Antonio Vega: “Yo me quiero ir de aquí a toda leche, con una motocicleta… dejando un rebufo que te cagas”

Conmemoramos la llegada al mundo de un icono del pop español en el que hubiese sido su 63º cumpleaños

Antonio Vega: “Yo me quiero ir de aquí a toda leche, con una motocicleta… dejando un rebufo que te cagas”

Antonio Vega en las calles de Madrid / Francis Tsang (Getty Images)

Hoy, Antonio Vega hubiera cumplido 63 años. Nos dejó cuando aún no había cumplido los 52. Hoy, conmemoramos la llegada al mundo de un icono del pop español, un madrileño que “nació con magia”. Y lo hacemos a través de sus propias palabras. Él mismo nos descubre cuál fue la primera canción que compuso o la que la le hubiera gustado escribir, comparte sus recuerdos junto a Nacha Pop o sus vivencias más íntimas.

Recuperamos algunos fragmentos de su última entrevista para LOS40, el 19 de Noviembre de 2006, dos años y medio antes de fallecer de un cáncer de pulmón. Esa tarde, Antonio Vega compartió estudio y charla con Shuarma (que acababa de disolver a su grupo Elefantes), y junto a Sira Fernández, hizo un recorrido en el tiempo de su particular historia.

Contaba Antonio que lo de la música le vino desde pequeño, pero que fue en torno a los 20 años, cuando tomó la “decisión tajante y radical” que cambiaría su vida por completo. Estudiaba entonces en la Escuela de Arquitectura, iba siempre con la guitarra, y acabó cambiando las horas de estudio por horas con la guitarra “ahí en el campo de rugby de la Facultad”. Al final, ya no asistía a ninguna clase y acabó dejando la escuela y “agarrado a la música”.

Compuso su primera canción en la mili: Chica De Ayer

En 1977 cumplió el servicio militar en Valencia, y fue allí “mirando unas obras… porque el mar quedaba un poquito lejos”, donde compuso su primera canción: Chica De Ayer. Así, nada más empezar, parecía que Antonio ya hubiera tocado techo: "No había tocado techo en absoluto. De hecho, Chica De Ayer fue una canción que luego solo el tiempo y el espacio han situado como un clásico de la música pop española. Entonces, Chica De Ayer era una canción más, prácticamente irrelevante en mi historia, en mi entorno. Era una manifestación, la primera, y en ese entonces yo estaba haciendo el servicio militar en Valencia y hasta entonces nunca había escrito una canción. Siempre había tenido grupos de versiones de canciones que a mí me habían gustado siempre y que había interpretado. Porque yo, hasta ese momento, era batería de un grupo y tocaba la guitarra, pero no me había decidido realmente a ser definitivamente el guitarrista que me considero hoy en día. Pero entonces sí, cogí la guitarra y aquella tarde fue la primera canción que escribí".

En 1978, se convirtió en el alma de Nacha Pop (inicialmente Uhu Helicopter), uno de los mejores grupos del pop español. Le acompañaba su primo Nacho García Vega (guitarras y voces), además de Carlos Brooking (bajo) y Ñete (batería). Los 10 años de actividad de la banda fueron intensos “y de sangre hirviendo”: "Los recuerdos son todos fantásticos, son maravillosos y se me amontonan en la cabeza muchas veces, se me pasan por alto muchas cosas que luego de pronto me vienen más tarde a la cabeza cuando intento hacer algo así un poco más fríamente, pues un recuento un poco esquemático de lo que fue. Pero los recuerdos que tengo son fantásticos todos y son recuerdos de una vida intensa y de sangre hirviendo".

Woman, de John Lennon, es “la canción acojonante, perfecta”

De Antonio Vega son algunas de las grandes canciones de nuestra música. Composiciones calificadas muchas veces de 'joyas' o 'tesoros', melodías imperecederas que han trascendido en el tiempo. Sin embargo a él, la canción que le hubiera gustado escribir es Woman de su idolatrado John Lennon: "Porque es Woman, porque es una canción maravillosa y... para mí la más maravillosa. La canción acojonante, perfecta, que puedo oír en cualquier momento y todas las veces que sea necesario. La verdad es que es una canción que pasan los años y no deja de emocionarme, no deja de sorprenderme. Tiene sencillez de secuencia de acordes, más sencilla digamos, con la que todos nos hemos encontrado alguna vez y sin embargo, qué bien vista está la melodía y la flexibilidad con la que trata la canción".

Siempre vivió como quiso. De la manera que él eligió. Y lo hizo intensamente, antes, durante y después de Nacha Pop. A sus 49 años, Antonio Vega aseguraba que volvería a repetir la vida que había tenido: "Es cierto que los refranes siempre dicen la verdad y que no hay mal que por bien no venga, y que ese tipo de cosas se nos confirman día a día, en todo lo que hacemos. Yo no me arrepiento de nada en absoluto y creo que firmaría de nuevo por una vida así”.

Tras la muerte de Marga, “no me apetecía seguir vivo”

Hubiera firmado de nuevo por una vida así, con sus luces y sus sombras, con sus momentos de alegría… y los de dolor. Antonio estuvo enamorado ‘apasionadamente’ dos veces. La primera, de Teresa, con la que convivió 18 años. La segunda, de Margarita del Río, Marga como la llamaba él. La conoció en 1997 y la amó hasta febrero de 2004, cuando falleció con un cuadro de encefalitis bacteriana. Fue el momento más doloroso de la vida de Antonio: “Quizá, el momento más duro de mi vida fue el fallecimiento de Marga, momento en el que no me apetecía seguir vivo, no me apetecía seguir... nada, estaba totalmente abandonado de todo y solo quería sentirme un vegetal que continuara viviendo mientras funcionaran sus funciones más básicas. Era una sensación terrible de la que por fortuna pude salir y contar".

Si se hubieran cumplido los deseos de Antonio Vega, la canción con la que le hubiera gustado nacer aquel 16 de Diciembre de 1957 es Black Is Black, de Los Bravos: “Creo que es ideal para salir al mundo". Y en su despedida, tenía que haber sonado La Motocicleta, también de la banda de Mike Kennedy… para irse “a toda leche… dejando un rebujo que te cagas”.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?