Videoclips en tiempos de coronavirus: Realizadores y artistas hablan de los cambios

Las circunstancias han disparado la creatividad y se ha buscado la conexión emotiva

Videoclips

El coronavirus le ha dado un nuevo lenguaje a los videoclips. / Getty Images

Los artistas han demostrado durante esta pandemia, una vez más, que no hay nada que pueda frenar la música. Han sido los primeros en seguir lanzando canciones, ofreciendo conciertos, componiendo con sentido solidario o entreteniendo de las mil y una formas que han encontrado. Han estado confinados, pero no desconectados.

Las pantallas se han convertido en el gran aliado de muchos que han consumido más contenidos que nunca y eso incluye, además de cine y series, los videoclips. Y eso es porque “el público que, privado de otros escenarios y de otros medios, está deseando consumir nuevos videoclips”, asegura Karlos Sanz, realizador español que no ha dejado de trabajar durante este encierro.

El confinamiento y las circunstancias que lo rodean nos están ayudando a descubrir y explorar nuevas sensibilidades. Karlos Sanz.

En este escenario en el que ha habido muchas limitaciones y restricciones, la escena de los videoclips no se ha privado de seguir ofreciendo producto de calidad abriendo nuevas vías de creatividad e, incluso, creando nuevas tendencias que el tiempo dirá si son puntuales o van a perdurar.

“El confinamiento y las circunstancias que lo rodean nos están ayudando a descubrir y explorar nuevas sensibilidades. Las buenas ideas unidas a las ganas de expresar, de llegar a la gente en esta distancia impuesta, y a las tecnologías que tenemos en la actualidad son una combinación perfecta a la hora de crear piezas con alto grado de calidad” comenta Sanz.

El consumo de estos videoclips se ha disparado en estos últimos meses. Hemos tenido más tiempo y ganas de descubrir cosas nuevas y eso ha motivado que esta escena haya cobrado mucha relevancia. “He alucinado con la cantidad de vídeos que han salido en estas semanas, nadie se ha querido quedar atrás. Al final, la gente, al tener mucho tiempo libre, ha agradecido el material que sus artistas han sacado”, aseguraba el realizador.

Grabaciones caseras

Esa proliferación de videoclips nos ha llegado en una nutrida variedad de formatos nuevos. Se ha buscado la emotividad y empatizar con esta situación que se ha centrado más en unir que en separar. La pandemia se ha convertido en el gran tema de muchas de estas canciones y sus correspondientes videoclips.

"Cuando le muestras tu lado más normal, la gente responde". Leiva.

Uno de ellos, por ejemplo, el de Leiva que, a modo de diario de bitácora, nos ha mostrado en su tema La estación eterna, sus rutinas de cuarentena. La compuso durante su 40 cumpleaños y nos permite entrar en su casa y verle comiendo en la cama, abriendo una botella de vino o montando en bicicleta.

“La gente nos está mandando un mensaje, la gente quiere normalidad, la gente recibe la normalidad con mucha empatía y cuando le muestras tu lado más normal, la gente responde”, comentaba Leiva, “mi anterior clip que fue un clip con cierta producción, con guion, del que estoy muy orgulloso, tuvo menos impacto que este que lo grabé en mi casa con una cámara vieja y mal. Siento que la pirotecnia, en estos tiempos, hace menos falta, la gente está demandando normalidad”.

Al final, artista o no, todos hemos pasado por lo mismo y eso es lo que nos une y lo que la gente espera encontrar por parte de sus cantantes favoritos. “Esas ideas que han girado en torno a la pandemia y el confinamiento social han ayudado también a que la gente se haya visto arropada y acompañada frente a unas medidas difíciles. Los sentimientos de todos han estado a flor de piel y, ese toque más realista y casero en la música nos ha hecho llevarlo mejor. Era más fácil que nunca sentirse identificados con la música de nuestros artistas”, reflexionaba Karlos Sanz.

Ese colarnos en las casas de nuestros artistas ha sido algo nuevo a lo que no estábamos acostumbrados y ha generado cierto grado de cotilleo y morbo por lo novedoso. Ahora conocemos una parcela de su intimidad que antes teníamos vedada y ese gusto por lo personal y por conocer detalles íntimos ha potenciado el éxito de estos videoclips.

