Muere Marge Champion, la actriz que fue modelo de Blancanieves y del Hada Azul de ‘Pinocho’

La artista tenía 101 años y había aparecido en decenas de musicales y clásicos de Hollywood, aunque sus trabajos más importantes fueron para Disney

Marge Champion muere actriz Blancanieves

Cartel promocional de 'Blancanieves y los siete enanitos' / LMPC vía Getty Images / Cartel promocional

Es curioso que tu cuerpo haya inspirado una de las figuras más famosas de la historia del cine, aquella que hasta los más pequeños reconocen, pero que tu nombre a duras penas haya trascendido. Es lo que le ha ocurrido a Marge Champion, la actriz, modelo y bailarina que inspiró el personaje de Blancanieves en el clásico de Disney que hoy todos conocemos.

Champion falleció el pasado 21 de octubre a la edad de 101 años, dejando a sus espaldas una vida de grandes éxitos a pesar de su escaso reconocimiento. Fue modelo de baile para Disney desde que tenía 14 años, se convirtió en la esposa de Art Babbitt, amigo cercano de Walt Disney y uno de los grandes animadores de la compañía, y llegó a ser una de las bailarinas más prestigiosas de Hollywood, llegando a dar clases de danza a estrellas de la talla de Shirley Temple (El apartamento) o Joan Crawford (Alma en suplicio).

Quizás su momento de mayor reconocimiento –aunque nunca viésemos su rostro– fue cuando Disney la fichó en 1937 para que fuese la modelo corporal de Blancanieves. Al contrario de lo que se piensa, Disney no la escogió por su rostro, sino por su figura y dotes de baile. Cuando vemos a la princesa moverse rodeada de los siete enanitos, estamos viendo en realidad los movimientos reales de Marge Champion.

La actriz y bailarina Marge Champion posa durante un evento radiofónico para la CBS celebrado en 1942 / CBS vía Getty Images / Imagen promocional

Las colaboraciones de esta actriz no se redujeron a Blancanieves y los siete enanitos, sino que la Factoría del Ratón la volvió a fichar para otro de sus (ahora) clásicos: Pinocho. Allí "interpretó" al Hada Azul, quien ayuda a Geppetto a dar vida a su niño de madera y la que insta a Pepito Grillo a convertirse en la conciencia de Pinocho. Ese mismo 1940 Disney la volvió a llamar para que fuese la figura de baile de los hipopótamos de Fantasía, otro de los clásicos imperecederos de la compañía.

Las puertas de Hollywood se abren

Trabajar en proyectos de tal envergadura le abrió las puertas de Hollywood, aunque siempre mantuvo un perfil bajo porque decidió dedicarse a los espectáculos y las películas musicales. De hecho, llegó a tener su propio programa en televisión junto a su segundo marido, Gower Champion, de quien tomó el apellido por el que se la conoce (su apellido de soltera era Belcher): The Marge and Gower Champion Show.

La pareja saltó al cine en 1950 con la película Mr. Music, donde colaboraron con Bing Crosby, aunque quizás sus contribuciones más emblemática al Séptimo Arte las hicieron en El amor nació en París, cinta de Mervyn LeRoy en la que aparecieron grandes del cine como Zsa Zsa Gabor (Moulin Rouge), y en Tres chicas con suerte, protagonizada por Debbie Reynolds y por un debutante Bob Fosse que dos décadas después se convertiría el director de Cabaret.

Ya en solitario Marge Champion apareció en clásicos como El nadador, donde compartió pantalla con Burt Lancaster (El gatopardo) y Kim Hunter (El planeta de los simios), y fue coprotagonista de El guateque junto a Peter Sellers, uno de los clásicos de la comedia absurda de finales de los sesenta dirigido por Blake Edwards (Desayuno con diamantes.

En 1976, prácticamente retirada de las cámaras y los focos, participó en el documental Hollywood, Hollywood, la secuela del mítico documental musical Érase una vez en Hollywood dirigido por Gene Kelly (Cantando bajo la lluvia) y el mito del claqué Fred Astaire (Sombrero de copa). Cuatro años después hizo su última contribución frente a las cámaras en la serie Fama. En 1981 falleció su tercer marido, el cineasta Boris Sagal, y a los pocos meses se retiró de la interpretación definitivamente.

Cuatro décadas después Marge Champion nos ha dejado para siempre. En su trayectoria profesional deja un premio Emmy por la coreografía de La reina del baile, tres contribuciones legendarias para Disney y más de veinte trabajos cinematográficos y televisivos, algunos de ellos junto a estrellas de primer nivel. 101 años han dado para mucho.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?