Yo creo en la fe, la necesito, ha sido muy importante en muchos momentos de mi vida y lo último que yo querría es que la gente dejase de tener fe porque yo sin fe, en muchos momentos donde perdí la confianza, sobre todo en situación de enfermedades, la fe ha sido mi escudo. No tiene nada que ver con la fe, tiene que ver con las personas que han hecho una interpretación sobre la religión a lo largo del tiempo y que han analizado la Biblia desde la educación de sus casas, imparcial, María Magdalena era prostituta...y me meto con eso, con los seres humanos que han malinterpretado con el objetivo de quitarse de en medio a un 50% muy válido para la estructura de la Iglesia. Me sorprendió que el Papa Francisco, en el año 2016 hizo una reivindicación sobre la figura de María Magdalena y dijo que era apóstol de los apóstoles y un ejemplo para la mujer. Algo esta cambiando. El otro día un señor, en una charla, se levantó y se fue, estaba muy enfadado conmigo.

    Hablas del cine como creador de arquetipos machistas, te detienes especialmente en Disney, pero ¿no crees que, al final, no es más que el reflejo de lo que era la sociedad en cada momento?

    Sí, totalmente. A partir de que empezaron a cambiar las cosas, Disney empezó a cambiar. Hicieron un ejercicio de recrear lo que era un hogar con el papá, la mamá, la hijita pero me llama la atención dónde estamos ahora y dónde, todavía, las niñas del 2000 no nos hemos dado cuenta de lo que nos estaba contando Disney. Lo que más me indigna es que siempre la mujer se mala y siempre hay un factor de envidia y un factor muy determinante con la edad. La chica que empieza a florecer en su juventud le da rabia a la reina que era guapa, a la madrastra...hay muchas cosas más allá de la pincelada de Disney.

    Y si el cine es un creador de arquetipos machistas, ¿qué es la música?

    Hay un poco de todo. Ahora que hay mucha contraversia con el reguetón. ¿Es machista? Yo compongo para muchos artistas urbanos y a mí me gusta la música urbana y digo, Ray Charles cantaba 'ella coge mi dinero cuando yo lo necesito'. Es un desprestigio de aquella pobre mujer, es como una prostituta que me utiliza para mi dinero. Nadie dijo que la música negra era machista en general. Supongo que hubo controversia con aquella canción porque usaba el góspel. Con el reguetón pasa lo mismo, hay canciones que dan un poco de vergüenza pero hay canciones muy guays. Está pasando una cosa muy interesante y es que, como las generaciones de ahora no se callan, está muy guay que... lo veo en los estudios con los artistas de reguetón y me emociono...cuando estoy ahí como hormiguita, ya no me cuesta tanto la lucha porque cuando digo algo, enseguida hay alguien en el corrillo que dice 'no, no, no, que luego las tías se me echan encima'... eso es muy guay. Si supieran lo importante que es que ante lo que sientan que las denigra, lo digan... es lo más importante y el cambio viene desde ahí porque hoy en día todos los artistas están muy pendientes de las redes y si una canción te denigra y las mujeres se van a sentir así, que lo digan, porque de verdad que luego, a la hora de estar en los estudios, ellos se preocupan y se asustan de lo que va a generar esta controversia.

    Muchas veces se ha recurrido a la excusa de que esas mujeres son, precisamente, las que cantan y bailan esas canciones.

    Que una canción, a través de una controversia, tenga muchas views no significa que se esté construyendo un engagement con esas chicas. Yo he visto artistas que han sacado las canciones que han hecho que muchas mujeres se sintieran denigradas y ha tenido muchas views y a día de hoy, en la venta de tickets no les va tan bien.

    De todas formas, supongo que todo este empoderamiento femenino que estamos viviendo, se ha notado en los estudios donde compones, ¿no?

    Yo cuento en el libro de una situación que viví hace un año, donde se estaba componiendo una canción para un artista mujer y el estribillo decía 'quiero que me riegues con tu manguera toda la noche entera'. Es muy fuerte. Todo el rato estoy esperando que salga la canción y no ha salido. Este artista acababa de sacar algo con controversia y era como 'bueno, de verdad'. A mí no me preocupa el lenguaje explícito, entiendo perfectamente que el género humano se maneja con lo explícito, 'a 200 millas vente aquí y si tú quieres te la meto aquí' dice Bad Bunny. Pero dice 'si tú quieres', es una tontería pero para mí eso hace la difenrencia. Si me vas a decir 'quiero que me riegues con tu manguera' a una artista mujer y me voy a imaginar ella ahí y el tío regándola y el deseo sexual y el placer solo va de él y a ella sólo la riegan, sinceramente, me voy. Con lo que no transijo es con el punto de vista. No podemos ir a un machismo de hace 50 años cuando nos regaban con la manguera y teníamos que decir 'sí cariño, lo que tú digas'.

    De todas formas, todo esto es muy educacional y lo demuestra la historia de Waris. La modelo que contó cómo su madre la que propició su mutilación genital.