“Totalmente, de hecho, en los últimos años ha habido una gran demanda por parte de las plataformas digitales de adquirir documentales de artistas musicales. El documental de Lady Gaga, Gaga: Five Foot Two, es un ejemplo. Ya de primeras la vemos sin maquillar encima de una camilla recibiendo un masaje debido a las fuertes contracturas que sufre, después de eso… ya sabes por dónde pueden ir los tiros”, apuntaba el realizador.

“El último que vi fue el de Amaia y me gustó la forma tan cercana, el cómo está contado. No es raro que a la gente le encante ver cómo viven los artistas, es algo que los hace más cercanos. Las redes sociales nos permiten vivir inmersos en el día a día de esa persona a la que sigues”, apuntaba, y eso es lo que hemos visto en algunos de los últimos videoclips.

Crowdsourcing creativo

Otro de los conceptos que se ha dado mucho en la escena de videoclips de cuarentena es este formato que se alimenta del material colaborativo de muchas personas. Han sido muchos los artistas que han pedido ayuda a sus seguidores para crear contenido y dar forma a sus videoclips.

Ha sido el caso, por ejemplo, de Si tú la quieres, la colaboración de David Bisbal con Aitana."El vídeo de esta canción lo íbamos a grabar en Medellín (Colombia). Era un proyecto muy bonito y teníamos muchas ganas, pero después se decretó el estado de alarma y no pudimos viajar", nos contaba el almeriense.

"Pasaron varias semanas hasta que nos pusimos de nuevo en contacto y dijimos: oye, no nos podemos quedar de brazos cruzados. No podemos contar con el equipo normal que vienen a grabarte, ponerte las luces y maquillarte, podemos hacer algo en nuestra casa, aunque sea con nuestro teléfono", añadía, “salió un videoclip precioso y considero que con todos los vídeos que nos han mandado de la gente haciendo su día a día, en su casa, debido a esta gran problemática, ha quedado como un homenaje para todos”.

Aitana apoyó la idea desde un primer momento y se aplicó para grabar ella misma sus propios planos. "En el vídeo sale mucha gente de nuestra familia, por lo menos de mi familia sale un porrón de gente, y están super ilusionados porque ellos son súper fans de David Bisbal de siempre y de repente verse en un videoclip con David Bisbal... les hace muchísima ilusión. Mis amigas y todo, ha sido muy especial", confesaba.

Muchas veces pensamos que nuestras imágenes pueden inspirar a los demás, pero en este caso ha sido al revés. David Bisbal.

Al final, todos hemos ido aprendiendo sobre la marcha de esta nueva normalidad que hemos adoptado, y en lo referente a los videoclips, ha pasado un poco lo mismo. “Muchas veces pensamos que nuestras imágenes pueden inspirar a los demás, pero en este caso ha sido al revés. Todos los vídeos que nos han ido mandando me han servido para grabar en mi casa y decir ‘mira, me grabo con el teléfono’. A veces Rosanna me grababa con la cámara y ya está. Esta es la situación que todo el mundo se encuentra en sus casas”, reflexionaba Bisbal.

Lo más correcto es que todo los que hemos vivido esta cuarentena lo escriban los ciudadanos de a pie. Alejandro Sanz.

Aunque no todos están muy a favor de este tipo de formato. “Yo no soy muy partidario de estos vídeos porque, por lo general, no suelen estar muy bien realizados y parecen el típico vídeo de cumpleaños que te puede hacer tu familia”, confesaba Sanz, “así que me decanto más por el hecho de que sea una fórmula para sacar rentabilidad del lanzamiento de un videoclip para una canción de la forma menos costosa y facilona. Dudo que el single de lanzamiento de un álbum importante llevara esa fórmula”.

Otro de los que ha optado por este recurso es Alejandro Sanz que ha pedido la colaboración de sus seguidores para la película #ElMundoFuera. “Durante este período de confinamiento he escuchado mucho esto de escribir un diario de cuarentena y hay mucha gente que está en el proceso. Me pareció interesante dejar un documento de qué es lo que ha pasado en esta etapa y que ese documento esté contado por gente que no tiene ningún tipo de interés en contar una historia concreta con un determinado tinte o color. Lo más correcto es que todo los que hemos vivido esta cuarentena lo escriban los ciudadanos de a pie”, explicaba sobre su proyecto.

