Newt, la niña superviviente de ‘Aliens, el regreso’, irreconocible tras 34 años

Ha llovido mucho desde que James Cameron eligió a Carrie Henn para coprotagonizar la terrorífica aventura alienígena

Newt Carrie Henn Aliens el regreso 1986

Carrie Henn en un fotograma promocional de 'Aliens, el regreso' de James Cameron, en 1986 / Mondadori vía Getty Images / Imagen promocional

En 1986 James Cameron (Titanic, Avatar) decidió embarcarse en un proyecto que, a priori, sonaba innecesario: rodar una secuela de la maravillosa Alien, el octavo pasajero de Ridley Scott.

Innecesario porque la pieza original era perfecta y acabó con un final redondo: la teniente Ripley, última superviviente de la Nostromo, era evacuada en una lanzadera espacial rumbo a la Tierra.

Sin embargo, Cameron consiguió superar aquella maldición de la secuela y firmó con Aliens, el regreso una cinta tan buena y llena de energía e ideas como su antecesora.

Una obra maestra de ingeniería aeroespacial en la que Sigourney Weaver volvía a encarnar a aquella mujer fuerte que arrostra sin miedo a los violentos alienígenas.

Cameron quiso dotar a la obra de una dimensión emocional más enriquecedora que Ridley Scott, y por ello eligió que el escuadrón de duros Marines espaciales que protagoniza Aliens, el regreso, Ripley entre ellos, encontrase a una pequeña niña sumida en el caos y el horror.

Aquella niña, Newt, una desconocidísima Carrie Henn de tan solo diez años, sirvió para crear una línea argumental que transformase el personaje de Ripley y le diese un cariz emocional a la trama de ciencia-ficción/terror.

Una herramienta doblemente inteligente dada la tragedia: tras el final de Alien, el octavo pasajero Ripley vagó por el espacio durante 57 años, por lo que al ser encontrada por un equipo de rescate y ser despertada del sueño criogénico, su hija ya había fallecido.

La actriz Carrie Henn durante la Comic-Con de 2016 en San Diego, California (Estados Unidos) / Getty Images para WIRED / John Sciulli

La situación de Newt es aún más horrible: ella pertenecía a una de las múltiples familias que habitaban un planeta desolado por la invasión de los xenomorfos. Sus padres y su pequeño hermanito habían sido brutalmente asesinados por los aliens. Ella necesitaba una madre y Ripley una hija.

Carrie Henn entregó una maravillosa interpretación a pesar de su corta edad: sentimos su vacío, su shock, su miedo. Sin embargo, esta prometedora estrella juvenil tan solo volvería a aparecer en la gran pantalla una vez más, y tan solo brevemente y sin acreditar.

(De izq a der, atrás) James Cameron, Bill Paxton, Lance Henriksen y Carrie Henn junto a (primera fila) Gale Anne Hurd, Michael Biehn, Paul Reiser y Sigourney Weaver durante una reunión del reparto de 'Aliens, el regreso' en San Diego, California (Estados Unidos) en 2016 / Getty Images para SiriusXM / Vivien Killilea

Fue en la infame secuela que dirigió David Fincher –y de la que reniega el director, con razón– sobre el universo Alien, que destrozaba todo lo que construyó Cameron (por eso nos gusta imaginarnos que nunca existió, que todo fue un sueño del viaje interestelar de camino a la Tierra tras el final de Aliens, el regreso) y que rompía drásticamente –y para mal– con la línea de sus dos predecesoras.

Tras esto Henn dejó la interpretación, y aunque sí que ha participado en algunas ComicCon, especialmente en eventos relacionados con el universo Alien, no ha vuelto a interpretar ni un solo papel en cine.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad