¿Sueñas con entrar a un reality? Las consecuencias psicológicas que deberías conocer

Hablamos con una experta sobre lo que supone una experiencia así

¿Sueñas con entrar a un reality? Las consecuencias psicológicas que deberías conocer

'Supervivientes 2020' / Mediaset

Entrar a concursar a un reality es el sueño de muchos que ven en la televisión una forma de ganarse la vida, fama y sacar rendimiento a sus cualidades.

Una opción tan válida como cualquier otra pero que tiene unas consecuencias psicológicas que deberían conocerse antes de dar el paso y presentarse a un casting que puede dar un vuelco a su realidad de un día para otro.

Porque entrar a Gran Hermano, Supervivientes, Mujeres y Hombres y Viceversa e incluso Operación Triunfo u otros talents no solo supone el brillo que vemos, ya que para que haya luz también deben existir las sombras.

De ellas hablamos con Alma Marín, psicóloga especializada en la recuperación del trauma emocional.

Pasar del anonimato a ser famoso en cuestión de horas

Según A.M, a nadie nos gusta que nos juzguen pero eso se multiplica para cualquiera que aparece en pantalla: "Lo más impactante es la falta de intimidad total y estar expuesta al juicio público". Algo que también le ocurre a Aitana y Miguel Bernardeau como demuestra el vídeo que publicamos.

Al contrario que la gente anónima que paseamos por la calle sin preocuparnos más que por nuestros problemas, si te haces famoso de la noche a la mañana "de repente tienes que preocuparte por la gente que te puede hacer fotos, dar buena imagen, ser agradables y estar a la altura de lo que espera el público estés en el estado que estés". 

Por lo que supone "una presión brutal incluso para la persona más segura".

Las críticas y los halagos... el escarnio público

"Los halagos al principio deben ser agradables y reconfortantes pero si es algo constante pierde valor" señala. "Incluso te lo dejas de creer y no tiene el mismo efecto que al principio".

Algo que puede ser aún peor si en vez de alabanzas recibes críticas: "Eres juzgado a nivel público, por gente a la que le falta información y es poco empática. Eso acaba minando la autoestima. Nunca es agradable oir comentarios negativos hacia tu persona".

En el caso de Fani, por ejemplo, que después de 'La isla de las tentaciones' se quejaba en 'Supervivientes' de que los compañeros no la querían conocer: "Prejuicios tenemos todos, pero la gente que se da a conocer en un reality se expone a que el resto tenga un juicio mucho mayor del que puedes hacer a una persona que acabas de conocer. Es doloroso tener que hacer un esfuerzo y demostrar a la gente que no es así".

A.M advierte que puede haber "gente capaz de poner una barrera, pero incluso con ella se sienten los golpes".

El premio econónimo, ¿un regalo envenenado?

Preguntada por si el maletín con cientos de miles de euros pueden afectar, A.M asegura que depende mucho "de la educación recibida. Si te han enseñado a valorar el dinero, administrártelo bien, de forma dosificada y mirando al futuro puedes disfrutarlo sin que suponga un problema".

"Lo malo aparece cuando no se ha inculcado esto porque puedes gastar ese dinero indiscriminadamente, con el subidón y que cuando se acabe te lleve a la ruina".

Aún es más peligroso si basas tu valía en ese dinero: "Llevar un tren de vida alto y que después lo tengas que bajar puede generar una gran frustración, si le han dado mucha importancia a lo económico. Puede que después administren su vida en función de ello pensando cómo recuperar ese estatus, cómo volver a consumir y dejando que el camino pierda valor".

'Supervivientes' y las secuelas físicas

En realities como el de 'Supervivientes' se suman las secuelas físicas después de haber estar tres meses con hambre, frío, animales salvajes y entorno poco agradable:

"Si realmente viven en esas condiciones el cuerpo se resiente y te pasa factura. Puede ser que al sistema le cueste adaptarse y no entienda que hay comida cuando la necesite y surja la ansiedad por comer. O al contrario, que no toleres bien las cantidades de comida de antes porque el estómago se ha encogido"apunta la experta.

Subraya que "lo mismo ocurre con el sueño, después puede costar dormir en la cama o tener pesadillas. Como cualquier experiencia traumática: la inhanición, la desnutrición, no poder descansar correctamente y la piel pasan factura seguro".

¿Y si vuelves al anonimato?

Los concursantes de 'OT 1' comentaron en su reencuentro que habían sentido que los subieron al Olimpo y después los dejaron caer sin ayuda psicológica, algo que suele pasar mucho en la tele porque el interés por sus protagonistas es algo temporal.

A.M señala que "si eres consciente, desde el primer momento en que te haces conocido, de que puede ser algo temporal, con lo que vas a poderte lucrar una época y haces un buen uso de ese papel pero con previsión de futuro podrás gestionar la frustración de que esa etapa ha acabado".

Pero "si te ciegas por la fama y crees que es para siempre, te subirá el ego y cuando te la quitan llegará la frustración. Es como con el dinero, hay que ser previsor con todo y pensar en un futuro para que después no llegue el chasco".

Por ello, según la experta: "Lo ideal es que haya una educación emocional sobre lo que viene después del momento cúspide de su carrera, que les adviertan que eso no siempre es duradero y que les informen de todo lo que puede pasar después para que puedan normalizarlo". 


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?