Animación

Volvemos a Aitana porque Enemigos, la colaboración que ha lanzado con Reik, también se quedó sin el videoclip que tenían pensado. Dadas las circunstancias tomaron la solución de recurrir a la animación, un género que ha cobrado relevancia en estas semanas.

Los buenos vídeos de animación requieren tiempo y dinero. Karlos Sanz.

“Bueno, siempre ha estado ahí, pero los buenos vídeos de animación requieren tiempo y dinero. Y ahora se está optando por el lyric y el oficial visualizer que han restado la importancia que se merece a un buen vídeo animado”, comparte Karlos Sanz que no cree que la pandemia vaya a cambiar el lenguaje de este tipo de vídeos.

También han optado por este formato Morat. Dos de ellos se han convertido en los realizadores del vídeo que acompaña a su colaboración con Sebastián Yatra, Bajo la mesa. “Ninguno se esperaba que nos tocara hacer este video durante una pandemia. Esto obligaba a sacar creatividad para ver qué podíamos hacer”, aseguraba Simón Vargas.

“Era evidente que queríamos jugar con la animación y que queríamos hacer una propuesta que la gente no hubiera visto antes. Yo siento que el punto de partida era aprovechar la herramienta que es la animación para poder hacer cosas que no pasan en la vida real. Simplemente no hacer un vídeo animado donde saliéramos nosotros tocando sino meternos de lleno en un mundo fantástico que este vídeo termina generando”, añadía su compañero. “La animación siento que ha sido una solución, una ventaja muy cool”, concluía Vargas.

La era TikTok

Sin duda, la red social que ha triunfado en los últimos meses ha sido TikTok. Son muchos los artistas que han probado a grabar sus primeros vídeos en esta plataforma. Algunos, incluso, la han utilizado como excusa para sus videoclips como Drake y su Toosie Slide, que se convirtió en todo un pelotazo.

“Creo que es una red divertida que hace interaccionar bastante a la gente, es otra forma más de adaptar un videoclip. Lo que es realmente interesante es que, en la actualidad, podrían hacerse varias versiones del mismo video según el destino de red social al que vaya dirigido. La música nunca dejará de sorprendernos, sus ritmos, sus nuevas formas de expresión, fluyen y se adaptan a todos los tiempos y formatos”, argumentaba Karlos Sanz.

Podrían hacerse varias versiones del mismo video según el destino de red social al que vaya dirigido. Karlos Sanz.

Desde luego, la inmediatez ha jugado un papel muy importante para recurrir a estas estratagemas que no siempre ofrecen los mejores resultados. “Por un lado, hemos estado sometidos a mayor presión y con menos tiempo para atender a las demandas y, si ya de por si el mundo del videoclip es un mundo en el cual no tienes mucho margen de reacción, en los últimos meses esto ha sido incluso más acusado. Y por el otro lado, este tipo de ‘formatos más inmediatos’, yo diría que pueden ser más bien contraproducentes: lo que le parece rápido a la gente suele ser difícil de controlar en cuanto a calidad se refiere y puede hacer que nos encontremos con material mediocre”.

Karlos Sanz recibió el encargo de Manuel Carrasco de ponerle imágenes a su Prisión esperanza y los plazos fueron de vértigo. “Desde que colgué el teléfono me puse a planificar todo. Idea, forma y tiempos para la ejecución. Ha sido un reto sacar este video porque solo contaba con un fin de semana para hacerlo. Lo bueno es que tanto Manuel Carrasco, como artista, Pablo Cebrian, como productor musical y yo, como realizador, respondimos con una tremenda fluidez a lo largo de todo el proceso. Muchas veces, bajo presión se trabaja mejor. Eso sí, fueron necesarias una gran concentración y un enorme esfuerzo para poder sacarlo en ese tiempo”, aseguraba.

Parece que poco a poco vamos recuperando algo de normalidad. Ahora queda que el tiempo certifique si hemos tomado nota de lo sucedido y nos haga cambiar el lenguaje de los videoclips o no, quizás seguiremos como en la pre pandemia y volvamos a las grandes producciones.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?