Un cuarto de siglo de aquel martes y 13 en el que Take That se rompió y Robbie Williams cumplió 22 años

25 años después, hacemos un recorrido en el tiempo, recordando aquella jornada, así como los motivos que llevaron a la icónica ‘boyband’ inglesa a desintegrarse o las reacciones que esto provocó

Un cuarto de siglo de aquel martes y 13 en el que Take That se rompió y Robbie Williams cumplió 22 años

Take That en el año 1992 / Tim Roney (Getty Images)

El 13 febrero de 1996, Robbie Williams cumplió 22 años. Ese fue el día elegido por quienes habían sido sus compañeros hasta siete meses antes, para anunciar la ruptura ‘definitiva’ de Take That. Paradójicamente, también coincidió que aquel día era Martes y 13, para los supersticiosos, sinónimo de mala suerte. Se desconoce si fue una fecha escogida al azar o premeditada. Lo cierto que es que fue un día de luto para millones de fans. 25 años después, hacemos un recorrido en el tiempo, recordando aquella jornada, así como los motivos que llevaron a la icónica ‘boyband’ inglesa a desintegrarse o las reacciones que esto provocó.

Gary Barlow, Robbie Williams, Howard Donald, Mark Owen y Jason Orange habían formado Take That en 1990. En Manchester. Tan solo cinco años después, habían vendido más discos que ningún otro grupo inglés desde The Beatles. Canciones como Relight My Fire, Could It Be Magic o Back For Good, llegaron al top de las listas mundiales. Nadie daba crédito a que, estando en la cumbre de su popularidad, una banda determinara romper.

El tercer álbum de estudio del quinteto, titulado Nobody Else, se había publicado el 8 de mayo de 1995. Se convirtió en el último de la banda y en el último en el que participó Robbie Williams, quien había resuelto marcharse, en no muy buenos términos, dos meses después de su lanzamiento.

“A partir de hoy, no habrá más Take That”

Pero volvamos a aquel memorable 13 de febrero de 1996. Después de seis años juntos, se confirmaban los rumores que habían circulado durante los últimos meses. Aquel martes, Barlow, Owen, Orange y Donald, habían convocado a los medios en el Hotel Hilton International de su ciudad natal de Manchester. Sentados tras una mesa cubierta con un mantel rojo, tomaban aliento, sabedores del alcance que tendrían sus palabras.

Con voz quebrada por la emoción, Gary Barlow pronunció sus famosas palabras: “A partir de hoy, no habrá más Take That”. Y continuaba: “Quiero dar las gracias a todos los que nos han apoyado estos últimos cinco años, habéis sido absolutamente fantásticos para nosotros. Pero lamentablemente los rumores son ciertos. How Deep Is Your Love será nuestro último single juntos y Greatest Hits será nuestro último álbum”.

La indiferencia de Robbie Williams

Casualmente, o no, Robbie Williams celebraba su cumpleaños cuando supo lo que acababan de hacer público sus ‘amigos’. Pero no le afectó demasiado. En su vida había otras prioridades: "Honestamente, me preocupa más lo que va a hacer esta noche en la copa el Port Vale, pero Take That fueron seis años de mi vida y sé cómo se sienten los chicos”. Williams es un fiel hincha, además de accionista, del Port Vale Football Club, equipo de su ciudad natal Stoke-on-Trent.

Robbie Williams en Barbados en 1996 después de dejar Take That / Dave Hogan (Getty Images)

El desconsuelo de las fans

Diametralmente opuesta fue la reacción de las fans. Desde que el rumor de la ruptura de Take That había aflorado, cientos de adolescentes desconsoladas habían desbordado la centralita de su compañía discográfica, RCA, rogando que el grupo siguiera unido. De todas ellas se acordó Mark Owen en la rueda de prensa: “Nos importan muchísimo nuestras fans y esperamos que lo entiendan. Sentimos que ya hemos hecho todo lo que podíamos como Take That”. Incluso prometió que se activaría una línea telefónica de emergencia para las afligidas fans que lo necesitaran. Y así fue. La organización benéfica Samaritans puso en marcha un teléfono en el que ofrecía ayuda y consejo a los miles de corazones rotos que había ocasionado la decisión de la banda.

No solo hubo fans británicas descorazonadas. El reguero de desconsuelo se extendió en buena parte de Europa. En España, por ejemplo, miles de chicas lo pasaron mal, sufrieron insomnio, y lloraron inconsolables tras conocer la noticia.

Los motivos de la ruptura

¿La principal razón de vuestra ruptura es porque Robbie ya no está? preguntaba uno de los reporteros que habían acudido al Hotel Hilton. Jason respondió: “La principal razón de nuestra ruptura es porque queríamos hacerlo. Pensamos que había llegado el momento, aunque no podemos negar que han existido presiones de otras áreas. No obstante, preferiríamos no hacer de eso una cuestión importante. Son motivos personales y queremos seguir siendo profesionales”.

No obstante, la marcha de Robbie Williams en Julio de 1995, sí fue un elemento catalizador del principio del fin de Take That. Las primeras grietas habían aflorado ese año. El descontento de Williams era cada vez mayor. Sus ideas cuando proponía nuevo material, eran rechazadas, y terminó por perder interés y enfrentarse a sus compañeros. Llegó a afirmar que estaba cansado del liderazgo de Barlow. Además, su consumo de drogas se había intensificado y la banda le dio un ultimátum.

En abril de 1995, el grupo había iniciado su cuarta gira, Nobody Else Tour, que se prolongaría hasta el mes de octubre. Robbie abandonó después de la etapa europea, y la banda continuó, ya como cuarteto, con sus conciertos por Reino Unido, Australia, Tailandia, Singapur y Japón.

Sobre su decisión de marcharse, el cantante confesó en la BBC: "Yo no estaba bien. Una tarde, Jason Orange me dijo ‘Bob, necesitamos sentarnos contigo y charlar. Te vas a marchar después de la gira y hemos decidido que es mejor que te vayas ahora, así demostraremos que podemos continuar los cuatro. ¿Qué te parece?’. Me estaban abriendo la puerta para marcharme. Era todo lo que necesitaba”.

Pero los cuatro Take That no demostraron que pudieran continuar más allá de siete meses. ¿Por qué se desmanteló el grupo tras la salida Robbie? ¿Por qué no siguieron como cuarteto?. Resultó que Gary, Howard, Mark y Jason empezaron a discutir unos con otros. La tensión entre ellos empeoró hasta tal punto que Owen admitió en el documental For the Record que se sintió aliviado cuando la banda se disolvió, añadiendo: “no me arrepiento en absoluto. Para mí fue la mejor noticia del año”

La locura de Barlow

Para Owen fue un alivio, pero para Barlow fue muy duro y sufrió una profunda depresión. Así lo confesó en el Guardian: “En seis meses, este piano me volvía loco. Pasaba los días mirándolo, me tumbaba debajo, frotaba mi cara sobre él, lentamente me estaba volviendo loco… en esa época vivía en Cheshire, iba y volvía de Londres en tren. Solía disfrazarme, me ponía un sombrero y todas esas cosas. Tenía sobrepeso, no me sentía bien. Todo era un tormento. Me avergonzaba de mí mismo, de que la gente pudiera reconocerme”.

En 2006, una década después, Take That regreso (sin Williams) y con enorme éxito. Robbie se incorporó a la banda brevemente en 2010, solo para grabar Progress. Jason Orange abandonó la formación en 2014, que desde entonces continúa como trío.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?