El poema de Beatriz Luengo que nos debería hacer reflexionar como sociedad

La artista española ha escrito este emotivo poema sobre la cuarentena

El poema de Beatriz Luengo que nos debería hacer reflexionar como sociedad

Beatriz Luengo, en un evento en Madrid, el pasado 4 de marzo. / Pablo Cuadra/Getty Images

Beatriz Luengo es, además de una cantante y compositora excelente, una persona comprometida al máximo con la música, el baile, la cultura, las mujeres y la sociedad en general. No hay día que no lo demuestre a través de su arte y de sus redes sociales, donde mantiene un contacto más directo con sus seguidores.

En estos días extraños y cargados de incertidumbre, en los que toda España y parte del mundo está recluido en sus casas, la artista ha aprovechado para volcar sus sentimientos en forma de poema.

En los primeros versos, Beatriz reflexiona sobre las grandes verdades de esta cuarentena: y es que el no poder hacer cosas cotidianas nos pone tristes. También aprovecha para que reflexionemos sobre nuestras relaciones sociales (ahora echamos de menos abrazar a una amiga, cuando antes quedábamos con ella en un restaurante y no apartábamos la vista del móvil).

Asimismo, pone de manifiesto la relación con nuestros vecinos, más fría - y a veces inexistente- en las grandes urbes, al tiempo que, en los versos finales, nos invita a reflexionar y aprender de esta situación insólita que tiene aislado a medio planeta.

POEMA ÍNTEGRO DE BEATRIZ LUENGO

Ahora que se apagaron las luces de Disney,
que Madrid demostró que sí duerme
y que no todos los caminos llevan a Roma,
ahora extrañar lo cotidiano nos pone tristes.

Ahora que la mente hace un repaso
Que deseamos vernos con una amiga
en el restaurante que está a la vuelta,
donde decidimos mirar nuestros teléfonos y
no escucharnos,
donde “compartir” sólo se refería a la cuenta.

Ahora que anhelamos un beso
nos acordamos cuantas veces
levantarnos para darlo fue molesto
Cuando la pereza nos justificó
Ya lo diste ayer y lo darás mañana”
ahora recordar lo que perdimos nos da rabia.

Ahora que la calle está en silencio
que el vecino se convierte en tu aliado
Nos preguntamos hace cuánto tiempo vino,
si tiene hijos y por qué nunca le has hablado.

Ahora que el único ruido que hay está en tu alma extrañando lo cotidiano,
crujiendo a la incertidumbre,
temblándole al miedo.
Quizás descubrimos que sin tecnología vivimos durante siglos y que tal y como vino hoy podría irse mañana,
pero tu vecino estará ahí si lo necesitas,
y que tu amiga la que estaba sentada contigo en el restaurante necesitaba un abrazo, sólo eso.
Tan prohibido hoy.
Tan valorado en este momento.
Quizás eso vinimos a aprender…


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?