    Sí, es muy duro. Son las madres y las abuelas las que las practican la mutilación genital y hablo de machiso porque Waris habla de machismo. ¿Por qué tu madre te lleva a hacer una mutilación genital? Porque la mujer, en estas culturas, si tiene deseo sexual es sucia y si no lo tiene, es limpia. Tu madre quiere casarte bien porque quiere una vida próspera para ti y te mutilan para que puedas tener un buen marido y una vida resuelta. Lo primero que tiene que cambiar es que una mujer que tenga deseo sexual no pueda casarse en una cultura así.

    Entre otras cosas, haces tu reivindicación de la lactancia materna que cada vez es más tendencia entre las celebs.

    A mí me indigna un montón porque lo viví en primera persona. Yo le di a mi hijo un año de lactancia. Imagínate en Miami, un calor mezclado con humedad, terrible y te tapas pero tu hijo se está ahogando en una tela. Empiezas a bajar la tela porque quieres que el niño respire y te preguntas ¿qué sentido tiene esto? ¿A quién estoy ofendiendo, si estoy alimentando a mi hijo? Para mí el problema es el que se para y descaradamente se te queda mirando para que te sientas mal. Yo llegaba un momento en el que me quedaba mirando yo como ¿por qué me miras tú a mí? En un país como Estados Unidos, primer mundo, hay estados en los que todavía te multan. Por eso yo digo que deberían multar al que mira, no al que alimenta.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de Beatriz Luengo (@beatrizluengo) el

    Después de leer al libro a uno le entran ganas de no llevar a los niños al colegio porque te das cuenta de que lo que estudian es una manipulación de la historia.

    El otro día decía en una charla, ahora que me toca vivir el sistema educativo con mi niño, en Estados Unidos, le dedican una parte importante en los libros, a la lucha de los afroamericanos en Estados Unidos y, sin tabú, a lo largo de todas las asignaturas, está la historia de los afro. Yo creo, sinceramente, que lahistoria de la mujer ha sido tan fuerte y ha sido tan maltratada que deberían releer y en Einstein, añadir a Mileva o en la conquista de los españoles deberían incluir a Malinche porque es que, sin ella, no hubiera existido ese sistema de pactos de los colonizadores para llegar a la conquista. Es real, no es que me lo esté inventando yo, es que es parte de la historia. Borraron a esta mujer y si no hubiera sido por ella, los indígenas no se hubieran aliado con los españoles para derrotar a Moctezuma. Está borrada.

    En Argentina, por ejemplo, dejan claro que gracias a Evita la mujer pudo votar en Argentina, ¿por qué no nos explican aquí gracias a quién pudimos empezar a votar? Esas mujeres que están, que llegaron a nuestro país y abrieron una puerta, ¿por qué no nos las nombran como nos nombran a las personas que hicieron por primera vez la república, la democracia? A mí me da pena que lo haya tenido que descubrir por mi cuenta y que no me lo hayan contado en el colegio.

    ¿En qué proyectos musicales andas ahora metida?

    Tengo single nuevo que estoy emocionda y ahora quiero trabajar con un director de vídeo, estoy muy obsesionada con trabajar con esta persona y le estoy dando prioridad a poder desarrollar el visual con esta persona y estoy esperando a ver si existe la posibilidad real de que podamos encajar en tiempos para decidir cuando sacarlo.

    ¿De España o de fuera?

    Es una directora española que vive en Nueva York y un director de fotografía español.

    ¿Single de un nuevo trabajo?

    Sí.

    ¿Como compositora?

    Este verano he hecho muchas sesiones para muchos artistas. Yo, hasta que no salen las canciones...porque una cosa son las sesiones y luego otra cosa es que las canciones queden...no me gusta adelantarme por respeto a los proyectos. Pero que ya haya salido, he estado haciendo CNCO que estrenaron disco la semana pasada. He hecho cosas muy guays este verano, con gente con la que tenía ganas de trabajar y otra con la que ya había trabajado.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de Beatriz Luengo (@beatrizluengo) el

    Ya para acabar, el crayón rojo... ¿el sentido del humor es la mejor respuesta?

    Yo creo que sí, si es que al final...

    Pero al principio seguro que no te reiste...

    No me reí al principio porque es algo que me pasa constantemente. Hace 8 años que vivo fuera y si yo puedo cambiar el vocabulario en una situación para que tú me entiendas, lo voy a hacer. Igual que si voy a los países árabes y me voy a tapar la cabeza si es una falta de respeto o me voy a ir a México y les voy a hablar de ustedes porque para los mexicanos referirte a la persona como 'tú' es una falta de respeto. Si yo voy a hacer una entrevista y sé que como comunicadora no vas a entender pintalabios, te voy a decir crayon y si entiendo que no vas a entender coche, te voy a decir carro. Me sentí como 'ostras' pero luego me reí y dije 'voy a hacer un ejercicio de darle la vuelta'. Salí de una situación de bullying con las camisetas y se agotaron. Maravilla.


    icono_desplegar_comentarios_2

    Comentarios

    icono_desplegar_comentarios_2
    LOS40

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?