Tom Sizemore: así han dejado los escándalos y las adicciones al actor de ‘Salvar al soldado Ryan’

El artista ha sido detenido por posesión de drogas, lo han acusado de malos tratos y, ahora, parece haberse reconvertido en productor

Así han dejado los escándalos y las adicciones a Tom Sizemore, actor de ‘Salvar al soldado Ryan’

Tom Sizemore caracterizado como el sargento Horvath en 'Salvadr al Soldado Ryan' (1998) / CBS vía Getty Images / Fotograma de la película

La carrera de Tom Sizemore ha estado marcada por la polémica. Antes de las acusaciones de abusos sexuales, el agravamiento de sus adicciones a las drogas y sus reiteradas detenciones y escándalos, Sizemore fue un actor muy prometedor. Debutó con Oliver Stone en Nacido el cuatro de julio, repitió con él en Asesinos natos, trabajó bajo las órdenes de Kathryn Bigelow en Días extraños, fue protagonista de The Relic y tuvo papeles relevantes en Heat, Pearl Harbor, Black Hawk Derribado y Al límite.

Considerado un secundario de lujo, Steven Spielberg lo contrató en 1998 para el papel más famoso y prestigioso de su carrera: el sargento Horvath de Salvar al soldado Ryan, aquel fiel y carismático militar que acompañó a Tom Hanks por las vastas y peligrosas campiñas de la Francia ocupada por los nazis con el objetivo de rescatar a un jovencísimo Matt Damon.

Sin embargo, todo se truncó. La adicción a las drogas de Sizemore, un problema que llevaba arrastrando desde los 15 años, lo convirtió en un hombre cada vez más problemático y agresivo, y Hollywood empezó a mirarle con malos ojos.

El actor Tom Sizemore es cazado por los paparazzis en el aeropuerto de Los Ángeles en julio de 2016 / GC Images / Bauer-Griffin

Después llegaron los pleitos: una actriz lo acusó de abusar de ella con tan solo 11 años durante el rodaje de Piggy Banks (2005). El caso fue desestimado por falta de pruebas, pero la mancha permaneció, y a Sizemore solo le ofrecieron roles menores.

A partir de entonces empezó a empalmar proyectos muy mediocres. A pesar de haber colaborado en hasta cuatro o cinco películas anuales, desde 2005 hasta la actualidad tan solo ha firmado una historia relevante: el retorno de Twin Peaks de David Lynch. Una situación de ostracismo ha retroalimentado sus problemas y lo ha afectado psicológica y físicamente, como se puede ver en las fotos de los últimos años.

Desesperado por encontrar buenos proyectos, probó suerte dentro y fuera de Estados Unidos. Incluso se vino a España a rodar El bosque de Óscar Aibar, un drama fantástico sobre la guerra civil española. Sin embargo, en paralelo a su carrera cinematográfica los escándalos no paraban de copar titulares de prensa.

Polémica tras polémica

La policía lo detuvo en varias ocasiones por conducir drogado o bebido. Dijo haberse desintoxicado, todo gracias al apoyo de Robert De Niro, pero a principios de 2019 lo volvieron a arrestar por conducir ebrio y estar en posesión de estupefacientes. También lo condenaron a un año de prisión por abusar físicamente de su expareja, Heidi Fleiss. Además, la carrera de Sizemore quedó herida de muerte después de la polémica que se filtrara un vídeo pornográfico en el que aparecía drogado durante una orgía con varias mujeres.

Recientemente Sizemore parece haber vuelto al buen camino. En abril de 2019 publicó un vídeo en el que confesaba todos sus errores, explicaba sus recaídas y prometía estar limpio. El actor, además, ha empezado a labrarse una prometedora carrera como productor de cine. De hecho, prepara una película junto a la estrella de Cobra Kai, Martin Jove, centrada en la figura del líder de la comunidad Ponca, Standing Bear (lit. Oso de Pie), que se llamará I Am A Man (lit. Soy un hombre). ¿Supondrá eso el retorno de Tom Sizemore? Lo veremos dentro de unos años.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad