Black Shark 3. Un móvil para jugar y, de paso, para todo lo demás

Peso pesado y grande entre los grandes. Literal.

Black Shark 3. Un móvil para jugar y, de paso, para todo lo demás

El móvil para gamers / BlackShark

Tras largos días con el móvil en el bolsillo, podemos empezar a hablar con propiedad.

Black Shark 3 es un móvil creado con el perfil ‘gamer’ siempre en mente. Es un terminal pesado (220 gramos) y grande (más grande que un Huawei P30 Pro y mucho más grande que un Galaxy S20) por lo que no hará las delicias de los más delicados y los buscadores de estilo en su pieza de comunicación.

Blackshark 3 es muy grande. Difícil para una sola mano / Soujiro

Black Shark 3 / Soujiro

Más allá del aspecto visual y de la sensación, por muy ‘gamer’ que sea no defraudará al resto de usuarios.

La pantalla de Black Shark 3, sin llegar a la excelencia y al brillo de los paneles de Samsung, brilla con luz y color proprio; y puede ponerse al lado de los terminales de gama alta de Huawei. De resolución 2K, incorpora la opción del refresco de 90Hz que hace la navegación y el scroll vertical algo más agradable a la vista (pero no espereis nada revolucionario si no lo habéis probado)

Como está pensado para jugar, este móvil desecha ideas como el ‘punch-hole’ o el ‘notch’ para ocultar la cámara selfie. Apuesta por los marcos tradicionales, intentando reducir el marco superior a su mínima expresión, siempre teniendo en cuenta que esconde una cámara y hay un cierto grosor que no nos vamos a poder quitar de en medio.

Huawei P30 Pro (izq) VS. Blackshark 3 (dcha) / Soujiro

Con esto en cuenta, la experiencia de navegación no es fácil, el teléfono es muy grande, pesa lo suyo y los laterales tienen una forma angulada que lo hace difícil de sostener y manejar con una mano. Una vez más, ha sido pensado gamers y los gamers “se lo sujetan con las dos manos”.

Por lo demás, lector de huellas en pantalla y reconocimiento facial, ambos funcionan de maravilla. Y un puerto USB-C para llenar esa batería de 4720 mAh con la carga rápida de 60W, que es una locura y hará que te olvides de ella por completo. Se pone el teléfono a cargar mientras te cantas un par de canciones en la ducha y a correr.

echamos en falta el NFC, que parece imprescindible hoy en día para algo tan mundano como los pagos con el móvil que te ayudan a olvidarte de llevar cartera en el bolsillo.

Llegamos al apartado fotográfico y descubrimos cámaras competentes. Hemos dedicado un ratito a comparar las cámaras de Black Shark 3 y Huawei P30 Pro y sacamos conclusiones tolerables.

BlackShark3 (izq) VS. Huawei P30 Pro (dcha) / Soujiro

Las fotos comparadas sin buscar ‘el pixel’, salvando las diferencias de color propias de cada marca, son muy similares en términos de nitidez y calidad. La cosa cambia cuando empezamos hacer zoom buscando el verdadero nivel de detalle y vemos que Black Shark interpreta pixels inventando parte del contenido (pero ¡ojo! Hablamos de hacer mucho zoom para buscar el origen de cada color).

BlackShark 3 (izq) VS. Huawei P30 Pro (dcha) / Soujiro

BlackShark 3 (izq) VS. Huawei P30 Pro (dcha) / Soujiro

La diferencia es todavía más acusada en las fotos hechas con el gran angular que, de igual modo, se defienden frente a las sacadas con el terminal de Huawei si limitamos la comparativa al 100%.

Black Shark 3 (izq) VS Huawei P30 Pro (dcha) / Soujiro

Black Shark 3 (izq) VS Huawei P30 Pro (dcha) / Soujiro

Del rendimiento hablamos ahora porque es donde Black Shark 3 no tiene rival. El Snapdragon 865 y los (hasta) 12 Gb de RAM prometen las mejores partidas que puedas echar en un teléfono móvil, y un sistema de refrigeración líquida innovador hará que no te quemen las menos mientras lo haces.

Luego podemos hablar de los periféricos que lanzan al mercado para endulzar todavía más la experiencia; desde un Game-Pad físico para jugar como si de una consola se tratara, hasta ventiladores que se instalan en la parte posterior del teléfono y permiten un enfriamiento más eficiente todavía.

Accesorios para una experiencia gaming completa / Blackshark 3

No se puede negar que Black Shark 3 es una bestia indomable que satisfará los deseos del público para el que ha sido pensado. Dicho esto, y sabiendo que hace ‘tick’ en casi todas las casillas demandadas por un flagship tradicional, creo que el tamaño y el diseño pueden ser algo definitorio a la hora de sacar de la ecuación al público ‘tradicional’.

Si has sentido atracción por un Samsung Galaxy o por un Huawei de gama alta en algún momento, es muy probable que sientas un Blackshark como algo ajeno al sostenerlo.

En cualquier caso, que no queden dudas, Black Shark 3 es un gran móvil, y hará más que felices a los que pasen mucho tiempo jugando en sus teléfonos.

 


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?