Carey Hart, marido de P!nk, revela lo mal que lo pasó con su mujer y su hijo enfermos

“Mi hijo, probablemente, haya estado peor”

Carey Hart, P!nk y su hijo Jameson

Carey Hart, P!nk y su hijo Jameson. / Ari Perilstein/Getty Images for Feld Entertainment, Inc

El coronavirus está dejando relatos de dolor que, en algunos casos, tienen un final feliz. Es el caso de la familia de P!nk. “Hace dos semanas, mi hijo de tres años, Jameson, y yo mostramos síntomas de COVID-19”, escribió la cantante en sus redes sociales. Fue ella misma la que compartió su padecimiento.

“Afortunadamente nuestro médico de atención primaria tuvo acceso a las pruebas y obtuve un resultado positivo. Mi familia ya se estaba refugiando en casa y continuamos haciéndolo durante las últimas dos semanas siguiendo las instrucciones de nuestro médico. Hace solo unos días nos hicimos la prueba nuevamente y ahora, afortunadamente, fue negativo”, relataba una vez pasado el calvario.

Compartir su experiencia ha sido una forma de buscar concienciar a la gente a la vez que una manera de denunciar la mala gestión que se está haciendo en algunos casos. De hecho. La cantante se quejó de que el gobierno no tuviera disponibles los test para todos los ciudadanos.

Ahora es el marido de P!nk, Carey Hart, el que ha relatado lo que han vivido en primera persona. Lo ha hecho en SiriusXM, en una entrevista telefónica en la que ha asegurado que “fue muy intenso, ambos enfermaron mucho. Mi hijo probablemente haya estado peor, lo cual refuta la teoría de que esta enfermedad solo afecta a los adultos”.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de P!NK (@pink) el

También aludió a una enfermedad previa de su mujer que empeoró los síntomas: “Mi esposa también lo pasó mal. Ella tiene asma, la enfermedad atacó sus pulmones y su pecho. Lo pasó muy mal tratando de respirar”.

Sin duda, sus palabras son un llamamiento a los que creen que su poca edad es un aval de seguridad en esta pandemia. “Los síntomas empezaron a manifestarse y, de repente, mi hijo se puso peor. Tuvo una temperatura corporal extremadamente alta durante dos o tres semanas seguidas. Al niño le dábamos cinco baños diarios para tratar de controlar la fiebre”, contó, “luego Alecia empeoró y, por eso, decidimos ir a Los Ángeles para estar cerca del pediatra y del médico de mi mujer”.

Él también ha insistido en la falta de medios: “Desafortunadamente solo tuvimos acceso a un test para mi esposa, descubrimos que, si uno de nosotros tenía el virus, entonces todos lo teníamos”.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?