Qué fue de Matthew Fox, el protagonista de ‘Perdidos’ del que Hollywood renegó

Interpretó al cirujano Jack Shepherd, el líder de los supervivientes del Vuelo 815 de Oceanic Airlines

Qué fue de Matthew Fox protagonista de Perdidos

Matthew Fox durante un evento para la MTV en Nueva York (Estados Unidos), en 2005 / Getty Images / Peter Kramer

Matthew Fox se labró uno de los nombres más prometedores de la industria de la televisión tras ser escogido para protagonizar la popular serie de ABC Perdidos, donde encarnó al cirujano Jack Shephard, el líder de los supervivientes del vuelo 815 de Oceanic Airlines durante seis intensas temporadas consecutivas.

La interpretación y el carisma de Fox le dieron una enorme profundidad emocional a su personaje, que se convirtió en uno de los más queridos de los fans. Sin embargo, todos esperábamos que tras su paso por Lost, en 2010, el actor tuviese una prominente carrera en Hollywood. Lamentablemente, nos equivocamos.

¿Pero por qué la industria no quiere saber nada de quien fuera uno de los hombres más populares entre 2004 y 2010? Hay tres razones que podrían explicar por qué su carrera hizo aguas.

Fracasos de taquilla

Poco antes de terminar Perdidos el pase a la fama de Matthew Fox a Hollywood iba a ser la película Speed Racer, el salto al cine de carreras de las hermanas Wachowski (entonces aún no se habían cambiado el género), creadoras de Matrix: una cinta de ciencia-ficción inspirada en el manga con un reparto muy popular –la actriz Susan Sarandon y John Goodman tuvieron papeles relevantes– en la que Fox y Emile Hirsch fueron los protagonistas.

La película costó 120 millones de dólares, que se dice pronto, y a día de hoy tan solo ha conseguido recaudar en todo el mundo 92. Un batacazo que puso en tela de juicio la validez de Matthew Fox como reclamo publicitario. Anteriores papeles menores y secundarios en otras películas como Ases calientes (2006) y Equipo Marshall (2006) no auguraron una buena carrera en el cine, pero Speed Racer fue la sentencia que lo confirmaba.

Sin embargo, el actor trató de demostrar su talento como co-protagonista al lado de Tommy Lee Jones en la cinta biográfica Emperador, en la que encarnaba a un asesor del general MacArthur (Jones), responsable de elegir el destino del emperador Hirohito tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Fox hizo un buen papel pero la película no tuvo demasiado éxito.

Las cosas empezaban a ponerse muy oscuras para Fox, y sus dos proyectos posteriores acabaron de hundirlo: En la mente del asesino, en la que hizo una transformación camaleónica a lo Christian Bale en El maquinista para encarnar al psicópata Picasso, y la popular Guerra Mundial Z.

La primera fue otro fracaso rotundo de taquilla y la crítica le repatió guantazos hasta en el carnet de identidad. La segunda tuvo una buena acogida en los cines (más por el reclamo de Brad Pitt que por el de Fox o los zombies, muy populares entonces gracias al fenómeno The Walking Dead), pero lamentablemente la productora decidió recortar más de media hora de película para el estreno y la subtrama que iba a estar protagonizada por Fox fue eliminada. El protagonista de Perdidos se quedó con un pequeño papel simbólico de poco más de un minuto. Una humillación flagrante para un talento como el suyo, que pasó de ser un personaje secundario importante a figurar como simple "paracaidista" en los títulos de crédito. De estrella a extra.

Ni en el cine independiente

Su siguiente película fue Extinction, coproducción de varios países dirigida por el talentoso cineasta español Miguel Ángel Vivas (autor de la excelente Secuestrados), que también estaba centrada en el tema de los zombies y las pandemias y contextualizada en un helado futuro postapocalíptico. Una vez más, la película no recibió buenas críticas y fue un fracaso comercial que no recaudó ni la mitad de los 7 millones de euros que costó.

Qué fue de Matthew Fox, el protagonista de ‘Perdidos’ del que Hollywood renegó

La última cinta en la que apareció antes de retirarse data de 2015, y se trata de una cinta de horror extremadamente peculiar: Bone Tomahawk, un violentísimo western de terror con elementos gore en el que un grupo de cowboys hace frente a una especie de salvajes hombres de las cavernas que parecen seres infernales y que acaban con sus enemigos desmembrándolos agresivamente.

Bone Tomahawk fue una película no apta para todos los gustos –de hecho, algunas de las escenas que muestra son francamente horripilantes– que funcionó muy bien en los circuitos de cine independiente y recibió muy buenas críticas por parte de la prensa. Sin embargo, no pudo dar visibilidad a Fox, quien tuvo que conformarse con un pequeño papel secundario que desaparecía acribillado a poco más de mitad de película. Desde entonces el actor vive retirado de la interpretación.

Polémicas judiciales

No solo la carrera de Fox hizo aguas por la mala fortuna de los proyectos en los que se involucró, sino que en 2012 fue acusado de agredir a una mujer.

El juicio fue desestimado y los cargos retirados, pero la avalancha de críticas que se le echó encima por la presunta agresión y los comentarios que hizo sobre él su compañero de reparto, Dominic Monaghan (Charlie Pace en Perdidos y Merry en El señor de los anillos), quien se refirió a Fox como "el tipo que pega mujeres", no contribuyeron a que tuviese una buena reputación media´tica.

Tampoco ayudó que ese mismo año fuese detenido por conducir borracho y sobrepasar los límites de velocidad.

Desde 2015 Fox vive apartado del cine y se sabe muy poco de su uvida y qué hace para ganársela. Vive en Oregón, su estado natal, pero es raro verlo por la calle. Lo último que escuchamos es que en 2018 tuvo que vender su millonaria mansión ultramoderna situada en una colina por 4 millones de dólares. Una hermosa casa que probablemente fue devorada por las deudas.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?