Ana Fernández: “Me siento identificada con la historia del matrimonio Warren”

La actriz, conocida por 'Las chicas del cable', estrena hoy la película 'Voces', una historia de fantasmas en la que las psicofonías y las brujas son las protagonistas

Ana Fernández entrevista Voces

Ana Fernández durante el photocall de 'Voces' en julio de 2020 / Getty Images / Borja B. Hojas

Voces es una historia de terror al uso que trata de homanejar a los grandes clásicos del cine. Una mezcla entre lo mejor del cine de James Wan, con su Expediente Warren como máximo referente, y las historias clásicas de fantasmas. La película supone el debut en la dirección de largometrajes del joven Ángel Gómez Hernández, y para Ana Fernández, estrella de Las chicas del cable, fue todo un reto porque es un género que no había tocado nunca.

He estado buscando en tu filmografía y no encuentro otro proyecto similar a Voces. Corrígeme si me equivoco, por favor, pero creo que el terror no es un género que hayas tocado demasiado. ¿Qué supone para ti hacer una incursión en este género? ¿Cómo lo has vivido?

Con mucha sorpresa y ganas porque soy un gran fan del terror. Hacer Voces es uno de esos regalos que te trae la vida. Me lo he pasado muy bien durante el rodaje, hemos aprendido mucho de la parte técnica. El rodaje, los planos, la luz, los sustos. Muchas veces mientras ruedas no pasa nada en la acción pero luego en postproducción metes un susto. He disfrutado mucho de todo el proceso.

¿Cuál crees que es la clave para rodar una buena historia de terror?

Que los personajes sean muy normales. Muy humanos. Si los personajes son disparatados el público no va a empatizar con ellos. Cuanto más normales sean, más se los va a creer la gente. La música también es otro elemento clave.

¿Qué es lo que más miedo me da a ti? Por ejemplo, Rodolfo Sancho decía que perder el control...

Yo creo que las imágenes que se te quedan grabadas y que aparecen en el inconsciente por la noche. Hay a personas que le dan miedo los ovnis, o estas películas de carnicería y espíritus, pero yo creo que con lo que te quedas es con las imágenes: una cara, aquella mano que aparece en un encuadre. Como con Carrie, donde mucha gente se quedó traumatizada. Luego ya el miedo que pueda tener cada uno... depende de la forma de ser. Yo, por ejemplo, creo en las energías, en las buenas y en las malas.

Vamos, que crees en lo sobrenatural. ¿Crees que algo de lo que se muestra en Voces puede manifestarse en la vida real?

Tengo mi propia idea sobre lo que creo. No quiero ponerle nombre porque cojo de cada cosa algo que me interesa y que me parece coherente. No soy de una religión en particular o de una creencia concreta, sino que creo en la energía. No se destruye, se transforma. Hay gente que es verdaderamente mala y su campo de energía es malo. Me gustan este tipo de cosas, leer sobre ellas, ver documentales. No es que sea una friki, sino que soy bastante curiosa. Y las psicofonías es algo que creo que tiene que ver más con el otro lado, con lo inconsciente, con los sueños. Suelen ocurrir cuando dormimos, porque el sueño sigue funcionando en ese estado.

En la película interpretas a Ruth, la hija de esta especie de Warren o Iker Jiménez de las psicofonías, Germán. ¿Cómo ha sido meterte en la piel de este personaje? ¿Y cómo ha sido trabajar junto a un veterano como Ramón Barea?

A lo primero te digo que he tenido que hacer un esfuerzo porque mi personaje es el más escéptico y el más coherente. Ella quiere coger a su padre y sacarlo de ahí rápidamente, aunque al final se ve involucrada en todo. Lo de trabajar con Ramón fue un auténtico placer. Con todo lo norteño que es él, así grandote y con su barba... es una ternura de hombre. Además de un maravilloso y grandísimo actor, como persona es como para llevártelo a casa y sentarte con él en el sofá a ver pelis. Desde el principio tuvimos ese rol de padre-hija, así que ha sido muy enriquecedor y divertido.

Cuéntame un poco sobre la experiencia de ponerte bajo las directrices de Ángel Gómez Hernández. ¿Qué tal ha sido el rodaje con él?

Yo creo que con otro director no habría sido así de bueno. Jamás pensaría que es la primera película que hace, porque lo tenía todo clarísimo. Es un gran cineasta y un gran director de actores. Para ser un director completo tienes que saber de interpretación y de realización. Hay algunos que se dedican más a lo técnico, que improvisan sobre la marcha, y otros que no saben comunicarse con nosotros. Ángel tiene todos esos ingredientes. Nos hemos dejado llevar por él. A pesar de ser tan joven y ser su primer largometraje le da mil vueltas a muchos directores. Creo que tiene un futuro muy brillante. De hecho ya lo ha cumplido, porque tiene previsto irse a Hollywood. Ojalá vuelva a coincidir con él.

Veo que hay muchas referencias a algunos clásicos del cine de terror. Por ejemplo, las películas de James Wan, como Expediente Warren, o el debut de Bayona en el cine de terror, El orfanato. ¿Os habéis inspirado en algunas películas de terror emblemáticas para construir vuestros personajes?

Ángel nos mandó muchas referencias de pelis. Él ha hecho un homenaje a todo el cine clásico de terror, así que obviamente tiene muchos guiños a otras películas. Pero yo personalmente me siento muy identificada con la relación del matrimonio Warren, comparándola con la de Ramón y mía. Ellos no son padre e hija, pero está ese contrapunto de que uno cree mucho, como ella, y luego está la visión "tecnológica", como la llamo yo, del marido. Me he inspirado mucho en ellos. Además, porque es muy reciente, funciona muy bien y es de lo mejor que hay en el género de terror.

Tú eres un actriz que ha pasado tanto por cine como por televisión. Ahora están en auge las plataformas de cine en streaming. ¿Qué opinas de este boom mediático de lo digital? ¿Cómo crees que se presenta el futuro del cine en salas? ¿Vamos a ir viendo una desaparición progresiva?

Yo creo que ha sido una evolución muy favorable para la profesión, incluido para los sectores más técnicos. Antes piensa que había muchas menos series y trabajaban con tres actores que salían en todas las cadenas. Lo bueno que tienen las plataformas es que necesitan mucho producto, y eso hace que la gente de la profesión pueda vivir tranquila y bien durante un tiempo. A veces somos 70 en un equipo técnico. En televisión cambiaban los días de emisión, cancelaban un producto porque no estaba la audiencia que consideraban la correcta, y ahora con las plataformas ofrecen a los espectadores que consuman como quieran y cuando quieran. Creo que hay un equilibrio muy grande y que todos salimos muy beneficiados. Sobre el futuro del cine... es arte, es algo cultural, como ir a un museo. Hay algo mágico que hace que salgas de casa y te metas en un lugar a ver arte, películas en este caso. Eso la gente lo va a seguir haciendo. Creo que las plataformas incluso van a ayudar porque le van a dar más vida a las películas. Antes sacabas una película e iba directamente a DVD. Ahora muchas saltan directamente a Netflix. La vida de la película es mucho más larga.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?