Irene Escolar es Amalia Garayoa en ‘Dime quién soy’: “Es una serie oscura y sucia”

La actriz protagoniza la serie de Movistar+ 'Dime quién soy', una ambiciosa producción que traza una línea transversal por diferentes épocas y países

Irene Escolar entrevista Dime Quién Soy

Irene Escolar durante el Festival de San Sebastián, en septiembre de 2020 / NurPhoto vía Getty Images / Cool Media

Dime quién soy es, ante todo, una serie ambiciosa. Por un lado, porque adaptar la novela de más de 1.000 páginas de Julia Navarro no ha sido nada fácil. Por otro, porque tanto el libro como la serie pretenden hacer un retrato transversal del siglo XX y sus conflictos, desde la Segunda República y el estallido de la Guerra Civil hasta el auge de los nazis en Alemania y la expansión del comunismo en la Unión Soviética.

Movistar+ divide en 9 episodios la historia de Amelia Grayoa, una mujer que abandona su España natal huyendo del bando nacional y que acaba atravesando toda Europa rodeándose de hombres y mujeres poderosos e influyentes que le hacen descubrirse a sí misma. La actriz que le da vida, Irene Escolar, nos cuenta de primera mano cuáles han sido sus experiencias, quién es esta mujer y qué podemos esperar de una de las series más esperadas de este 2020.

Cuéntanos un poco sobre tu personaje. ¿Quién es Amelia Grayoa? ¿Qué la caracteriza?

Al haber hecho los 50 años de su vida a lo largo de la serie ella pasa por muchas fases de aprendizaje. Hay algunos rasgos muy característicos de su personalidad, como la valentía o la fortaleza, pero también la determinación. Sin embargo, comparándola en el primer capítulo y en el último es una mujer totalmente diferente. Ese era el reto, lo rico de este trabajo.

Es una mujer que va a contracorriente de la sociedad y que cada vez necesita menos de los hombre que tiene a su alrededor para salir adelante.

Es una mujer que huye de lo que supuestamente preestablecido en su vida. Es un reflejo de lo que debieron tratar de hacer muchísimas mujeres durante la Segunda República. Son historias que están silenciadas o de las que no tenemos tanto conocimiento y me gusta que mi personaje muestra esa realidad. Luego está esta lucha hacia adelante, ella siempre continúa peleando. Y esos hombre que tiene a su lado que, como bien dices, son bastones en los que se apoya para encontrar quién es y cuál es su camino. Además, ella aprende y se refleja en otras mujeres como Lola, Carla o Francine, la polaca que trabaja para la resistencia: acaban siendo las mujeres a las que se quiere parecer; son sus referentes.

Aparte de contar la historia de esa mujer la serie busca hacer un retrato de toda la historia europea. Es un proyecto muy ambicioso…

Yo creo que es muy ambicioso porque estamos hablando de una novela con muchísimas páginas, y adaptar libros a una serie o a una película es muy complicado porque debes encontrar la mirada correcta, el punto de vista. En este caso ese punto de vista es el de Amelia. Eso lo tuvimos claro y trabajamos en ese camino. Pero claro, a nivel espaciotemporal, todos los países por los que ella pasa, esos momentos históricos, todo hace que se complique a nivel de producción, y hay todo un equipo que ha estado luchando por mantener la vida en cada uno de esos periodos históricos.

¿Qué opinas de la ambientación? Viendo los cinco primeros capítulos se percibe que está muy lograda.

Todo el vestuario que ves es real, de esa época, que viene de un almacén vintage de París. Igual que el director de fotografía, quien trabajó para que fuera una serie oscura y sucia. Porque es un siglo que es sucio y es oscuro y cada capítulo tiene una luz diferente porque cada uno es en un país con unas circunstancias concretas. Yo siento que esta ambición ha podido materializarse gracias a una cohesión muy importante del equipo capitaneado por Eduard Cortés, con su mirada inteligente y sensible, y el trabajo que hemos ido sumando todo el equipo. Y aún así piensas que te faltan cosas: nunca tenemos la sensación de que lo tenemos todo. Pero estoy muy orgullosa porque hemos hecho todo lo que había en nuestra mano para contar bien esta historia y de manera digna.

¿Crees que tiene una lectura política o ideológica?

Es una serie muy política porque el telón de fondo es completamente político y habla de cómo la propia política y las decisiones de los gobernantes hacen que el ciudadano raso se queda al margen y sufra las consecuencias. También retrata cómo el miedo de una época, el siglo XX, impregnó la vida de muchas de estas personas y cómo muchos estamos heredando ese miedo y lo vemos e cosas que están ocurriendo y que tienen que ver con gente muy asustada, sintiendo que lo puede perder todo. A pesar de que la serie es una ficción sí que nos recuerda de dónde venimos, nos contextualiza, y yo creo que eso siempre es interesante.

¿Amelia es un icono feminista?

Yo creo que el final de la serie es muy importante para entenderla a ella y entender hacia dónde va. Un icono feminista… bueno, creo que es una mujer que pelea por descubrir quién, su identidad, de ahí el título del libro. Quiere descubrir su deseo real al margen de lo que estaba preestablecido en su vida y el contexto en el que ella vive. Y en ese sentido yo creo que la hace alguien valiente. No debía ser fácil ser una mujer en aquella época y tomar todas esas decisiones. Ahora, muchas veces, tampoco lo es, ¿no?

Un rodaje de tantos meses y en tantas localizaciones tuvo que tener sus luces y sombras...

Mira, la serie la rodamos durante 8 meses, 4 en España y 4 en Budapest. Rodamos todo y terminamos en enero, justo antes de que entrara la pandemia. Tuvimos mucha suerte. Si no habría sido imposible sacarla adelante y el trabajo que hicimos no hubiese visto la luz. Rodar en las condiciones en las que rodamos en Budapest... yo no sé cómo se podrá hacer eso de esta manera, la verdad. Rodar en una ciudad que desconoces y en la que descubres lugares a los que no tendrías acceso de forma normal, que es algo que te permite el cine y la televisión, fue estupendo. Pero lo más interesante de Dime quién soy fue lo de las 9 nacionalidades y sus idiomas.

¿Cómo es eso?

Pues había veces en el rodaje que hablábamos 4 idiomas diferentes: en Budapest estaba el equipo húngaro e inglés, luego llegaban los polacos, después rodábamos Italia por la mañana y Polonia por la tarde.

¿Cuál fue la parte más dura de grabar?

La parte de la Rusia estalinista, que quedaba alejada de mí. Fue duro de transitar cuando ella se queda sola. Yo lo recuerdo una etapa de rodaje dura. También nos costó mucho contar cómo era la Amelia de 40-50 años, en el último capítulo. Porque la parte final, en la que tengo 70 y 80, es increíble, me transformaron totalmente la cara, ya lo verás, pero cómo seré yo a los 50... no es tan fácil. Tengo una cara muy de niña. Cómo trabajamos hasta dar con la peluca adecuada, con la cara como caída, fue bastante complicado.

Los primeros episodios de Dime quién soy ya están disponibles en Movistar+.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad