Lorena Franco: “El morbo, hoy en día, da audiencia y muchas veces parece ser lo único que importa”

La actriz y escritora publica ‘El último verano de Silvia Blanch’

El último verano de Silvia Blanch

'El último verano de Silvia Blanch', la última novela adictiva de Lorena Franco. / Planeta

El último verano de Silvia Blanch es la última novela de Lorena Franco, una mujer que parece vivir con más de 24 horas al día. Escribe libros con un ritmo frenético, rueda películas en Bollywood, hace publicidad con astros como Messi, aparece en videoclips y, encima, es madre de cuatro niños.

Ahora, Lorena comparte la historia de Alex, una periodista que se obsesiona con un caso de desaparición y se sumerge en un pueblo de montaña de Barcelona para intentar descubrir lo que pasó. Y, como suele ocurrir en estas historias, nada, ni nadie, es lo que parece. Y sí, es adictiva. Cuando empieces a leerla cuesta tomarte una pausa.

Y lejos de estar estresada por toda esa vorágine de vida que lleva, Lorena es una mujer jovial y entrañable que te invita a compartir. Ella lo ha hecho y ahora conocemos mejor cómo le han influido experiencias tan diversas.

¿Qué supone esta novela para ti?

Primero el salto a la editorial Planeta que es esa editorial con la que todo escritor sueña publicar alguna vez en su vida, en mi caso se ha cumplido ese sueño. Supuso un reto, sobre todo, por darle voz a Silvia Blanch, esta mujer de la que no se sabe nada en un año al principio de la novela. Luego transcurre un poco más de tiempo. Creo que es una historia muy real, desafortunadamente. Una historia que trata de una desaparición porque cuántas desapariciones tenemos en todo el mundo, y cada día, es bastante preocupante y quise darle este punto de realidad que, por lo visto, he conseguido porque cada lector que se adentra en esta historia, según me cuenta, la vive, se siente en Montseny y se siente parte de Silvia y de Alex.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Lorena Franco (@bylorenafranco) el

¿Tú partiste también de un caso real?

Sí. Viendo la tele, un programa de desapariciones y misterio me topé con el caso de Leah Roberts, que es una chica que desapareció en marzo del año 2000. Hace 20 años que no se sabe nada de ella, no ha aparecido y su coche apareció en una carretera de curvas forestal de Estados Unidos. Recordé un rodaje en Montseny, en estas carreteras de curvas, de noche, con la niebla, yo era la chica de la curva y me vino toda la historia. Me vino Alex, la periodista, un personaje bastante alejado del thriller porque no tiene un pasado turbio, ni adicciones, para eso ya tenemos otros personajes y salió El último verano de Silvia Blanch.

Una historia muy llena de obsesiones.

La obsesión es peligrosa, te puede llevar a un límite peligroso. En el caso de Silvia la obsesión es un amor, no sabemos quién es hasta el final. Y en el caso de Alex es la obsesión cuando conoce a la madre de Silvia Blanch, una madre destrozada como toda madre o padre cuando le suceden estas cosas, que le dice que le recuerda a su hija y esa obsesión de descubrir lo que le pasó a Silvia Blanch.

¿Entiendes a Alex?

Sí la entiendo. Es una chica que trabaja de periodista, quiere ser escritora, encontrarse entre las paredes de un despacho no va mucho con ella y su carácter. Cuando va a Montseny conoce a cierto personaje que la atrae desde el principio y entiendo que quiera, no un cambio de vida, pero sí la necesidad de tener algo más, no solo ir de casa al trabajo y del trabajo a casa y ese algo más se convierte Silvia Blanch a la que no conoce pero que se convierte en su obsesión.

Hay una crítica a esa manía que tienen muchos de prejuzgar a la gente.

Creo que tendemos a juzgar a la gente y, a veces, sin dar segundas oportunidades, yo la primera, y nos equivocamos muchísimo. Soy de las que piensan que no llegamos a conocer 100% a una persona. Nuestra pareja, nuestros padres…cualquiera puede sorprendernos en cualquier momento y quien más, quien menos, tiene sus secretillos. Esto de ‘todos mienten’ que aparece en la novela, es la vida misma.

A tu protagonista, en un momento dado, la recomiendan que mejor escriba romántica que se vende mejor, ¿a ti te ha pasado eso?

Sí y no. He escrito varios géneros. Empecé en Amazon y experimenté con varios géneros para llegar a todo tipo de lectores y de todos los lugares del mundo. Lo conseguí. Pero a mí el misterio me tiraba mucho, además de mis viajes en el tiempo, y estamos ante un boom de thriller y de novela romántica. A Alex, su jefe la ve más sensible le propone que escriba novela romántica pero ella se rebela.

También reflejas el acoso de la prensa y asocias el periodismo con el morbo, ¿es una generalidad?

Ocurre. Con todo mi respeto al periodismo y hacia los periodistas éticos como es el personaje de Alex pero lamentablemente el morbo, hoy en día, da audiencia y muchas veces parece ser que es lo único que importa. Hay casos que vemos a diario durante x meses, como el caso ficticio de Silvia Blanch, y luego desaparecen pero la persona sigue sin aparecer. Es lo que dice el padre de Silvia Blanch, que si no van a formar parte de la solución que no formen parte del problema.

Tus personajes me han generado sentimientos encontrados, a ratos me encantan pero, a ratos no los entiendo, ¿te pasa a ti lo mismo o tú tienes muy definido lo que sientes por ellos?

