Harvey Keitel caracterizado como Charlie en una escena de 'Malas Calles' / United Archives vía Getty Images / Foto © Imagen promocional

Malas Calles (1973)

1 de 12 Al ritmo de Jumpin' Jack Flash de los Rolling Stones y el Be My Baby de The Ronnettes, dos jóvenes italoamericanos, Charlie (Harvey Keitel) y Johnny Boy (Robert De Niro), recorren las sucias y peligrosas calles de los barrios bajos de Nueva York cobrando a morosos. Violenta, llena de energía y rodada en poco más de veinte días con muy bajo presupuesto, Malas Calles supuso la primera incursión de Scorsese en el cine de mafiosos. El conflicto moral religioso, la corrupción y las drogas, temas recurrentes en sus grandes películas posteriores, ya empezaban a aflorar. Su final abrupto, radical y extremadamente violento fue un shock, y aún hoy recuerda a la versión más extrema de Quentin Tarantino en Reservoir Dogs.

El actor Robert De Niro apunta con su pistola en una escena de 'Taxi Driver' / Columbia Pictures vía Getty Images / Foto: © Imagen promocional

Taxi Driver (1976)

2 de 12 Un taxista recorre las calles de Nueva York como un fantasma venido del más allá. El humo de las alcantarillas, la decadencia ética, la suciedad de las inmensas avenidas y la inmoralidad de una ciudad regida por las drogas, la prostitución y la corrupción política hacen de Taxi Driver un cocktail emocional explosivo sobre un hombre, Travis Bickle (descomunal Robert De Niro), ex-veterano de Vietnam, cuyo odio a una sociedad que lo considera un paria va in crescendo. Una olla a presión que un día explota dejando a su rastro un baño de sangre. Fue una de las primeras películas en las que apareció Jodie Foster, aunque tenía solo 14 años.

Robert De Niro caracterizado como el boxeador Jake LaMotta en una escena de 'Toro Salvaje' / United Artists vía Getty Images / Foto: © Imagen promocional

Toro Salvaje (1980)

3 de 12 Drama biográfico inspirado en la figura del boxeador Jake la Motta, un hombre turbulento, paranoico y agresivo que suelta su rabia contra sus seres queridos –es un maltratador machista de manual y un hermano pésimo– que, sin embargo, poco a poco va adquiriendo un éxito legendario en el ring de boxeo, muchas veces gracias a los amaños de la mafia. Rodada en un blanco y negro de esquela mortuoria: Scorsese consiguió con Toro Salvaje firmar una de sus tres mejores películas. Se llevó dos Óscar, uno de ellos para Robert De Niro.

El actor Robert De Niro caracterizado como el humorista Rupert Pupkin en la película 'El rey de la comedia' / Silver Screen Productions vía Getty Images / Foto: © Imagen promocional

El rey de la comedia (1982)

4 de 12 Aunque parezca descabellado la trama de esta película se parece mucho a la de Joker, solo que sin el componente sangriento y sociópata que tenía Arthur Fleck. La historia sigue a Rupert Pupkin, un humorista que quiere hacerse famoso. Cuando conoce a su ídolo, Jerry Langford, le pide que le haga un hueco en su show televisivo, pero este se lo niega porque "todos deben empezar desde abajo". Entonces Pupkin tratará de utilizar todos los métodos y artimañas a su alcance para lograr un éxito que se convierte en una obsesión.

Griffin Dunne y Rosanna Arquette en un artwork del cartel de '¡Jo, qué noche! (After Hours)' / Warner Bros. / Foto: © Cartel promocional

¡Jo, qué noche! (1985)

5 de 12 Scorsese cambiaba el tono de sus anteriores películas y firmaba para Warner Bros. esta exitosa comedia negra sobre un solitario empleado de una empresa informática que por infortunios del destino acaba su jornada laboral en uno de los peores y más peligrosos barrios de Nueva York. Una noche eterna marcada por la mala suerte; una suerte de Historias lamentables a la americana. La protagonizaron Griffin Dune, Rosanna Arquette y Linda Fiorentino.

El actor Paul Newman acude a Londres a presentar la película 'El color del dinero' en enero de 1987 / Getty Images / Foto: © Georges De Keerle

El color del dinero (1986)

6 de 12 Historia de éxito, arrogancia y dinero: El color del dinero era una secuela de El buscavidas de Robert Rossen, aunque muchos no la entendieron así porque Scorsese tuvo la habilidad de revitalizar el clásico sin necesidad de depender de su sombra. La película estuvo protagonizada por un jovencísimo Tom Cruise y Paul Newman. La historia gira en torno a Vincent (Cruise), un joven jugador de billar que trata de convertirse en el rey de las apuestas con la ayuda de una leyenda: Eddie Felson (Newman).

