Muere Monte Hellman, director del clásico de culto ‘Carretera asfaltada en dos direcciones’

El cineasta, que fue considerado uno de los directores más talentosos de su generación, ha fallecido a los 91 años

Muere Monte Hellman, director del clásico de culto ‘Carretera asfaltada en dos direcciones’

Quentin Tarantino (d) entrega el premio conmemorativo a toda su carrera a Monte Hellman (i) en el marco de la 67 edición del Festival de cine de Venecia, en septiembre de 2010 / Getty Images / Franco Origlia

Aunque las nuevas generaciones probablemente no lo conocen, Monte Hellman fue uno de los directores de cine más prestigiosos de su generación. Los años sesenta y setenta fueron su época de oro: allí empezó a ganar notoriedad gracias a cuatro películas protagonizadas por Jack Nicholson: Viaje a la ira, Escapatoria del infierno, Forajidos salvajes y El tiroteo, las tres últimas westerns bastante atípicos que le dieron fama y notoriedad.

Fue a partir de 1966 cuando encontró al que fue su actor fetiche: Warren Oates. Lo fichó para El tiroteo, donde compartió pantalla con Nicholson, y fue el protagonista –junto a James Taylor– de la que hoy es la película más famosa e icónica de Monte Hellman, además del paradigma del cine independiente de culto: Carretera asfaltada en dos direcciones. Una maravillosa road movie en la que también se dieron cita Harry Dean Stanton (Alien; Paris, Texas) y Laurie Bird (Annie Hall).

A pesar de que con los años esta película se convirtió en un clásico de culto, Hellman siempre tuvo dificultades económicas para poner en marcha sus proyectos. La taquilla tampoco lo trató demasiado bien, lo que lo convirtió en un director poco rentable para las productoras, que no se atrevían a financiar algunos de sus proyectos más ambiciosos.

En 1974, tres años después de Carretera asfaltada en dos direcciones, volvió a dirigir a Warren Oates en Gallos de pelea, un drama independiente sobre un hombre que recorre el sur de Estados Unidos para competir en peleas de gallos y salir así de la pobreza en la que está sumido. Un año después tuvo que irse a Reino Unido para financiar su próximo proyecto: Acorralado en Hong Kong, que apenas tuvo repercusión mediática.

Algo parecido le pasó en 1977 con Yo, el mejor, que a pesar de contar con Muhammad Ali y Ernest Borgnine en el reparto principal no consiguió el éxito que se esperaba. Probablemente esa fue la razón de que en 1978 acabara dirigiendo un spaghetti western en Italia: Clayton Drumm. En 1979 dirigió a Lee Marvin y Robert Shaw en El tren de los espías y, desde entonces, no pudo volver a sacar adelante un propyecto hasta 1988 con la italiana La iguana. A partir de esa fecha todo lo que consiguió hacer fue bastante mediocre (Posesión alucinante, un episodio de La casa del terror y Road to Nowhere).

Hoy, a los 91 años, Monte Hellman se despide de este mundo como uno de esos directores que no tuvo la oportunidad que merecía pero que, sin embargo, dejó en su filmografía algunos típicos emblemáticos e imprescindibles para los más cinéfilos. No en balde fue inspiración de algunos grandes cineastas como Quentin Tarantino, quien le profesó su más sincera admiración después de que Hellman lo ayudara a sacar adelante Reservoir Dogs.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad