El millonario desnudo de Halle Berry para ‘Operación Swordfish’ que le llevó al Óscar

La actriz explica que gracias a esa secuencia tuvo la suficiente fuerza de voluntad para adentrarse en 'Monster's Ball'

Halle Berry escena Swordfish

Halle Berry acude a la gala de apertura de los Tyler Perry Studios en Atlanta, Georgia, el 05 de octubre de 2019 / Paras Griffin / Getty Images para Tyler Perry Studios

El machismo de la industria del cine ha generado monstruos como Harvey Weinstein. Decenas de productores se aprovecharon del talento y belleza de sus actrices para obtener beneficios en taquilla gracias a polémicos desnudos.

Es el caso de Halle Berry y su Operación Swordfish de 2001, donde los productores y el director pidieron a la actriz que mostrase sus pechos en una escena subida de tono, lo que generaría la suficiente morbo entre el público como para ir a ver la película en salas.

Una secuencia de tan solo tres segundos por la que cobró, eso sí, 500.000 dólares ("250.000 euros por pecho", llegó a comentar el director, Dominic Sena) y que, más allá de su superficialidad, consiguió que Berry tuviese mayor confianza en sí misma para la próxima vez. A pesar de todo la crítica cinematográfica fue inmisericorde y destrozó la película.

Berry continuó sus andaduras en la interpretación y explicó en una entrevista con el New York Post que gracias a esa escena consiguió reunir la suficiente confianza para grabar una de las secuencias más polémicas (por su alta carga erótica) de la historia del cine: aquella en la que aparecía en una escena íntima junto a Billy Bob Thornton en Monster's Ball.

"Estaba en shock, conmovida, triste, enfadada", dijo cuando leyó el guión de la película. "Sentía que podía conectar con la actitud de este personaje. Era fuerte pero vulnerable; estaba enfadada pero era frágil. Inició un viaje y, al final, gracias a su fuerza y perseverancia, consiguió mejorar su vida", explicó Berry en relación al personaje de Leticia Musgrove.

Monter's Ball, además de una gran película, fue un éxito descomunal que le trajo el premio Óscar a mejor actriz principal. El primero (y único hasta el día de hoy) en esta categoría para una actriz de ascendencia afroamericana.

Sin la confianza que le dio aquel innecesario desnudo en Operación Swordfish no habría reunido el valor necesario para grabar algunas polémicas (y en este caso, justificadas) escenas de Monter's Ball. Habría rechazado el papel y nos habría privado de una de las mejores interpretaciones del siglo.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?