(De izq a der) Los actores Ray Liotta, Robert de Niro, Paul Sorvino y Joe Pesci posan para una imagen promocional de 'Uno de los nuestros' / Corbis vía Getty Images / Foto: © Sunset Boulevard

Uno de los nuestros (1990)

7 de 12 La leyenda cuenta que Warner Bros. contrató a varios mafiosos como secundarios para que la película fuese más realista. Nadie sabe cómo se les pagó porque utilizaron identidades falsas cuando los contrataron. Luego, muchos de los actores de la película (más de veinte, así que ojo) acabaron en Los Soprano. Entre ellos Michael Imperioli, Tony Sirico y Lorraine Bracco. El cineasta confió, además, en un jovencísimo Ray Liotta para encarnar a Henry Hill, un matón de barrio bajo que se gana la confianza de sus jefes haciendo recados para ascender y convertirse en un prestigioso gángster local al que todo el mundo quiere ver muerto. Es lo que se conoce como la historia de una ascenso con posterior caída meteórica. Robert De Niro y Joe Pesci coprotagonizaron la película (después volverían a reencontrarse en Casino y, nuevamente, en El Irlandés).

Sharon Stone en una escena de 'Casino', película inspirada en el libro homónimo de Nicholas Pileggi / Universal Pictures vía Getty Images / Foto: © Imagen promocional

Casino (1995)

8 de 12 Corrupción, drogas y bombas en el salpicadero del coche, cortesía de Sam "Ace" Rothstein, un magnate de las apuestas que se convierte en director de un importante casino de Las Vegas. Para muchos es la obra maestra de Scorsese: está rodada con ritmo frenético, la cámara no para quieta durante casi tres horas de metraje y recurre a un reparto con estrellas descomunales: Robert De Niro, Joe Pesci, James Woods y Sharon Stone, en una de sus mejores interpretaciones. Nunca podremos olvidar ese desenlace con el Gimme Shelter de los Rolling Stones de fondo. Pura adrenalina.

Leonardo DiCaprio (i) y Daniel Day-Lewis (d) en una escena de 'Gangs of New York' / Miramax Films / Foto: © Imagen promocional

Gangs of New York (2002)

9 de 12 Pandillas y navajeros del siglo XIX. Nueva York está marcada por la corrupción política y la guerra entre bandas. En esta tesitura un joven irlandés llamado Amsterdam Vallon (DiCaprio, que comenzaba a hacer sus pinitos como fetiche de Scorsese) decide vengarse de Bill El Carnicero (Day-Lewis), un cruel y excéntrico sujeto que mató a su padre tiempo atrás. Recibió 10 nominaciones a los Óscar y no se llevó ni una sola estatuilla.

Leonardo DiCaprio caracterizado como Howard Hughes en una escena de 'El aviador' / Miramax / Warner Bros. / Foto: © Imagen promocional

El aviador (2004)

10 de 12 Biopic dramático inspirado en la figura de Howard Hughes, uno de los productores de cine más famosos y magnate de la RKO, además de uno de los hombres más ricos de la historia de la humanidad, quien destacó por sus obsesiones, trastornos obsesivo-compulsivos y comportamientos casi lunáticos. Pero aparte de su papel en la industria de Hollywood, Hughes también fue un pionero de las innovaciones del mundo de la aviación. Hasta compró su propia aerolínea: Trans World Airlines.

Jack Nicholson fuma un cigarro en el set de rodaje de 'Infiltrados' en junio de 2005, en Boston, Massachussets / WireImage vía Getty Images / Foto: © James Devaney

Infiltrados (2006)

11 de 12 Remake de la hongkonesa Infernal Affairs pero con unos giros de trama mucho más brutales. Scorsese sustituyó al entonces sexagenario Robert De Niro por el joven Leonardo DiCaprio para protagonizar Infiltrados y recurrió al excéntrico Jack Nicholson para interpretar al temible Frank Costello, capo de la mafia irlandesa. Intrigas, topos, ratas y un final sanguinario confluyen en una de las películas más brillantes de Scorsese, la única que le granjeó el Óscar a mejor director.

Leonardo DiCaprio en una imagen promocional de 'El lobo de Wall Street' / Paramount Pictures / Foto: © Imagen promocional

El lobo de Wall Street (2013)

12 de 12 Una película que funciona como dinamita. Es Casino a toda pastilla. Una experiencia frenética sobre un hombre que ha perdido cualquier atisbo de ética o moral y al que solo le interesa el éxito. Leonardo DiCaprio ofrece una interpretación extrema dando vida al corredor de bolsa Jordan Belfort. Una historia de dinero, sexo, falta de escrúpulos y poder pasada por el tamiz de la comedia negra, con la mala leche típica del Scorsese más gamberro.

Martin Scorsese acaba de cumplir 78 años, pero ni la edad ni el éxito le han hecho apartarse de uno de los caminos en los que es más complejo mantenerse: el de la creatividad. Han pasado 50 años desde que pudimos conocer los primeros trabajos de este director de ascendencia italoamericana, y a pesar de que su estilo ha cambiado y que las leyendas de las que se rodeó entonces –Robert De Niro, Harvey Keitel, Joe Pesci– han dejado de ser las habituales de sus repartos para ser sustituidas por los actores "de moda", la calidad de sus películas se mantiene imperturbable.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

redes_sociales redes_sociales

Comentar