Dua Lipa rompe Internet con ‘Studio 2054’: Un concierto virtual que ha superado cualquier expectativa fan

La artista ha dado un show de lo más completo con invitados y actuaciones que se han ganado la ovación de las redes

Dua Lipa rompe Internet con ‘Studio 2054’: Un concierto virtual que ha superado cualquier expectativa fan

Dua Lipa en Studio 2054. / Warner Music

Cuando Dua Lipa dio la noticia, tanto ella como su fandom se rompieron. Después de varios intentos, la situación de pandemia consiguió paralizar de nuevo su gira, y con ella cualquier macroevento que la cantante pudiese planear a corto plazo. Sin embargo, más allá de rendirse, Dua supo ganarle terreno a las circunstancias con un nuevo concepto: Studio 2054.

Anunciada más como experiencia que como un concierto, la cantante ha estado preparando el hype para todo su fandom con anuncios de invitados y pistas cómo sería este misterioso evento online durante las últimas semanas. Un mes después, sus fans podían ver lo que la artista ha estado preparando con tanto tesón, ¡y a golpe de click!

La londinense y su equipo han cuidado al máximo todo tipo de detalles, desde la coreografía al escenario, con un plató de lo más elaborado en el que ya se preveían unos números de altura. Los fans más fieles han podido ver como Studio 2054 se ha ido formando a lo largo de un mes antes de que la cantante comenzase a cantar, hasta que ha llegado la hora de la verdad.

Luces, cámara, internet… Y empieza el show

Los primeros pasos de Dua Lipa hacia el micrófono ya dejaban clara toda una declaración de intenciones hacia lo que Studio 2054 iba a ser para su audiencia. Radiante como de costumbre, la cantante cruzaba la improvisada pista de baile con un body de cuello halter con pedrería y flecos efectistas a modo de falda, en un look de lo más setentero que sigue la corriente del tema con el que ha abierto el show: Future Nostalgia. El disco-pop que ha conseguido plasmar en su último álbum por fin se ha visto materializado recreando una fiesta que bien podría ser la que hubiésemos tenido si la pandemia no nos las hubiese quitado de los planes -una referencia dolorosa, pero que calentaba motores a la perfección-.

Dando un paso atrás hacia su banda, y juntándose con su cuerpo de baile, la artista empezaba con  Levitating -mención especial al impresionante solo de guitarra en el puente de la canción- comenzando al fin la parte más pop del concierto. Tras ello, Pretty Please confirmaba que Studio 2054 es todo lo que el Future Nostalgia Tour podría haber sido -y seguramente será en sus nuevas fechas-. Con bailes de lo más sensuales, su primer cambio de vestuario ha sido todo un respiro después de no parar ni un segundo en tres actuaciones seguidas.

Vuelta al ruedo, la cantante no dudaba en subir la apuesta con el brillo y se atrevía con un body plata con drapeado en el escote, que resaltaba en los neones por los que cruzaba mientras se escuchaba el inicio de su explosiva Break My Heart. Una amalgama de colores flúor ya anticipaba uno de los numerazos de la noche, tal y como se esperaba de uno de los singles que ya es de los más exitosos de su carrera. Sin embargo, al terminar éste se ha propuesto eclipsarlo con otro de los temas más sonados de esta última era, dándolo todo con su Physical. Después, la cantante despedía su último repertorio con Cool esquivando a sus bailarines, esta vez recorriendo el estudio a patines.

Demostrando la energía que le caracteriza, la artista se iba hasta el backstage para cantar su hit más querido -y tal vez con más moraleja-: New Rules. Si Dua cantaba uno de sus éxitos más representativos, sólo podía indicar que el show estaba a punto de pasar a uno de sus  momentos más esperados.

Los (tele)invitados: De la hipnótica FKA Twigs a la leyenda viva de 'Rocketman'

En medio de un descanso, las cámaras se han dirigido a la sensual pole-dance de FKA Twigs, que abría la veda de invitados que Lipa ha ido desvelando en sus redes sociales. Después de dejar alucinando a toda su audiencia virtual llegando a animarse a contonear su cuerpo por la barra, la cantante se sentaba a compartir con el mundo imágenes inéditas del explícito videoclip que acaba de sacar junto a Miley Cyrus, Prisioner.

Como era de esperar, las invitadas de la noche no se han quedado sólamente en ellas. Aunque muchos se esperaban que los reyes del Latino Gang se dejasen caer por Studio 2054, cuando la melodía de Un Día (One Day) empezaba a sonar se descubría que tanto Bad Bunny como J Balvin sólo cantarían sus respectivas partes del tema desde un televisor de atrezzo, al más puro estilo 2020. Eso sí, seguro que a muchos esto no les ha impedido bailar al ritmo del temazo de Tainy, también presente en la conexión.

Vestida esta vez para la ocasión con un top colorido tipo bustier de Versace con decoración marina, se levantaba de la habitación recreada para ese set del concierto para recibir a Angèle, que se sumaba a su reciente Fever de manera presencial, dejando claro que la química que les une va más allá de cualquier videoclip. Tras pasearse con la belga por todo el estudio, volvió a la cabina del DJ para cantar una de sus colaboraciones más sonadas: One Kiss, con Calvin Harris.

Al acabar su temazo dance por excelencia, de repente una "seguidora" subía desde el público a saludar. Sin embargo, lo que muchos no se esperaban es que la melena rubia que se dirigía a Dua se revelase como la mismísima Kylie Minogue. Empezaba Real Groove, una de las pistas más queridas de DISCO, el último álbum de la australiana. Tras ello, y a dos voces de nuevo, se atrevieron a enlazar con la archiconocida Electricity, de Dua.

Pero de repente paró el show. Con todo apagado, una gran pantalla dejaba sonar unos acordes de piano que pasaban a ser los únicos protagonistas del streaming. Elton John llegaba al Studio 2054 para interpretar su mítica Rocketman, cumpliendo así -aunque de forma telemática también- la invitación de la artista de formar parte de este novedoso proyecto.

Tras la participación del músico, Dua volvía esta vez a plano ataviada en un espectacular mono ajustado transparente con decoración geométrica de pedrería. Se dispuso así a cantar Hallucinate, pisando el escenario con una fuerza que indicaba que todo estaba a punto de acabar. Una coreografía de lo más viva terminaba con un remezcla del Hung Up de Madonna y las primeras notas de Don't Start Now, con un remix improvisado que ponía el broche final a un concierto novedoso y que contentó por unanimidad a las redes.

De este modo acababa Dua Lipa todo lo que pudo ser en directo y no fue, pero que consiguió compensar a los fans: Un espectáculo repleto de emociones que consiguió conectar a todos para el show que le debía al mundo. Posiblemente una de las noches más importantes de su carrera, aunque sólo sirvió de preámbulo para lo que se viene en su gira europea de 2021. Sabiendo todo lo que tiene que ofrecer sobre el escenario, ¿te lo vas a perder?


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?