Drew Barrymore habla de su ingreso en un psiquiátrico y se solidariza con Britney Spears

Fue un juguete roto que pagó las consecuencias de ser una niña con éxito

Drew Barrymore

Drew Barrymore logró encauzar su vida. / Michael Loccisano/Getty Images for The Drew Barrymore Show

El documental Framing Britney Spears está poniendo de relieve la situación que vive la cantante que sigue tutelada por su padre. Una situación a la que llegó en sus peores momentos cuando nos dejó imágenes imborrables como aquel rapado de la cabeza que descolocó al mundo entero.

Aunque ahora ha ganado parte de la batalla al dictar un juez que la tutela de su padre ya no es absoluta sino compartida con ella, todavía le queda para sentirse libre. Y este documental ha llegado en el momento justo para unirse a la campaña que aboga por su libertad.

Son muchas celebs las que se han solidarizado con la cantante después de ver este trabajo de investigación que ha realizado una periodista del New York Times. La última en hacerlo ha sido Drew Barrymore en el programa The Howard Stern Show de SiriusXM.

Empatía con Britney

Si algo tienen en común la princesa del pop y la actriz es que eran tan solo unas niñas cuando empezaron a trabajar y obtuvieron éxito y fama. Y claro, eso es complicado cuando todavía estás en pleno proceso madurativo. Sus vidas se torcieron y ambas entran en ese saco de ‘juguetes rotos’ que se ha analizado tantas veces.

Si hay alguien que puede entender a Britney esa es la actriz que dio vida a la pequeña de ET, el extraterrestre. “No he visto el documental”, le respondió a Howard cuando le preguntó por él. “No sé lo que pasa ahí, pero siento mucha empatía. ¿Sabías que, a Paris Hilton la había internado su madre?”, pregunta. “Yo pasé por eso. Estoy segura de que la gente mira a Paris y a Britney y piensa: ‘Estas chicas fiesteras, estos privilegios, ¿cómo se atreven a tener sentimientos acerca de esto? Se han excedido, han pedido esto, es jodidamente justo’. Y yo simplemente digo: Son humanas. Son solo humanas y siento mucha empatía”, reconoció.

Ingreso en un psiquiátrico

El pasado de Drew Barrymore es turbulento. Cuando era tan solo una niña empezó a consumir sustancias nada recomendables que la convirtieron en una adicta. No ha dudado en relatar en la entrevista que estuvo “durante un año y medio en un lugar llamado Van Nuys Psychiatric y no podías perder el tiempo allí. Si lo hacías, te arrojaban a la habitación acolchada o te ponían en una camilla y te ataban”.

En aquellos tiempos, cuando tenía solo 13 años, confiesa que “iba a clubes y no a la escuela y robaba el coche de mi mamá y estaba fuera de control”. Su madre, Jaid Barrymore, decidió internarla en este centro que, según la actriz, no era una instalación de rehabilitación de lujo.

Con el tiempo entendió que parte del problema había sido la falta de disciplina. “Me pregunté, ‘¿Por qué está pasando esto?’ Y pensé: ‘Tal vez necesites algún tipo de estructura porque todo era muy accesible y tal vez sea necesario algo como esto para comenzar el resto de tu vida’. Y eso no sucedió hasta, probablemente, los seis u ocho meses. De los primeros seis a ocho meses estaba muy enojada. No podía ver bien”, recuerda sobre aquel ingreso.

Reconciliación familiar

Con el tiempo ha logrado perdonar y entender lo que hizo su madre. “Creo que después de 30 años de terapia y mucho examen de conciencia y de tener hijos, he entendido que ella creó un monstruo. Y no sabía qué hacer con el monstruo. Probablemente sintió que no tenía a dónde acudir. Y estoy segura de que vivió con mucha culpa durante años, por la creación del monstruo. Creo que vivió con mucho dolor y yo tampoco le hablé durante mucho tiempo”, confiesa sobre la relación que han mantenido durante mucho tiempo.

Reconoce que con el tiempo ha logrado reencontrarse con ella y sus hijos tienen contacto con su abuela, pero ha necesitado mucha terapia para llegar a ese punto.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?