Taylor Swift ha creado la banda Jack Leopards and the Dolphin Club

Y la razón es su enemistad con Big Machine y Scooter Braun

Taylor Swift

Taylor Swift, de solista a componente de una banda. / Getty Images / Kevin Mazur/WireImage

Taylor Swift mantiene desde hace más de un año una guerra abierta y pública con su antiguo sello discográfico Big Machine y desde hace algo más de tiempo con el manager de muchas estrellas estadounidenses Scooter Braun.

El último episodio de esta batalla generada por la compra de los seis primeros discos de la cantante de la que no posee los derechos viene con la creación de una banda, Jack Leopards and the Dolphin Club, de la que a priori nadie sabía nada pero que a fuerza de tirar del hilo se ha acabado encontrando la conexión.

Todo comenzó la pasada semana cuando la BBC emitió un nuevo episodio de Killing Eve. Fue entonces cuando Taylor Swift posteó en sus redes sociales que estaba completamente asombrada de la versión de Look what you make me do que aparecía al final del capítulo.

Y como siempre que Taylor escribe algo en redes quedaba claro que había una sorpresa por descubrir. La banda no tiene ninguna otra canción acreditada a su nombre y el nombre es familiar al mundo 'swifter' ya que el hermano de la solista era conocido en redes con el usuario The Dolphin Club.

Tal vez no os creáis que la voz masculina de esta versión es la del hermano de Taylor ni que el Jack Leopards sea Jack Antonoff, habitual colaborador de Swift, pero echando un vistazo a los créditos de la versión de esta canción figura Nils Sjoberg, habitual alter ego de la intérprete.

Teniendo todo esto en cuenta parece quedar claro que se trata de una nueva jugada maestra de la cantante para que su antigua firma y el nuevo propietario de los derechos de sus canciones no ganen ni un céntimo más con su anterior trabajo.

Ya lo dejó claro condenando el lanzamiento de un disco en directo sin su autorización: "Me parece que Scooter Braun y sus inversores financieros 23 Capital, Alex Rosos y familia y el Grupo Carlyle han visto sus últimos balances y se han dado cuenta que pagar 330 millóndes de dólares por mi música no fue una decisión sabia y ellos necesitan dinero. En mi opinión... otro caso de vergonzosa codicia en tiempos de coronavirus. Tan insípida como muy transparente".

Guerra abierta entre Taylor Swift, Scooter Braun y Justin Bieber

En noviembre de 2018 os conté que Taylor Swift cambiaba la discográfica de toda su vida (Big Machine) firmando un nuevo contrato con Republic Records (Universal Music). En esa noticia expliqué la importancia de que los derechos de sus canciones se quedaran en su antiguo sello y que Universal estaba negociando para comprarlo. Pero no fue así: su catálogo musical fue comprado por Scooter Braun, manager de Justin Bieber, J Balvin, Demi Lovato y de Ariana Grande (entre otros artistas). Scott Borchetta, el dueño de Big Machine, le vendió todo el catálogo por 300 millones de dólares a mediados de 2019.

"Mi legado musical ha caído en manos de quién siempre ha tratado de desmantelarlo" escribió a finales de junio Taylor Swift sobre su enemistad con Braun a quién acusó de filtrar la llamada con Kanye West (que posteriormente se demostró que había sido editada). Su cabreo era monumental y eso se demostró en el enganchón que tuvo con Justin Bieber a raíz de ello.

Lejos de tranquilizarse, parece que cada paso que afecta a los seis discos que Taylor Swift publicó antes de su marcha empeora la situación. Además de este disco en directo hay que recordar que la cantante ya denunció que su anterior sello no le permitía actuar en directo interpretando sus antiguas canciones durante su actuación en los American Music Awards.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?