Demi Lovato desvela la verdadera razón por la que abandonó Disney Channel

La actriz renunció a su carrera televisiva por culpa de los desórdenes alimenticios

Demi Lovato

Demi Lovato tomó una difícil decisión. / Matt Winkelmeyer/Getty Images

En la última década Demi Lovato ha vivido una durísima lucha de la que hemos ido conociendo cada vez más episodios tanto públicos (sus ingresos en centros de rehabilitación, su sobredosis...) como privados (en varios documentales ha contado su lucha contra los desórdenes alimenticios y las drogas).

Y fueron precisamente los desórdenes alimenticios los que llevaron a la intérprete a sacrificar su carrera televisiva en Disney Channel. Lo ha desvelado durante una entrevista con Bustle en la que ha echado atrás la vista sin temor a hablar de sus fantasmas y a reconocer que ahora mismo está viviendo una de sus épocas más felices.

Demi Lovato decidió abandonar la factoría Disney en 2010 y esta es la verdadera razón: "Me di cuenta de que en la televisión, los desórdenes alimenticios eran terroríficamente normalizados. Cuando salí de rehabilitación tenía la oportunidad de hablar sobre mis problemas y poder ayudar a la gente o mantener el pico cerrado y volver a Disney Channel. Creo que no hubiera sido fiel a mi misma si no hubiera elegido contar mi historia".

A finales de 2010, Demi Lovato ingresaba en una clínica de rehabilitación para someterse a tratamiento por "problemas emocionales y físicos" que, luego supimos, incluían trastornos de bulimia, tendencia a autolesionarse, adicciones varias y depresión. "No puedo decir que tras aquello no haya vomitado. No puedo decir que no me haya cortado. Es una batalla diaria", explicaba un año y medio después en el documental Stay strong, poniéndonos el pelo de punta.

La ahora solista decidió entonces que quería dedicarse a una profesión en la que su cuerpo no fuera determinante: "Quería que mi carrera fuera sobre mí música, mis letras y el mensaje. Una carrera larga en la que no tuviera que cambiarme a mí misma. La música me dió mucha alegría y perdí esa alegría cuando sucumbí a los cantos de sirena de la industria musical. Me volví miserable. Y no quiero volver a ser así nunca más" confiesa a Bustle.

En ese proceso la cantante siempre ha confesado que cuando pensaba que estaba curándose de sus problemas con la anorexia y la bulimia lo que en realidad estaba sucediendo es que estaba cayendo en otra adicción peor: el alcohol y las drogas. "Estaba cansada de arrojarme al suelo con entrenamientos y dietas extremas. Pensé que los últimos años fueron la recuperación de un trastorno alimentario, pero en realidad estaba cayendo completamente en eso. Honestamente, creo que eso fue lo que llevó a que todo sucediera durante el año pasado, pensé que había encontrado la recuperación cuando no lo hice, y luego viví esta mentira y traté de decirle al mundo que estaba feliz conmigo mismo cuando realmente no lo estaba" explicaba Demi Lovato a comienzos de este año.

"La camuflaba (la droga) en los aviones, en los baños, a medianoche. Y nadie lo sabía. No era capaz de estar sobria. Estaba enganchada a la coca (...), a las pastillas... Cuando salía con Wilmer Valderrama, estuve tres años sin provocarme vómitos. Cuando cortamos, fue una de las primeras cosas que hice" confesaba hace tiempo Demi Lovato confirmando que la lucha seguía.

En este 2020 parece que la felicidad por fin ha llamado a su puerta y sus problemas alimenticios y de salud mental han quedado aparcados. Y la cantante ya reconoció que no echaba de menos su papel en Disney Channel.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?