Yo tengo muy definido lo que siento por cada uno. Por Jan y por Silvia no te voy a decir lo que siento porque haríamos un poco de spoiler y no puede ser. A Alex le tengo un cariño enorme, para mí ha sido como una mejor amiga y he intentado alejarme de cada protagonista que he escrito pero de ella no he podido. En algunas situaciones en como mi alter ego y es inevitable sentir un cariño especial por ella.

Creo que la respuesta es evidente pero tú que eres actriz, ¿a qué personaje te gustaría dar vida?

A ninguno. Es muy cinematográfica, de hecho, yo cuando me enfrento a la página en blanco lo visualizo todo como una película, hasta veo a los personajes en planos pero siempre digo que se lo dejaría a otros actores para dar vida a mis personajes. Para Alex veo mucho a Nuria Gago, creo que le daría muy buena vida.

En tu faceta como actriz has pasado por muchos anuncios, cortometrajes, series… pero recientemente has debutado en la mayor factoría cinematográfica del mundo: Bollywood. ¿Es muy diferente?

Sí, es muy distinto. Yo fui a India sin conocer todo aquello, no conocía a la gente con la que iba a trabajar. Vas y conectas o no y afortunadamente conecté con todos, trabajé super bien. Estuve cinco semanas en la zona de Paharganj, en Nueva Delhi, que es una zona durísima. Aunque los rodajes son como en España, ves un despliegue mucho mayor, por lo menos comparando con las producciones en las que había trabajado yo, que eran de menor presupuesto. Lo de la India fue otro mundo y como actriz ha sido una de las experiencias más gratificantes. Jamás en la vida hubiera imaginado que mi cara se vería en estos carteles en toda la India.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Lorena Franco (@bylorenafranco) el

De tus papales como actriz, ¿de cuál guardas un recuerdo más especial?

La cupletista Marita Delgado de El secreto de Puente Viejo. Estuve poquitos capítulos.

¿Cantabas?

Sí, y sin saber cantar. Te hablo de hace 10 años pero fue un personaje muy divertido. Eran como 14 o 16 escenas que grabamos en un día, super intenso pero me llevé un aprendizaje muy bonito y era un personaje maravilloso.

También has hecho muchísima publicidad, ¿qué anuncio te produce nostalgia ver ahora?

Ahora mismo uno de Nenuco muy bonito que hice hace tres años, con un bebé. Pero ahora con la muerte de Eduard Punset, me produce nostalgia el anuncio de Pan Bimbo. Era divertido, hubo muchas bromas porque yo le preguntaba si se pondrá duro…el pan. Lo rodamos en 2011 y como fue un hombre tan majo conmigo, ahora me produce mucha ternura porque no está.

También grabaste otro con Messi. Eso es otro mundo, ¿no?

Pasa palabra.

Entre Punset y Messi…

Rodar con Punset fue genial y rodar con Messi…rodé más con su doble con él pero no me dejaban ni sacar el móvil porque si me hacía una foto con él.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Lorena Franco (@bylorenafranco) el

Aparte de rodar películas, hacer anuncios, escribir libros, tienes cuatro hijos, ¿tus días tienen más de 24 horas?

Ojalá, me tengo que organizar muy bien y yo que soy un poco caótica, ahora cada minuto tiene que estar muy programado. Ahora me quedo con la faceta de escritora que me permite estar más tiempo con mis niños.

Hace años presentante un programa de música en televisión, ¿qué recuerdas de esa experiencia?

Fue en una local de Barcelona… un poco aburrido…qué sincera estoy siendo. Era un plató pequeñito en el que estaba sola, presentaba videoclips y me mandaban mensajes los telespectadores. A mí me gustaba mucho verlo desde casa y pensaba que la presentadora se lo tenía que pasar super bien presentando vídeos y luego, por cosas del destino, me tocó presentarlo a mí y me aburría porque era muy monótono, soy una chica de acción.

En tu novela hay algún apunte musical. Suena por ahí Bisbal, Amaral, ¿cómo seleccionas los temas?

Lo de Bisbal fue porque es lo típico. Los protagonistas van a un bar, en verano, y siempre suena Bisbal, yo no sé cómo hago que siempre que voy a un garito, siempre está sonando Bisbal. Es una música muy comercial, muy bailable, y a mí me gusta mucho. Y luego Amaral, No quedan días de verano, para mí es una canción muy especial que tenía que sonar sí o sí mientras Alex conducía su Citröen saxo que fue mi primer coche.

Hablando de música, en tu Instagram describes un momento en el que estás escribiendo, tus hijos andan por ahí jugando y Pereza a todo volumen, ¿te pones a escribir con música a todo volumen?

A veces sí y a veces no. Cuando necesito muchísima concentración o en escenas más tensas, imposible. Pero a mi pareja le gusta mucho poner música, la pone a todo volumen, los niños bailan y yo intento trabajar pero no puedo y me pongo a bailar con ellos, ya escribiré en otro momento.

Bisbal, Amaral, Pereza… lo tuyo es la música nacional.

Sí, la verdad es que sí. Solo escucho música pop en español.

¿Algo que escuches últimamente en bucle?

Morat, no es de aquí pero lo escucho una y otra vez. También me gusta mucho Andrés Suárez con el que hice el videoclip de Lo malo está en el aire. Fui a alguno de sus conciertos y es majísimo, me gustan mucho las letras de sus canciones, que son muy intensas y muy reales. Pero ahora me gusta mucho Morat.

En cuanto a los referentes de series, hablas de sesiones maratonianas de Friends y Sexo en Nueva York, eso es muy generacional, ¿no?

Sí, de Friends se me todos los capítulos. De Sexo en Nueva York no he visto ninguno entero, pero tengo amigas que aún, a día de hoy, siguen viendo un capítulo tras otro. Ahora están marcando otras: Outlander, This is us, que es super recomendable.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?