Muere el cineasta Stuart Gordon, icono del cine de terror de Serie B y artífice de ‘Re-Animator’

El director tenía 72 años

Stuart Gordon director

Stuart Gordon acude al estreno de la segunda temporada de la serie de películas Masters of Horror en Hollywood, California (Estados Unidos) / Getty Images / Frazer Harrison

Stuart Gordon, el polifacético cineasta que adaptó el oscuro universo de Edgar Allan Poe y H.P. Lovecraft a la gran pantalla, falleció ayer a los 72 años de edad.

Gordon se hizo mundialmente conocido por rodar Re-Animator, donde inició una prolífica serie de colaboraciones con el actor Jeffrey Combs.

La historia, inspirada en una novela de Lovecraft, se convirtió en un icono de culto del cine gore de bajo presupuesto, y convirtió a su protagonista, el excéntrico médico Herbert Wise, un médico que experimenta con tejidos humanos muertos, en un icono del horror de los ochenta.

La carrera de Gordon se ha orientado siempre al mismo género, el terror, y su vida no ha estado exenta de polémica. De hecho, antes de dedicarse al cine fue detenido por realizar una representación teatral profundamente obscena de Peter Pan. Pero eso, para él, solo ha sido publicidad gratuita.

Tras Re-Animator (1985) se atrevió con una secuela, Re-Sonator, que no tuvo tanto éxito como la primera. En 1987 filmó Dolls, una inquietante cinta sobre una pareja de ancianos que se dedica a convertir seres humanos en miniaturas para llevar a cabo planes diabólicos.

Estas tres películas las hizo al amparo de Empire, una famosa productora de películas de Serie B, pero poco después Gordon fue por libre y nunca volvió a tener un éxito parecido al de Re-Animator.

Algunos críticos de Gordon le acusaban de ser superficial y de haber incluido demasiadas escenas subidas de todo en algunas de sus películas, especialmente en las adaptaciones de Lovecraft, y argüían que en sus libros no había nunca nada parecido.

Gordon, con el alarde intelectual propio de los genios, sabía salir del paso con rapidez: "Los puristas de Lovecraft siempre están enfadados conmigo por los desnudos de mis películas, pero mi argumento es que hay una sexualidad tremenda en Lovecraft, miedo de que el acto reproductivo nos lleve a algo monstruoso. Aunque no sea explícito, sí se refiere a ello en sus historias. Y en una película necesitas imágenes para contar las cosas", llegó a decir.

Ajeno a las críticas, en 1989 ayudó a Joe Johnson a co-crear la historia de Cariño, he encogido a los niños; en 1990 rodó Robot Jox, una fábula futurista post-tercera guerra mundial con robots gigantes destruyéndose entre sí –quizás una inspiración para Transformers, quién sabe–, y hasta pasó por España para embarcarse en el rodaje de Dagón: la secta del mar con Francisco Rabal y Macarena Gómez.

Sus últimos trabajos recuperaron un poco de aquella esencia perdida del gran cine de terror de antaño, especialmente desde que colaboró en la famosa serie de películas de terror Masters of Horror, donde dirigió El gato negro, nueva adaptación de Edgar Allan Poe (y una de las mejores de la serie Masters).

Además, en 2005 dirigió el thriller psicológico Edmond, protagonizado por William H. Macy, que acabó en la sección oficial a concurso del festival de Venecia y se llevó el premio Nuevas Visiones del festival de Sitges.

Hoy, 25 de marzo, debemos despedir a un grande del cine de terror. Descanse en paz.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?