Brendan Fraser: el chico de oro de Hollywood que acabó sumido en una depresión

El actor cumple 52 años tras haber superado innumerables operaciones, un divorcio que le costó varios millones y un caso de abuso sexual en el que él fue la víctima

Brendan Fraser declive Hollywood

El actor Brendan Fraser acude al estreno de 'Gimme Shelter' en Nueva York, en enero de 2014 / WireImage vía Getty Images / Stephen Lovekin

La de Brendan Fraser es una historia triste. Durante unos años fue uno de los rostros más reconocidos de Hollywood. Su participación en grandes taquillazos como George de la jungla y la saga de películas de La momia lo convirtió en una gran estrella, un reclamo seguro para millones de espectadores que se metían a una sala para ver a ese tipo lleno de energía, gracioso y atractivo.

Sin embargo, todo se torció tras una mala combinación de elementos impredecibles. El primero, las cirugías. Fraser, como Tom Cruise, era un actor que buscaba hacer sus propias escenas de acción. Llevó su cuerpo al límite durante las películas de La momia. ¿La consecuencia? Una lesión de la columna, costillas rotas, traumatimos en las rodillas y hasta problemas para hablar, pues sus cuerdas vocales quedaron gravemente afectadas.

Cuenta una de esas leyendas negras de Hollywood que incluso fingió un ahorcamiento y tuvo que ser reanimado en pleno set de rodaje porque estuvo a punto de asfixiarse. Tras todo esto, se sometió a varias operaciones quirúrgicas para mitigar los dolores. Quedaban atrás las grandes escenas de riesgo.

La segunda pieza que llevó a Fraser al declive psicológico tiene que ver con su ex-esposa, Afton Smith, a quien conoció en 1993 en una fiesta en casa de Winona Ryder y con quien colaboraría en la película George de la jungla. Se enamoraron perdidamente, se casaron y tuvieron tres hijos.

Sin embargo, tras nueve años de intenso matrimonio, se divorciaron de malas maneras y ella consiguió que un juez obligase a Fraser a pagarle una manutención millonaria que ascendía a más de 70.000 dólares mensuales que luego tuvieron que rebajarse a casi la mitad por culpa del gasto que invertía Fraser en tratamientos para paliar las secuelas de sus "heridas de rodaje".Un desembolso económico que no ayudó en nada a la estabilidad financiera y psicológica de la otrora estrella de la industria cinematográfica.

Sufrió un caso de abuso sexual

Para colmo, Fraser confesó en una entrevista para la revista GQ que sufrió un caso de abuso sexual en 2003. El culpable fue un periodista, Philip Berk, expresidente de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood. El actor describió cómo durante una gala el periodista lo rodeó con uno de sus brazos, le agarró las nalgas y trató de tocarle el ano con el dedo.

Ante el bloqueo y la vergüenza no supo ni cómo actuar. "Sentí náuseas. Pensé que iba a llorar". Huyó, pero no se atrevió a denunciar al periodista. Solo cuando en 2018 estalló en movimiento #MeToo tuvo el valor de hablar públicamente y exigir explicaciones a Berk, quien negó la versión de Fraser y dijo que había sido una broma de mal gusto para molestar el artista.

Esta acumulación de malas experiencias fueron minando poco a poco la moral de Brendan Fraser, quien acabó sumido en una depresión. "Me sentía miserable", explicó a GQ. Un último palo llegó en 2016 tras su participación en la serie The Affair y ya prácticamente apartado de cualquier proyecto grande. Durante una entrevista, el actor apareció visiblemente desmejorado: con bastantes kilos de más, muy dubitativo y con la cara llorosa. Una extraña entrevista que hizo cabizbajo y por el que fue duramente criticado.

La gente decía que estaba acabado, que aquel actor lleno de vida ya no era una estrella. Lo que no sabían estos "críticos" es que tan solo unos días antes la madre de Fraser acababa de morir y el actor, para no quedar mal con el medio de comunicación que le había invitado, decidió ir igualmente. "Creo que no había superado el duelo, aunque no lo sabía", explicó posteriormente cuando le preguntaron por aquella extraña entrevista. Las críticas, los insultos y la malas formas de algunos fans le sentaron muy mal.

El futuro de Brendan Fraser

A pesar de las malas experiencias, Brendan Fraser no se ha rendido. Desde su contribución a The Affair se ha volcado en las series de televisión. Lo hemos visto encarnando a Fletcher Chace en la serie Trust; a Nathan Fowler en Cóndor y actualmente tiene papeles en Professionals y en la exitosa comedia de ciencia-ficción Doom Patrol, que sigue en activo.

Además, puede que una de las grandes oportunidades cinematográficas recientes llegue en 2021 de la mano de Steven Soderbergh, mítico director de Traffic, Contagio y Erin Brokovich. El cineasta prepara No Sudden Move, la historia de un grupo de criminales que son reunidos bajo extrañas circunstancias y deben resolver un misterio.

Brendan Fraser acude a un evento relacionado con la serie 'Doom Patrol' par ala NASCAR, en Fort Worth, Texas, en marzo de 2019 / Getty Images para la NASCAR / Jared C. Tilton

En la película colaborará con Matt Damon, Jon Hamm, Ray Liotta, Kieran Culkin, Benicio del Toro, David Harbour y Don Cheadle, entre otros, lo que puede supone un empujón mediático para este juguete roto de Hollywood al que los años han convertido en un hombre triste y desdichado y que hoy, 3 de diciembre de 2020, cumple 52 años con una sonrisa amarga.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?