María Castro confirma que ha llegado el día en el que “ya no puedo más”

Sentirse al límite le ha recordado que es humana

María Castro

María Castro desvela las sombras de la maternidad. / Borja B. Hojas/Getty Images

Ser madre es una de las cosas más maravillosas del mundo, pero también una de las más agotadoras. Bien lo sabe María Castro que tiene en casa a Maia y Olivia, sus dos pequeñas que son lo mejor de su vida. Pero, no todo es fácil y ha podido comprobarlo hoy. La realidad le ha dado una bofetada de realidad.

“Y llegó el día en que ya no pude más, y entonces me sentí más humana que nunca…!”, confesaba en un post en el que ha sacado a relucir esas sombras de ser madre de las que no siempre se habla.

Cuando llega un bebé a casa de alguien se toma como en broma el hecho de que las noches van a ser duras. Pero lejos de ser una broma, es una realidad que pasa factura.

“Antes de continuar, quiero aclarar que, en el fondo, me siento igual de feliz y agradecida con la vida, por mantenernos a todos sanos dentro de esta locura, y habernos regalado dos niñas sanas...así que mi cara, simplemente, es la viva imagen y el reflejo puro del agotamiento”, confesaba María que no ha pasado una buena noche.

La maternidad es LO MEJOR QUE ME HA PASADO EN LA VIDA… eso que vaya por delante, pero tiene sus luces y sus sombras. Muchos sabéis que estamos con un plan de sueño, que éste nos ha devuelto la paz a nuestras noches... pero en el ‘mundo bebé’ nada es matemático ni exacto...!”, confesaba sobre las aguas que ha hecho su plan.

Una noche movidita

“Sea por lo que fuere (hitos de desarrollo, crisis de crecimiento, cualquier cosa que se le pase a Olivia por la cabecita y que desconozcamos…), llevamos una semana nocturna complicada... pero es que esta noche... ESTA NOCHE...se ha convertido en la fiesta de los despertares!!!”, relataba sobre cómo han sido sus horas nocturnas.

Quien no ha pasado por ello no es consciente de lo mucho que puede estresar pasar una noche así. “A partir del decimoquinto he dejado de contar...: me he pasado más parte de la noche de pie que sentada, más tiempo sin camiseta para dar de mamar que con ella puesta, más tiempo hablando a un bebé que aún no me entiende que callada...”, explicaba.

Cuando toca vivir una noche así, lo normal es quedarse dormido al día siguiente y eso es lo que le ha ocurrido a la actriz. “Resultado final... me he quedado dormida esta mañana! A la mayor la he levantado tan en volandas que la pobre no sabía ni dónde estaba, mi cabeza me latía con tanta fuerza que me reventaba a más no poder mientras yo me he vestido ágilmente, dejándome el pijama puesto por debajo y a Olivia... a Olivia ni siquiera se lo he quitado... y así tal cual, rumbo al cole!”, contaba.

Toca descansar

Ella puede presumir de tener una red que le ayuda en casos así. “La suerte: unos abuelos cerca que siempre están dispuestos para el rescate…gracias a ellos, pude echarme una siesta reparadora esta mañana en la que he llegado a soñar...una horita nada más...Y NADA MENOS!”, admitía.

Reconocer que hay ocasiones en las que es necesario parar, no siempre es fácil. “Sé que otros muchos pagaríais por ella! Como siempre, mi cabeza se mantiene fuerte y mi optimismo intacto... pero esta vez ha sido mi cuerpo el que ha decidido parar...y esta vez tamb, he decidido escucharlo...cosa rara en mí”, reconocía.

Eso es lo que le ha motivado para compartir su experiencia, porque no es la única que pasa por algo así. “Y es precisamente por eso, por lo que escribo este post... no sólo para conseguir que todos nos sintamos un poco más cerca en este caminito de la maternidad/paternidad...sino para recordarme que soy humana y que merezco escucharme más... mucho más!”.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad