Carlos Baute sobre lo que ha descubierto en el confinamiento: “Me casé con la persona adecuada”

Lanza nuevo tema y hablamos con él de lo que ha hecho estos últimos meses

Carlos Baute

Carlos Baute lanza '¿Y ahora qué?'. / Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images

Carlos Baute no recuerda un tiempo en la que haya pasado tanto tiempo en casa como durante este confinamiento. Ha tenido buena dosis familiar y eso le ha hecho muy feliz. Y como él mismo dice, cuando está feliz, aumenta su creatividad. No ha dejado de componer. ¿Y ahora qué? es su último lanzamiento, un tema que, originariamente hablaba de la pandemia pero que tuvo que rehacer para convertirla en otra cosa por sugerencia de su discográfica.

Una canción que nos devuelve a ese pop latino que tan presente ha estado en sus más de treinta años de carrera. Pero que conste que lo que está preparando no sigue esos mismos cauces. Es tiempo de probar cosas nuevas y lo está haciendo.

Presentas ¿Y ahora qué?, ¿qué supone para ti esta canción?

Es muy especial porque es una canción que cambié entera. Solo mantuve el nombre de la canción porque cuando se lo presenté a la discográfica le encantó el tema, le encantó la melodía y todo, menos la letra porque la letra era del covid y lo que estábamos pasando, de la pandemia. Dijeron, ‘uf Carlos, tú perteneces al mundo del entretenimiento, la gente está hasta arriba con las noticias, es mejor sacar una canción de esas tuyas, así de amor y desamor’. Y no hay problema.

¿Y no te dio un poquito de rabia no poder sacar tu canción sobre el momento que estábamos viviendo?

No, no. Me pasa mucho cuando estoy presentando temas que de repente me dicen ‘sube el tempo, yo cambiaría esto’, ya estoy acostumbrando. Eso fue en abril, estábamos en plena pandemia, era terrible. Me lo pensé y dije, ‘bueno, lo propongo’. Me dijeron eso y dije ‘tengo que mantener el nombre que me inspiró’ y al día siguiente, en 24h, tenía la nueva canción y les encantó. Y quedó esta canción. Tampoco costó mucho, me salió del alma y eso sí, quiero dejar claro que, independientemente, que esta canción va dedicada a todos esos profesionales que durante esta pandemia han estado en esa primera línea protegiéndonos a todos. Que no los olvido, como dice la canción.

¿Hablaba de ellos la versión original de la canción?

Sí, hablaba de ellos y también de lo maravilloso que es el ser humano. Era una canción que mostraba la penuria, los números demenciales y aberrantes que había, pero también hablaba de lo lindo que es el ser humano, bondadoso, buena persona. Somos mucho más buenos que malos. Hablaba un poco de esto.

¿Qué has descubierto de ti mismo en este confinamiento?

Que me casé con la persona adecuada porque en esta pandemia hay muchas personas que recién se están conociendo porque es una locura el que estés tanto tiempo con tu pareja y tu familia. Nosotros estamos contentos y encantados y viviendo un mundo diferente al que estaba acostumbrado que es estar tanto tiempo en casa. Cuando salgo de promoción, de conciertos, suelo pasar entre 8 y 9 meses fuera de casa, a nivel intermitente.

Y ese cambio tan brusco, ¿no ha supuesto una sobredosis familiar?

24/7, sobredosis total. Pero nos respetamos todos. Los niños me respetan, yo les respeto. Cuando yo me encierro a componer estoy componiendo y cuando siento que estoy un poquillo quemado, salgo a jugar y es brutal porque me desconecto total. Luego vuelvo otra vez a componer, en esa estoy. Una peli con mi mujer… lo estoy llevando bien y lo que puede que lleve peor es cuando más adelante nos separamos y me toque viajar porque ya nos estamos acostumbrando a estar en casa con ellos y me estoy apegando mucho tanto a mis hijos como a mi mujer y a ellos les pasará lo mismo.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Carlos Baute (@carlos_baute) el

Pese a todo, has estado componiendo.

No te puedes imaginar, por todos lados. Estoy muy feliz y creo que el año que viene sacaré un disco que tenga esa cadencia de lo que me estaba pasando y lo que nos ha estado pasando en este confinamiento y quiero hacer un disco con guitarra y nada más, al desnudo, como yo hago las canciones, con guitarra o con piano y ya está. Poquitos adornos más, quisiera sacar un disco así, que nunca lo he hecho.

Y en esto que has estado componiendo, ¿vas a seguir moviéndote en el urban?

Ahora eso sí lo estoy dejando a un lado. Hice un disco de música urbana en el anterior, ya lo hice bien, me encanta… Justo antes de este tema presenté No es para tanto con Ana Mena y Yera y ahora decido hacer una pausa en ese género musical y estoy haciendo cosas totalmente diferentes, con guitarra, piano, un poco más acústico y volviendo a mi origen en el sentido de composición porque cuando compongo canciones urbanas son directamente con bases urbanas y la diferencia de composición es brutal. Cuando cojo la guitarra es otra onda, salen canciones pop balada, pop latinas, el género mío de toda la vida.

De hecho, hay quien opina que, lo que hemos vivido se refleja en la música en una búsqueda de una mayor sensibilidad y profundidad en las letras, ¿lo ves así?

Se está viendo que mucha gente está escuchando las canciones de antes, de toda la vida. Eso te hace cambiar un poco, pero eso tiene un target de edades y eso va a ser complicado de cambiar. Esa música vino para quedarse porque la gente joven, lo veo en mis vecinos y gente que conozco entre 16 y 25 años y es lo que escuchan, eso va a estar complicado. Pero gente más adulta contemporánea está regresando, inclusive, a sonidos de antes. Pero que alguien te diga que le urban se va a ir o va a bajar, imposible. Eso no lo creo, va a estar muy complicado, aparte que cada vez son más competitivos y cada vez se unen con artistas más grandes y ahí hay cosas muy interesantes que se están haciendo en la música urbana.

