Hailey Bieber, portada de Vogue España: “Mi vida dista mucho de ser perfecta”

Se mete en la piel de Marilyn Monroe, Goldie Hawn o Elizabeth Taylor

Hailey Bieber

Hailey Bieber, portada de la edición española de Vogue. / Emma Summerton (Imagen cedida por Vogue para esta publicación)

Este marzo, Hailey Bieber, la mujer de Justin Bieber, ocupa la portada de la edición española de Vogue en un número que está centrado en las nuevas reglas de la moda.

Hay que actualizar el pasado para mirar hacia el futuro y con esa idea, la fotógrafa Emma Summerton, ha retratado a la modelo sumergida de lleno en el glamour de los años 70. Y para ello ha recurrido a registros cinematográficos con guiños a Marilyn Monroe, Faye Dunaway, Goldie Hawn o Elizabeth Taylor.

“Siempre he admirado a todas esas mujeres que han hecho lo que les ha dado la gana toda su vida, así que me siento bastante más cómoda en este papel”, aseguraba mientras veía la fotografía en la que homenajea al icono rubio de la sensualidad.

Casarse con Justin Bieber ha hecho que su fama se multiplique exponencialmente aunque lo cierto es que ella ya sabía lo que era ser una celebritie desde que nació. Hija del actor Stephen Baldwin y la diseñadora gráfica, Kennya Deodato, se rodeó de famosos desde la cuna aunque la intentaran mantener en una burbuja.

Hailey Bieber convertida en Marilyn Monroe. / Emma Summerton (Imagen cedida por Vogue para esta publicación)

Pero es tan solo una joven de 23 años con todos los miedos e inseguridades propias de esa edad y nadie te prepara para lidiar con las fanáticas de tu marido. Eso le ha producido momentos de “angustia y ansiedad”.

Infancia e inicios

Ahora es una modelo reconocida pero no era su sueño de niña. “Crecí bastante aislada del mundo, lo cual agradezco. Desde pequeña quise dedicarme a ser bailarina y estaba obsesionada con mujeres como Misty Copeland o el cuerpo del New York City Ballet, así que mi madre me apuntó a danza y estuve plenamente convencida de que me dedicaría a ellos hasta que cumplí 18 años”, relata sobre aquellos primeros sueños.

Pero las cosas no siempre salen como uno quiere y una lesión la obligó a colgar las puntas de ballet. Tenía que encontrar otro camino y eso no siempre es fácil cuando tenías claro lo que querías hacer.

“A partir de ahí, no estaba muy segura de lo que quería hacer, ni tampoco me veía en la universidad. Decidí probar suerte como modelo y empecé con marcas como Brandy Melville o Topshop. Siempre he sido consciente de que no entraba por la vía más aspiracional de la industria”, comenta sobre el nuevo rumbo que le dio a su vida.

Hailey Bieber no es una modelo aspiracional. / Emma Summerton (Imagen cedida por Vogue para esta publicación)

Años complicados

Ser una habitual de la prensa del corazón hace que muchos piensen que su vida es idílica y muchos aspiran a tener algo parecido pero, en realidad, ella confiesa que nada más lejos de esa imagen que puede proyectar a veces.

Mentiría si dijera que estos años han sido fáciles. Pero la fama no es algo a lo que uno se acostumbra, ni tampoco otros factores que mis decisiones han traído consigo. A veces, cuesta lidiar con el hecho de que te sigan día a día, que sepan prácticamente todo lo que haces”, asegura.

Hailey Bieber reconoce que su vida no es idílica. / Emma Summerton (Imagen cedida por Vogue para esta publicación)

Hay que tener su popularidad para entender ese acoso mediático y lo que puede llegar a afectar: “Este año he vivido situaciones muy difíciles, pero no me ha quedado otra que aceptarlo e intentar seguir adelante con mi vida de la forma más normal posible”.

Exposición en redes

Las redes sociales se han convertido en el escaparate de muchos momentos de su vida aunque ella asegura que “no tengo una estrategia sobre mis perfiles en redes, es simplemente un reflejo de mi trabajo, de mi vida o de lo que me apetece contar”.

Nos hemos acostumbrado a leer sus reflexiones en redes. No ha escondido sus peores momentos y las dificultades que se han encontrado como mujer casada con un chico tan complicado como Justin Bieber.

Hailey Bieber, toda una influencer. / Emma Summerton (Imagen cedida por Vogue para esta publicación)

“No me siento responsable ni portavoz de nadie, pero hay temas que me tocan de cerca, y quiero pensar que al contarlos puedo estar ayudando a otras personas que también se vean afectadas por ellos. Estoy convencida de que mucha gente ve mi vida desde fuera y piensa que es idílica porque tengo éxito, o tengo dinero, o me han dado muchas facilidades. Pero mi vida dista mucho de ser perfecta y sufro muchas veces. Soy una persona muy sentimental y tengo días malos, y me parece que puede ser sano compartirlos para ser honesta con la gente que me sigue”, explica sobre esa exposición de su vida privada.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?