Aparte de estar en la era del urban, también estamos en la era de las colaboraciones, ¿cuántas tienes en marcha?

Ninguna, en mi próximo disco voy a estar yo solo con mi guitarra y mi piano. Igual más adelante para singles diferentes, sí, pero ahora mismo. Incluso la canción conceptual es mía sola. También es dar un poquito de aire a lo que he venido haciendo que he hecho cuatro o cinco featuring que he hecho últimamente.

Van a cambiar muchas cosas, para empezar, el tema de los conciertos, ¿cómo lo ves?

He decidido parar en seco. Me hicieron varias propuestas para varios países y aquí en España de ir con mi guitarra y, de repente, un percusionista, y hacerlo acústico y a mí eso me encanta.

Y, además, por lo que dices, tu próximo disco va por ese camino.

Sí, pero como es para el año que viene, prefiero parar y ya el año que viene asentarlo. Yo estoy preparado para hacer conciertos acústicos por el concepto del disco. Pero adelantarme a eso, no. Tengo una buena excusa para parar porque llevo muchos años sin hacerlo y estoy disfrutando de mi familia y de la parte creativa que es una de las cosas que más me gusta de mi carrera. Cuando se duermen mis niños, ahora que es verano se duermen más tarde, a las 10.45, si mi esposa está cansada y no quiere ver pelis o lo que sea, yo me quedo trabajando hasta las dos o tres de la mañana. Y me levanto a las siete y media, ocho, puedo dormir cuatro horas, pero te prometo que me da igual porque a mí la música me enciende, las neuronas se me ponen a tope.

Te veo especialmente inspirado ahora, ¿no?

Total. Tengo eso desarrollado no, lo siguiente. Como decía el maestro Picasso, ‘a mí que las musas me pillen trabajando’. Te tienes que sentar y buscar. Me siento todos los días y, si no, casi todos los días a la semana y no paro. Tengo esa parte del cerebro muy desarrollada y no paro de crear. Estoy bendecido en ese sentido, no paran de salirme ideas.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Carlos Baute (@carlos_baute) el

Y en ese proceso creativo y con esta sobredosis familiar, ¿te han salido canciones en ese sentido?

No porque ya les escribí un par de canciones a ellos, una en el disco pasado y ya. Si no voy a hacer un disco de nanas. Quise desligarme de todo eso. En el momento tan feliz y pleno que vivo con mi familia, quieras o no, ese amor y ese buen rollo me hace componer, me hace escribir canciones. Si estuviera en una etapa deprimente, sería complicado. Yo no puedo escribir si estoy triste.

Con la de artistas que hay que se inspiran en el desamor…

No, no, no… yo tomo café, cola cao, feliz en día y si estoy feliz, sigo. Yo lo contrario, yo tengo que estar feliz y te hago la canción más deprimente que puedas escuchar, pero, tengo que estar feliz. Si no compongo feliz es imposible.

Tu canción al final no lleva temática covid pero en estos meses, sí ha habido muchos compañeros que han sacado una canción sobre lo que estaba sucediendo, ¿alguna que te haya llamado especialmente la atención?

Me gustó mucho la de Carlos Rivera, muy bonita, me encantó el arreglo. Pero la verdad que no he escuchado muchas canciones que tuvieran que ver con el covid. Había una de unos cubanos que viven en Las Palmas o Tenerife, buenísima, que era para bailar. Urbana total, pero era una sabrosura entre toda la tragedia. Era brutal, muy buena canción. No me acuerda ahorita del título, pero mi esposa la puso trescientas mil veces y al final me enganché a la canción. Eso fue en marzo, principios de abril, hemos pasado ya por tantas cosas.

Pasan los años y no sumas arrugas, tú sigues igual que siempre, ¿cuál es tu secreto?

Los niños y la música. Ponte a hacer música y ya verás. La música me mantiene joven. También por genética. Mi padre, con 60 años tenía muy poquitas canas, en cambio mi mamá no, ella tiene el pelo blanco, se lo pinta. Pero salí en ese caso a mi papá. Y en el caso de la piel a mi mamá. Tiene 70 años y es brutal, no tiene ni una arruga, tiene dos en la frente, es increíble. No hay trucos, es la genética de mi familia.

Y para acabar, robándote la pregunta, ¿y ahora qué?

Ahora ha cambiado la pirámide para todos, estaba invertida, te hablo de la pirámide de la vida. Todo lo que había por arriba era economía, todas estas cosas que te llevan al consumismo y había que cambiarlo. Si hay que elegir entre salud y economía, la única elección para mí es la salud de todos. Le doy la vuelta a la tortilla y a la pirámide.

¿Tendrás vacaciones o hay miedo para salir?

No sabemos. Si llegamos a salir será en coche, no queremos coger avión por seguridad de los peques y de todos porque es como una paranoia brutal porque montarte en un avión es como irte al foco. Te lo juro que casi prefiero pasar el covid pero mi madre tiene 70 años y viene a casa, la nana que tenemos en casa también tiene 70 años, hay que tener cuidado. Tenemos personas en casa que son más vulnerables, aunque todos somos frágiles, ya viste que todo eso cambió. Antes era un 50% la generación de mayores de 60 años y ahora nuestra quinta, cuidado. Y tengo amigos que han estado fatal y que han estado cincuenta y pico días en el hospital y todavía me dicen que todavía no están al 100%. Gente de 40 años, deportista, es increíble.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?